Por la crisis de la Covid 

La hostelería sigue en la cuerda floja: la contratación se hundió un 77% en enero

Según los datos actualizados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), la mayoría de los puesto de trabajo se suscribieron en el ámbito de los servicios de comidas y bebidas.

Un trabajador prepara un café durante una jornada marcada por la reapertura de los establecimientos en los municipios vascos pertenecientes a la ‘zona roja’, en Vitoria, Álava, País Vasco, (España), a 10 de febrero de 2021. La reapertura se produce tras la resolución del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) quien ha permitido a los bares y restaurantes de Euskadi reabrir en los municipios que se encuentran en 'zona roja' por la alta incidencia de la covid-19. Esta decisión se produce tras el recurso planteado por los hosteleros vascos el pasado 4 de febrero quien solicitaban que se eliminara la medida decretada por el Ejecutivo de clausurar bares y restaurantes en localidades de más de 5.000 habitantes en los que la Tasa de Incidencia Acumulada de casos positivos por covid-19 en los últimos 14 días fuera igual o superior a 500 por cada 100.000 habitantes. 10 FEBRERO 2021;REAPERTURA;HOSTELERIA;PAIS VASCO;ZONA ROJA Iñaki Berasaluce / Europa Press 10/2/2021
La hostelería no levanta cabeza: cayó un 77,7% la contratación laboral en enero
Europa Press

La hostelería no logra salir de la crisis. La contratación de trabajadores en el sector cayó en enero un 77,7% interanual, ya que se han pasado de los 280.825 contratos de enero de 2020 a los 62.572 firmados el mes pasado. Según los datos actualizados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) y que recoge Efe, la mayoría de los contratos de la hostelería se suscribieron en el ámbito de los servicios de comidas y bebidas, con 56.993, un 72,7% menos respecto a los 208.952 de un año antes. Mayor fue el retroceso en los servicios de alojamiento, que en enero hicieron 5.579 contratos, cuando en el mismo mes de 2020 se habían firmado 71.873, lo que supone una caída del 92,2%.

Son las actividades más afectadas por el impacto económico de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, que en enero se encontraba en plena tercera ola con numerosas restricciones administrativas en buena parte del país, sobre todo para el sector de la hostelería. En términos generales, la contratación laboral -aunque se ha ido recuperando desde el mínimo marcado en abril- todavía se encuentra un 26,2% por debajo de los niveles previos a la pandemia, con 1,3 millones de contratos suscritos en enero de 2021, frente a los casi 1,8 millones de enero de 2020. 

Estas cifras de enero suponen devolver la contratación a niveles de enero de 2014 (1,26 millones) y de 2015 (1,37 millones), los dos primeros años de crecimiento del empleo tras el final de la crisis financiera. En todos los sectores se contrajo la contratación en el primer mes del año, aunque fue en los servicios donde se registró la mayor caída interanual, del 34,2%, hasta 711.214 contratos. Le siguió la construcción, con un descenso del 22,4% anual, hasta 83.703 contratos. En la agricultura se firmaron 272.398 contratos, un 11,9% menos que un año antes, mientras que en la industria se hicieron 183.721 contratos, un 5,35% menos que en enero de 2020.

Lo que no cambia es la temporalidad, ya que nueve de cada diez contratos firmados siguen siendo temporales, aunque ha bajado ligeramente la proporción de los contratos que duran una semana o menos. En enero de 2020 uno de cada cuatro contratos (25,9%) tenía una duración igual o inferior a siete días, mientras que en enero de 2021 esa proporción ha bajado a uno de cada cinco (20%). Estos contratos de muy corta duración fueron 260.000 de los poco más 1,3 millones firmados en enero de 2021, cuando un año antes eran casi 460.000 de los cerca de 1,8 millones de contratos suscritos.

En la última rueda de prensa de desempleo y afiliación mensual, el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, destacó que los niveles de contratación iban regresando a la normalidad, aunque reconoció que seguían cargando con el "lastre de la precariedad", ya que solo el 8,6% de los contratos del pasado enero fueron indefinidos. Los sindicatos CCOO y UGT destacaron que la precariedad sigue siendo la norma en la contratación, dominada por las modalidades temporales, lo que supone una inestabilidad laboral para el grueso de las personas contratadas. Ambas centrales siguen exigiendo la derogación de la reforma laboral de 2012, que consideran la principal responsable del aumento de la precariedad en el trabajo y con ese propósito, entre otros, movilizaron la semana pasada a sus delegados sindicales por todo el país.

Mostrar comentarios