Mayor esperanza de vida

¿Cuántos años se recibe la pensión de jubilación? En España, cada vez más

El derecho a esta prestación se extingue con el fallecimiento del pensionista, esta edad se ha prolongado en los últimos años mientras la edad de retiro se mantiene estable.

Existen diferencias entre la jubilación de hombres y mujeres.
Existen diferencias entre la jubilación de hombres y mujeres.
Canva.

La pensión pública de jubilación es un derecho que tienen todos los trabajadores que acreditan un mínimo de 15 años cotizados a la Seguridad Social, dos de los cuales se deberán producir en los 15 años anteriores a la solicitud de la jubilación. Quienes cumplen esta condición pueden acceder a la prestación pública a los 65 años y 10 meses, o a los 65 años si tienen más de 37 años. 

Sin embargo, pese a la edad legal de jubilación fijada, la edad media en España se sitúa en 64,6 años. Esta cifra muestra mejor la realidad, ya que muchos trabajadores optan por modalidades de jubilación que permiten el retiro profesional antes de tiempo, por ejemplo la anticipada o parcial. Además, esta edad media, por debajo de la legal, repercute sobre el tiempo que se cobra pensión de jubilación. 

La pensión de jubilación es una prestación vitalicia, su extinción solo se producirá con la muerte del beneficiario. En el tiempo que se percibe la jubilación influye tanto la edad de jubilación como la esperanza de vida. Mientras la primera cifra se ha mantenido estable, y aún por debajo del objetivo de la administración pública, la duración de la vida cada vez es mayor. Todo ello deriva a que cada vez se cobre durante más tiempo la jubilación. 

En concreto, según datos de 2019 del INE la esperanza de vida de los españoles está fijada en 83,59 años, 80,87 para los hombres y 86,2 para las mujeres. Esta cifra en diez años ha aumentado en más de dos años y en los últimos 20 años, en cinco . En 2009 y 1999 la esperanza de vida de ambos sexos era de 81,66 y 78,87 años, respectivamente. 

Paralelamente a la mayor esperanza de vida, la edad de jubilación se incrementa muy ligeramente en los últimos años. En 2013 se aprobó un cambio gradual con el objetivo de que en 2027 la edad legal se sitúe en 67 años y solo puedan jubilarse a los 65 aquellos que tengan más años cotizados a la Seguridad Social, por encima de 38 años y 6 meses. Este cambio ha logrado que la edad real, media a la que acceden a la jubilación los españoles, se sitúe en los 64,6 años, medio punto por encima que hace cuatro años. En este caso también hay diferencias entre hombres y mujeres, los primeros se retiran antes, a los 64,2 años, mientras que las mujeres esperan a los 65,1 años.

A partir de las cifras anteriores, la jubilación de un español se prolonga de media casi 20 años, es decir casi un cuarto de su vida. Una periodo que probablemente se prolongue a partir de la esperanza de la vida, aunque se podrá mantener o reducir si los requisitos de jubilación se endurecen. 

La sostenibilidad del sistema de pensiones en duda

Vivir más pero sobre todo vivir mejor, el aumento de la esperanza de vida es siempre una buena noticia para la sociedad. Sin embargo, a nivel económico esa situación tiene consecuencias, especialmente por el sistema de reparto en que se basa el sistema de pensiones español. En la actualidad, las cotizaciones de los trabajadores en activo pagan las pensiones de los jubilados. De esta forma las cotizaciones no se 'guardan' sino que se parte de la denominada solidaridad intergeneracional.

Esta estructura de reparto se ideó para una población menos envejecida y, sobre todo, con una pirámide poblacional más compensada. La mayor longevidad, unido a las menores cotizaciones de los nuevos trabajadores, que además son menos, ponen en duda la sostenibilidad del sistema español de pensiones. Ante esta situación los expertos coinciden en la necesidad de cambios y entre ellos surge el modelo de pensiones holandés, un modelo al que debe evolucionar nuestro sistema para garantizar su viabilidad.

Mostrar comentarios