Jueves, 17.01.2019 - 10:44 h
Trucos para ahorrar

Cuentas de ahorro, planes de pensiones... ¿Qué producto elegir para ahorrar más?

Te presentamos las ventajas e inconvenientes de cada opción para que el ahorro sea efectivo. 

Fotografía de una hucha para ahorrar dinero.
Elegir el producto que mejor se adapta a cada uno es clave. / Pexels.

El último trimestre del año es el momento clave para las finanzas personales. Analizar qué ingresos hemos tenido a lo largo del año y qué gastos es muy importante para saber cuál es nuestra capacidad de ahorrar.

¿Hay algún gasto que pueda eliminar? ¿Estoy aprovechando todo lo que estoy pagando? Hacer este ejercicio a final de año es clave para analizar nuestros errores y afrontar el próximo año de la mejor manera posible. 

El producto más sencillo para el ahorro son las cuentas remuneradas. Esta opción es la menos rentable, pero también la que tiene el riesgo más bajo ya que el capital no se perdería ni siquiera si el banco quebrara, según informa iAhorro.

En el caso de los depósitos, el cliente cede una cantidad de dinero al banco a un plazo establecido y a cambio de una retribución. En teoría no será posible disponer de ese dinero hasta la fecha de vencimiento del depósito. Normalmente los depósitos a medio y largo plazo son los más rentables, dado que la entidad financiera se asegura unos fondos estables durante un tiempo determinado. 

Un fondo de inversión es una alternativa para algunos pequeños ahorradores que quieren dedicar una parte de su dinero a percibir una mayor rentabilidad. El fondo puede invertir en un universo amplio de activos: bonos, acciones, derivados, divisas, así como en productos no financieros como bienes inmuebles o materias primas. 

 
Trucos para ahorrar: gana 1.000 euros (o más) extra al año
Grupo de Facebook · 79 miembros
Unirte al grupo
Ahorrar es efectivo solo siguiendo métodos ya probados. En este grupo te presentamos los trucos que se utilizan en todo el mundo para conseguir un din...
 

El perfil de riesgo determinará la exposición del fondo a renta variable (más arriesgado) o a renta fija (más conservador). También se debe determinar si va a invertir en una determinada región, como puede ser España, o en más países. 

¿Qué es mejor fondo o depósito?

Analizando las dos opciones desde el punto de vista de la seguridad, hay que destacar que los depósitos están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos hasta el límite de 100.000 euros por persona y entidad. En el caso de los fondos, el banco ejerce de intermediario así que el dinero aportado se usa exclusivamente para comprar participaciones, que son propiedad del cliente, por lo tanto queda fuera del balance de la entidad gestora.

Uno de los productos de ahorro más conocidos son los planes de pensiones. El inversor ahorrará en función de una política de inversión determinada. Los planes de pensiones son constituidos de forma voluntaria; las prestaciones de los planes tienen carácter privado y son complementarias a las de la Seguridad Social.

En el caso de tener ya un plan de pensiones, en la recta final del año es cuando los contribuyentes tratan de sacar el máximo partido posible a la declaración de la renta que se presentará al año siguiente, con 'trucos' que permiten obtener un mayor ahorro fiscal. Las aportaciones a los planes de pensiones pensados para la jubilación desgravan en el IRPF. Eso sí, hay que tener en cuenta que la reforma fiscal redujo la cantidad límite que se puede aportar, que pasó desde los 10.000 euros hasta los 8.000 euros, siempre y cuando no supere el 30% de los rendimientos del trabajo y de las actividades económicas, independientemente de la edad. 

¿Hay otras opciones a los planes de pensiones?

En la actualidad podemos encontrar PIAS y PPA. Los PIAS son Seguros de Vida Ahorro. Su ventaja fiscal no se encuentra en el momento de realizar las aportaciones, sino a la hora de cobrarlo, si lo cobras en forma de renta vitalicia y tiene una antigüedad de más de 5 años. Puedes rescatar el dinero en cualquier momento si lo necesitas, aunque pierdes las ventajas fiscales.

Los PPA, por su parte, son muy parecidos a los planes de pensiones. Ambos tienen una liquidez similar, no pudiendo rescatarse hasta la jubilación, salvo casos excepcionales como enfermedad grave, fallecimiento o paro. Los dos tienen ventajas fiscales ya que a la hora de hacer la declaración de la renta te permiten pagar menos impuestos.

Para elegir entre uno u otro debes analizar tu perfil de ahorrador, así como tu situación personal y circunstancias familiares. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios