Multas entre 60.000 y 150.000 euros

¿Cuánto dinero puedo pagar o cobrar por transferencia sin exponerme a multas?

Fotorgafía de una transferencia de dinero. En España existen límites en las transferencias para justificarlas a Hacienda.
Fotorgafía de una transferencia de dinero. En España existen límites en las transferencias para justificarlas a Hacienda.
Canva.

Los movimientos de dinero siempre son foco de interés para la Agencia Tributaria. Para tratar de evitar el blanqueo de capitales, Hacienda mantiene un estrecho contacto con las entidades bancarias, quienes están obligadas a notificar cualquier movimiento sospechoso en las cuentas de sus clientes.

Además de esta información, los bancos también emiten anualmente un documento en el que figuran todos los datos bancarios del cliente para elaborar el borrador de la declaración de la renta. Entre estos datos se encuentra el saldo de la cuenta con los intereses y el importe retenido, así como otro tipo de información relativa a sus inversiones con la entidad.

De este modo, Hacienda tiene constancia prácticamente de todos los datos de sus contribuyentes y las operaciones que han llevado a cabo a lo largo del ejercicio. Así, si el fisco observa algún movimiento sospechoso no dudará en contactar con el contribuyente y emitir una multa si ha incumplido alguna norma al hacer transacciones bancarias.

Los límites en las operaciones bancarias

En la actualidad, las entidades deben avisar a Hacienda cuando se produzcan diferentes movimientos ya sea a través de ingresos, retiros de dinero o transferencias bancarias.

Para las operaciones en efectivo existen diferentes límites. Entre ellos se encuentran las operaciones con billetes de 500 euros, así como todos los pagos o cobros superiores a 3.000 euros.

Además, los movimientos relacionados con préstamos o créditos superiores a 6.000 euros también deben ser notificados al fisco. Por su parte, todas las transacciones cuyo importe sea igual o superior a 10.000 euros también deberán ser informadas a la Agencia Tributaria. En estas se incluirán tanto movimientos en efectivo como transferencias bancarias.

Sin embargo, el hecho de que los bancos deban avisar a Hacienda ante movimientos sospechosos no significa que estos estén penalizados siempre y cuando se pueda justificar la procedencia de ese dinero. Con estas medidas lo que se busca es luchar contra el fraude fiscal y saber si con estos ingresos ha existido o no una ganancia patrimonial por la que es necesario tributar en la declaración de la renta.

¿Cuánto te va a retener Hacienda?:

No obstante, sí existen otras circunstancias que han de acatar ciertas normas, ya que de lo contrario la Agencia Tributaria nos penalizará. Una de ellas es cuando se produzca un movimiento de efectivo superior a los 100.000 euros dentro del territorio español. En este caso, será necesario declararlo mediante el modelo S1 y completar todo el proceso para evitar sanciones. Otra de ellas son las operaciones en efectivo iguales o superiores a los 2.500 euros en la que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional. En este caso, la normativa establece que las operaciones superiores a ese límite no podrán llevarse a cabo en efectivo.

¿Y los límites del banco?

Aunque las entidades bancarias deberán informar a la Agencia Tributaria cuando las transacciones superen los 10.000 euros como norma general, ello no implica que este tipo de movimientos bancarios estén limitados a esa cantidad. De hecho, siempre que se pueda justificar, este tipo de transacciones bancarias solo estarán limitadas por los máximos que haya establecido el propio banco. Aunque, eso sí, este punto no impide que, según explica el Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias, una transferencia no acabe llegando a su beneficiario pese a haberse ejecutado correctamente. Y es que la entidad, “en cumplimiento de la normativa de blanqueo de capitales, podrá bloquear los fondos transferidos hasta verificar la identidad de los implicados en la operación”.

Para conocer cuáles son los importes máximos fijados por las entidades bancarias será necesario acudir al contrato de la cuenta corriente en el que se fijan las cantidades que se pueden transferir en una sola operación o diariamente. Por ejemplo, según recoge BBVA en su web, sus transferencias online están limitadas a 15.000 euros por operación, con un importe máximo diario de transferencias de 30.000 euros. Estos importes varían dependiendo de la entidad y del tipo de transacción que se esté realizando (si se trata de una operación inmediata o no), aunque en la mayoría de los casos pueden ser modificados acudiendo a la entidad o a través de una llamada telefónica.

Con todos estos límites, la Agencia Tributaria trata de evitar el blanqueo de capitales y el cumplimiento de las normas tributarias por parte de todos los contribuyentes. Y es que de no cumplir con la normativa, las multas pueden extenderse desde los 60.000 euros hasta los 150.000.

Mostrar comentarios