Para evitar pagar más impuestos

¿Cuál es el momento más adecuado para rescatar un plan de pensiones?

El beneficiario deberá tener en cuenta los ingresos totales que vaya a percibir durante el año, para evitar incrementar las rentas totales, así como la forma en que ser rescatará, renta o capital.

Planes de pensiones: cuánto hay que aportar y cuáles son los más rentables
Planes de pensiones: cuánto hay que aportar y cuáles son los más rentables

Los trabajadores que acceden a la jubilación pasan a percibir la pensión pública si cumplen los requisitos para ello, aunque a menudo muchos trabajadores también recurren a un plan de pensiones que sirva de complemento a la prestación pública. Una vez jubilado el beneficiario puede rescatar el dinero invertido en el plan, pero ¿es conveniente realizar el rescate nada más jubilarse? 

La principal cuestión que se deberá tener en cuenta para tomar esta decisión es la fiscal. El plan de pensiones figura como un rendimiento del trabajo en la declaración de la renta y se sumará al resto de ingresos que el contribuyente haya podido obtener, bien la pensión pública o bien el salario como trabajador antes de jubilarse. Así, cuanto mayores sean sus ingresos mayor será el porcentaje por el que tributar

En ese sentido, hay que destacar que de manera general el salario siempre es superior a la pensión pública, por lo que rescatar el plan de pensiones, ya sea en forma de renta o capital, el mismo año de la jubilación, cuando se incluirán mayores ingresos, incrementará los impuestos a pagar. 

Pongamos un ejemplo para entenderlo. Un trabajador que gana 2.000 euros al mes por su trabajo, accede a la jubilación en el mes de octubre con una pensión pública de 1.500, de manera que de enero a septiembre ha ingresado 2.000 euros cada mes y de octubre a diciembre ingresa 1.500. En total, ese año tributará por unos ingresos totales de 22.500 euros. Si ese mismo año decide rescatar su plan de pensiones, por ejemplo en rentas (de octubre a diciembre) que ascienden a 1.200 euros, a los ingresos totales se sumarán 3.600 euros. En total, tributará por 26.100 euros. Es decir, existe una diferencia de poco menos de 4.000 euros que tributarán al 30% (tramo entre 20.200 y 35.200). 

Pese a que el rescate en forma de renta parece más adecuado para desglosar los ingresos del rescate, disminuir los ingresos anuales y, por tanto, la tributación por IRPF, el rescate en forma de capital también tiene ventajas fiscales, según cuando se hayan hecho las aportaciones. En concreto, todas las aportaciones realizadas antes de 2007 cuentan con una exención del 40%, es decir, si el contribuyente rescata 100.000 euros de su plan, únicamente tributa por 60.000 euros. Eso sí, de esta exención solo se podrá beneficiar el contribuyente en los dos años posteriores a su jubilación y una única vez. 

Por otra parte, además de los impuestos que se vayan a abonar, también se debe analizar la situación del mercado. Los planes de pensiones son un producto de inversión que permanecen activos, de manera que si en el momento de la jubilación la rentabilidad ha caído notablemente, al beneficiario le puede interesar esperar unos meses si prevé que el mercado se vaya a recuperar, de manera que pueda obtener una mayor rentabilidad del dinero invertido. 

Condiciones para poder rescatar un plan de pensiones

De manera general, para poder rescatar un plan de pensiones se exige que se produzca alguna de las siguientes situaciones: jubilación, invalidez total y permanente, dependencia severa o fallecimiento. Sin embargo, también existen ciertos supuestos excepcionales que permiten al beneficiario obtener liquidez en situaciones complicadas: desempleo de larga duración o enfermedad grave. Todas estas situaciones se deberán acreditar para poder obtener el dinero. 

Además de estos supuestos, la normativa se ha flexibilizado en los últimos años y desde 2015 se permite el rescate del plan de pensiones sin ninguna justificación una vez transcurridos los 10 años desde su aportación. Eso sí, este cambio se aplica desde que entró en vigor, de manera que será a partir de 2025 cuando se puede pedir el rescate de todas las aportaciones que cuentan con una antigüedad de al menos 10 años. 

Por otra parte, la pandemia del coronavirus ha generado una situación sin precedentes en España que ha obligado a tomar medidas de protección de los trabajadores. Por ello, recientemente se ha incluido la Covid-19 como situación excepcional que permita rescatar el plan de pensiones. En concreto, se podrán beneficiar de esta medida los desempleados como consecuencia de un ERTE derivado de la crisis sanitaria, los empresarios titulares de establecimientos cuya apertura al público se haya visto suspendida como consecuencia del estado de alarma y los trabajadores por cuenta propia que hayan cesado su actividad o la hayan reducido en un 75% a causa de esta crisis.

Mostrar comentarios