Jueves, 20.06.2019 - 05:37 h
El relato de la última gran recesión

Cs se desmarca del resto del Congreso en el informe final sobre la crisis financiera

La formación naranja critica la connivencia entre los grandes partidos en un dictamen que sí reprueba la acción de todos los supervisores. 

Ana Oramas interviene en el Congreso
Ana Oramas ha presidido la Comisión de investigación de la crisis. / EP

El Pleno del Congreso ha convalidado este jueves, con el apoyo de todos los grupos salvo Ciudadanos, el dictamen de conclusiones aprobado por la comisión de investigación de la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro. En su última votación antes de la disolución de las Cortes Generales provocada por la convocatoria anticipada de elecciones generales, el Congreso ha aprobado este dictamen con el apoyo de toda la Cámara, salvo Ciudadanos, que ha votado en contra.

El dictamen ha sido aprobado por el Pleno en los mismos términos en los que salió de la comisión, ya que ninguno de los votos particulares presentados por PP, PSOE, Unidos Podemos, Cs, ERC y PNV ha conseguido suficiente respaldo. Sí que se han eliminado dos propuestas de resolución, introducidas a petición del PP, que pedían la integración del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) en la CNMV. El texto avalado por el Congreso consta de un informe, que relata la investigación parlamentaria realizada, con citas y datos a partir de los documentos aportados por los grupos, un bloque de antecedentes, con la documentación reclamada por la comisión y la relación de comparecientes, tanto los que acudieron como los que no lo hicieron, y un bloque de conclusiones y propuestas de los grupos.

En su informe, el Congreso reprueba la gestión realizada por el Banco de España y el resto de organismos de supervisión, pues considera que "no hicieron frente a sus obligaciones" para actuar contra la burbuja de crédito y la burbuja inmobiliaria. Así, considera que "había herramientas disponibles" para actuar por parte del Banco de España, pero que estas herramientas "no se usaron por falta de voluntad política.

Respecto a su gestión sobre las preferentes, el dictamen señala que el Banco de España "no impidió" su venta pese a que "ya se tenía constancia sobre la aversión a estos productos por parte de los inversores institucionales", y en sus conclusiones señala que el supervisor, "en lugar de solucionar los problemas del sistema bancario, miró hacia otro lado y contribuyó a ocultarlos".

Sin embargo, durante el debate de las conclusiones, la portavoz del PNV en la comisión, Idoia Sagastizabal, ha informado que los letrados de la Cámara advirtieron a los grupos de la existencia de "redacciones un tanto problemáticas" en las conclusiones aportadas por los grupos "que podrían llevar a que alguien impugnase este dictamen". Sagastizabal ha explicado que, al haberse introducido alguna de estas afirmaciones a propuesta del PNV, y "para salvaguardar las horas de trabajo y un dictamen hecho desde la rigurosidad", el PNV estuvo dispuesto a modificarla, pero que al no haber unanimidad para modificarlo, no fue posible.

Durante el debate ante el Pleno de las conclusiones y los votos particulares, la presidenta de la comisión, Ana Oramas, ha destacado "el insoportable nivel de sufrimiento" que han tenido que afrontar "millones de españoles", los "auténticos perdedores de la crisis", informa Ep. Asimismo, ha cargado contra la arquitectura normativa europea, pues cree que ha resultado, "en el mejor de los casos, insuficiente e imperfecto", y en el peor "enormemente dañino para un adecuado equilibrio", por lo que cree que la Unión Europea "debe completar y perfeccionar su estructura financiera".

Más concretamente, Oramas ha lamentado la actuación de la Junta Única de Resolución (JUR) en la liquidación del Banco Popular, pues su comisión "pudo constatar que su gestión estuvo presidida por un intolerable oscurantismo" que "afectó a bonistas y accionistas, pero alcanzó al Congreso" también, en su investigación.

En la defensa de su voto particular, el portavoz del PP en la comisión, Miguel Ángel Paniagua, ha rechazado que las entidades financieras hayan sido las grandes beneficiarias de la crisis, cuando cuentan con los mismos empleados y oficinas que en 1985, y ha criticado que España no hubiera actuado antes, pues el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero contaba con medios y con dinero para ello. Entonces, la deuda suponía el 36% del PIB. "Teníamos mucho margen para haber actuado", ha dicho.

"En la gestión de la crisis financiera falló prácticamente todo", ha reconocido Gonzalo Palacín, portavoz del PSOE en la comisión, mencionando a los gestores de las entidades, "fueran políticos o no", supervisores "o incluso el propio Ejecutivo". Asimismo, ha defendido el avance realizado en esta legislatura en la protección al consumidor, con la trasposición de directivas, y en los avances para impulsar una nueva autoridad de supervisión macroprudencial "para limitar el impacto de nuevas crisis".

Por su parte, el portavoz de Unidos Podemos en la comisión, Alberto Garzón, ha lamentado que la comisión "nació amputada", sin haber llamado a comparecer a máximos responsables de entidades financieras o constructoras, y ha defendido el apoyo en Pleno de un informe ante el cual se abstuvieron en comisión por haber salido un texto "muy por encima de las expectativas". Rafa Mayoral, de Podemos, ha lamentado que pese a este informe "crítico", luego a la hora de legislar, como en la nueva ley hipotecaria, "a esta Cámara le tiemblan las piernas".

Joan Capdevila, de ERC, se ha preguntado "hasta qué punto las leyes han permitido la impunidad" o "la connivencia entre las más altas instituciones y los grandes bancos", mientras que Sagastizabal, del PNV ha criticado la "permisividad" de los reguladores con la expansión del crédito, la promoción inmobiliaria y unas valoraciones de activos "excesivas", ya que cree "constatado" que estos tenían conocimiento de los problemas que aquejaban al sistema financiero.

Durante el debate, varios grupos han criticado la actitud del único grupo que ha rechazado el dictamen, Ciudadanos, que en palabras de Palacín ha caído en el "pataleo" pues, pese a no querer "negociar nada" porque "ya les iba bien". "Quizás deberían haber invertido más tiempo para negociar sus medidas", ha lamentado. El portavoz económico de Cs, Toni Roldán, ha justificado el rechazo de su grupo ante un "dictamen vergonzoso" que, ha dicho, "esconde la verdad a los ciudadanos" y "fracasa" a la hora de determinar responsabilidades políticas por la crisis financiera. Roldán ha acusado a PP y a PSOE de pactar el texto para "tapar sus vergüenzas".

En este sentido, ha lamentado que no se señalara a las cajas de ahorro como "el problema diferencial de la crisis española", se quite responsabilidad a los políticos en los consejos de administración de estas entidades o que no se impute el rescate a esta gestión cuando, a su juicio, esta era "la razón principal del rescate".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios