Con los datos del Euríbor actuales

Cómo saber cuándo subrogar la hipoteca para reducir la factura mensual

Es un trámite que permite cambiar las condiciones de tu hipoteca de dos formas: cambiando de entidad bancaria o cambiando el titular de la hipoteca.

Subrogación hipoteca
Cómo saber cuándo subrogar la hipoteca para reducir la factura mensual
Canva

Desde hace poco más de un año, con la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, se abrió una oportunidad para mejorar las condiciones de las hipotecas mediante la subrogación. Pero, ¿es realmente rentable subrogar tu hipoteca con los datos del Euríbor actuales?

Una subrogación de hipoteca es un trámite que permite cambiar las condiciones de tu hipoteca de dos formas: cambiando de entidad bancaria o cambiando el titular de la hipoteca (este último caso muy común cuando se vende una casa ya hipotecada). La finalidad última es conseguir una mejora en las condiciones de nuestro préstamo hipotecario, sin necesidad de cancelarlo y formalizar uno nuevo, evitando así los grandes gastos que esto conlleva.

Antes de cambiar la hipoteca de entidad deberemos estudiar, entre otros factores, el precio que ofrece el nuevo banco y los gastos y las comisiones que va a suponer esta operación, para ver si es realmente rentable subrogar la hipoteca. Para conocer estos datos actualizados, desde Rankia hemos desarrollado un asistente con el que podrás conocer cuál sería tu nueva cuota hipotecaria en caso de subrogarla.

¿Interesa subrogar una hipoteca con el Euribor en negativo?

Todo dependerá de la hipoteca que tengamos contratada ahora mismo y de la evolución que se espera del Euribor en los próximos meses. Pueden darse distintas situaciones: si tenemos una hipoteca fija y queremos aprovechar el valor del Euribor, sí, nos conviene, no solo por el valor actual, que llegó a los -0,359% (mínimos anuales) en agosto, sino porque la previsión es que siga en cifras negativas los próximos años. Por otra parte, si hace ya bastantes años que contrataste tu hipoteca, la subrogación puede ser una opción especialmente atractiva, ya que el sector no estaba tan regulado, habían mayores comisiones, vinculaciones y tipos de interés.

Si ya tenemos una hipoteca variable, te sale rentable una subrogación siempre y cuando el diferencial del Euribor sea mejor que el que tienes actualmente, y ello dependerá de las condiciones de tu nueva hipoteca.

Cabe recordar que una de las principales causas de subrogación es la posibilidad de cambiar una hipoteca variable a una fija, consiguiendo así una mayor tranquilidad en tanto que tenemos asegurada una misma cuota mensual, sea cual sea el valor del euríbor.

Además, antes de subrogar la hipoteca debemos fijarnos en los gastos de esta transacción: gastos de gestoría, notaría y comisión de subrogación al pasar de una entidad a otra. Para una hipoteca media (en torno a 120.000 euros) entre notaría, registro y gestoría, los gastos podrían rondar los 650 euros, aunque ya hay entidades que asumen estos gastos.

¿Y cuáles son las mejores hipotecas para subrogación en 2020? Actualmente, una de las tarifas más competitivas del mercado es la Hipoteca Subrogación a tipo variable de Myinvestor. 0 comisiones, 0 vinculaciones, 0 gastos hipotecarios (ni siquiera hay que pagar la tasación) y uno de los mejores tipos de interés para una hipoteca variable: Euribor + 0,89% a partir del segundo año. Otras tarifas interesantes en el mercado son la Hipoteca subrogación Banco Santander, con una oferta personalizable, ya que se comprometen a mejorar las condiciones de las actuales hipotecas; o la Hipoteca Subrogación ING, que asume todos los gastos de la subrogación.

Mostrar comentarios