Procedimientos a tener en cuenta

Cuándo hay que declarar a Hacienda el oro o las joyas recibidas en herencia

Los familiares de un fallecido pueden recibir recompensaciones variadas en función de lo establecido en el testamento, desde bienes patrimoniales hasta objetos de valor. Pero, ¿de cuáles hay que informar?

Dejar en herencia joyas u oro.
Cuándo hay que declarar a Hacienda el oro o las joyas recibidas en herencia.
©[Cobalt] a través de Canva.com

Cuando una persona fallece suele dejar en herencia propiedades, dinero o activos. Sin embargo, a veces, se trasmiten bienes materiales a los familiares o descendientes, algo que puede generar dudas sobre si debe declararse y esto queda exento.

Igualmente, hay que tener en cuenta que estas operaciones de sucesión pueden suponer gastos derivados y por ello, algunas personas optan por contratar a un gestor que resuelva el proceso.

Siempre que exista un testamento la gestión resultará más sencilla. Del mismo modo, también se facilita el cálculo de la herencia si el legado es similar entre todos los herederos. 

Recibir monedas o joyas de oro puede resultar un problema en el futuro si no se declara, ya que este material tiene gran valor para las administraciones y es imprescindible incluirlo en la declaración.

Cómo declararlo

Este metal precioso debe acreditarse en la declaración de herederos donde se incluirá el justificante de procedencia de las mismas, principalmente para descartar la apropiación indebida. 

Además, se adjuntará el precio de adquisición de la misma. Gracias a esta documentación, se podrá determinar la ganancia patrimonial en caso de su venta y el porcentaje percibido por la Administración.

Da igual si el oro en cuestión se encuentra en pulseras, pendientes, collares o lingotes, es imprescindible declararlo para evitar problemas más adelante. El precio establecido en el informe será el que se utilizará de base para su posterior venta.

En caso de no realizarse, no se podrá demostrar ni el origen ni el precio, de manera que la Agencia Tributaria podría considerarlo un incremento patrimonial irregular que afectaría a la declaración de la Renta.

Por tanto, una vez se venden las piezas hay que indicar el beneficio obtenido en el apartado "ganancia patrimonial" de IRPF. Cuando no se justifiquen, se añadirán a la base liquidable general del periodo impositivo.

Mostrar comentarios