"Debe ser gestionado a medio plazo"

De Guindos lanza un aviso a España y advierte que la deuda traerá problemas

El vicepresidente del BCE ha advertido que la respuesta de los gobiernos a la crisis puede crear fragmentación dentro de la zona del euro e incrementará la deuda pública significativamente

Luis de Guindos
De Guindos lanza un aviso a España y advierte que la deuda traerá problemas.
Europa Press

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, considera que algunos países de la zona del euro deberán gestionar el aumento de su deuda pública a medio plazo, que ha sido necesario por la pandemia, pero puede crear preocupaciones sobre su sostenibilidad. En su discurso en la conferencia financiera Frankfurt Finance Summit de 2020, que se celebró de forma virtual, de Guindos dijo que "el deterioro de las condiciones económicas puede aumentar las preocupaciones sobre la sostenibilidad de la deuda a medio plazo, especialmente en países con espacio fiscal limitado", como es el caso de España.

"El aumento en los niveles de deuda pública, si bien es necesario hoy, debe ser gestionado a medio plazo", apostilló el vicepresidente del BCE. Las medidas políticas aprobadas han ayudado hasta ahora a "evitar que una crisis sanitaria se convierta en una crisis financiera sistémica, pero han aumentado notablemente los riesgos a medio plazo para la estabilidad financiera", según de Guindos.

La respuesta de política fiscal de los gobiernos de la zona del euro a la pandemia actuó como primera línea de defensa al introducir medidas de apoyo y aplicar los estabilizadores automáticos que se consideró necesarios. Sin embargo, esta respuesta puede crear fragmentación dentro de la zona del euro e incrementará la deuda pública significativamente, advierte de Guindos.

Las garantías a los depósitos que han aplicado de forma diferente los países de la zona del euro pueden distorsionar que las condiciones de juego sean iguales para todas las empresas y bancos en la región y contribuir a la fragmentación financiera. Unas garantías de crédito muy amplías en un país pueden permitir a las empresas que operan en ese país acceder a los préstamos en mucha mayor medida, lo que les daría una ventaja competitiva en el mercado interno, según de Guindos.

Del mismo modo, los bancos en esos países tiene un potencial mayor de aumentar su rentabilidad. "Para evitar esa fragmentación nacional, son muy importantes iniciativas a nivel de la Unión Europea que apoyen la recuperación", dijo el vicepresidente del BCE.

Mostrar comentarios