Domingo, 31.05.2020 - 20:49 h
De Nerva a Alcalá de Henares

¿Es posible otro Zaldibar? España 'acoge' medio centenar de vertederos peligrosos

Vivimos en medio de la basura. Hay medio centenar de vertederos de residuos industriales, casi 200 de residuos urbanos y miles de vertederos ilegales.

¿Es posible otro Zaldívar? Hay al menos 50 vertederos peligrosos en toda España.
     

En España, hay medio centenar de vertederos de residuos industriales peligrosos y casi 200 (182 para ser exactos) de residuos urbanos. A ellos se suman "miles de vertederos ilegales incontrolados", según denuncian organizaciones como Greenpeace o Ecologistas en Acción. De hecho, según un dictamen de la Comisión Europea de 2018, en España hay 1.513 vertederos sin licencia y nuestro país lleva tres años siendo el más multado por la justicia europea por tener este tipo de instalaciones irregulares en su territorio.

La gestión de residuos en España, tristemente en el candelero tras la tragedia de Zaldibar, y con la mayoría de vertederos colmatados o a punto de colmatarse, "es una bomba de relojería", según el responsable de residuos de Greenpeace, Julio Barea. De hecho, en España se tiran al vertedero, sin ningún tipo de tratamiento, "el 70% de la basura que generamos", según Ecologistas en Acción, aunque las estadísticas oficiales sitúan la cifra en el 53,9% de los más de 130 millones de toneladas anuales que se generan en nuestro país. Cifras muy alejadas de las de nuestros vecinos.

La imagen desde el cementerio de Alcalá de Henares (Madrid) es espeluznante: una enorme montaña de tierra y basura se alza, amenazante, tras las tapias del camposanto. El de Alcalá es un macrovertedero que teóricamente se cerró a finales de año por estar ya colmatado. A partir de entonces, las basuras del corredor del Henares debían llevarse a otro de los macrovertederos de la Comunidad de Madrid, pero vecinos de Alcalá denuncian que, lejos de cerrarse, el vertedero de la ciudad complutense se ha ampliado.

"A la vista de las imágenes del vertedero de Zaldibar publicadas por los medios de comunicación vemos que por altura, disposición de las pendientes y cercanía a zonas de riesgo, cabe alarmarse por la posibilidad de que ocurra lo mismo en el vertedero de Alcalá, destrozando árboles, liberando sustancias contaminantes, gases inflamables y sepultando la carretera M-300 y el Cementerio Jardin", explicaban hace días varias asociaciones de vecinos de Alcalá. Todo ello supone "un riesgo inaceptable para los vecinos que nos lleva a reiterar públicamente la exigencia del cierre real y sellado efectivo del vertedero".

El mapa de los horrores de los vertederos madrileños nos lleva de Alcalá a Valdemingómez, a Pinto, a Colmenar Viejo, al de residuos industriales peligrosos de San Fernando de Henares o al vertedero ilegal del cauce del río Guadarrama, sobre todo en los municipios de Móstoles, Arroyomolinos y Navalcarnero, donde se acumulan miles de toneladas de todo tipo de desechos.

Búsqueda vertedero Zaldibar, Vizcaya
Imagen del vertedero de Zaldibar, en Vizcaya. / EFE

Del vertedero de residuos urbanos de Alcalá nos desplazamos 600 kilómetros al suroeste para hacer una parada en el de residuos industriales peligrosos de Nerva (Huelva). El basurero industrial más 'famoso', tristemente, de España, hasta que sucedió el accidente en Zaldibar. El vertedero de residuos tóxicos de Nerva lleva 22 años activo y ha 'sufrido' más de 15 incendios en el interior de las instalaciones, el último de ellos el pasado mes de agosto. También 'destaca' por sus nubes de polvos tóxicos en las operaciones de descarga y los malos olores que sufren, principalmente, los vecinos de la barriada de El Ventoso, en el municipio de Nerva. En este vertedero ha habido también vertidos al cauce del Río Tinto, derrames de residuos en las carreteras y accidentes de transporte. Hasta Nerva, incluso, han llegado, en el año 2011, 25.000 toneladas de residuos procedentes de Italia. Y ahora, los ciudadanos de la localidad onubense temen que parte de los residuos del vertedero de Zaldibar lleguen hasta allí. 

"El retrete tóxico de España y de media Europa"

"Los acontecimientos en Zaldibar nos recuerdan que la gestión nefasta en Nerva ha llevado a numerosos accidentes que han puesto en riesgo la salud y seguridad de los habitantes de la Cuenca Minera de Huelva, y la necesidad de poner fecha de caducidad definitiva al vertedero que gestiona allí Ditecsa", apunta Ecologistas en Acción en un comunicado difundido esta semana. Esta organización exige, además, que los residuos de Zaldibar no se lleven a Nerva, cuyo vertedero es calificado por los vecinos como el "retrete tóxico de España y de media Europa". La empresa que gestiona este vertedero, Ditecsa, tiene otro muy similar en Montornés del Vallés (Barcelona) que sufrió un gran incendio el 11 de diciembre que obligó a la Generalitat a activar el plan de emergencias químicas,  y que acabó con un vertido tóxico en el río Bessós.

En Almonacid del Marquesado (Cuenca) funciona desde septiembre de 2019 el vertedero privado de residuos industriales no peligrosos más grande de España, que gestiona la empresa Griñó. Cerca de 53 hectáreas con una capacidad de depósito de 21,5 millones de toneladas de residuos industriales no peligrosos y al que llegan unos 25 camiones diarios con casi 300 tipos de residuos de transformación física y química de minerales; lodos de metales pesados, de lejías, de pinturas.... Curiosamente, en Castilla-La Mancha apenas existe industria de estas características, por lo que los residuos provienen, principalmente, de Cataluña, Valencia, Madrid y Navarra. Y es que, denuncian ecologistas y vecinos, en Castilla-La Mancha "no existe una tasa pública de residuos" por lo que es "el lugar ideal para que llegue la basura industrial de toda España". Las organizaciones ecologistas temen "que pueda haber un desastre ambiental en este vertedero, sobre todo en una Comunidad que no se destaca por sus inspecciones y control", tal y como se demostró en el incendio que el 13 de mayo de 2016 arrasó con casi con 88.000 toneladas de neumáticos -de las 100.000 acumuladas ilegalmente- entre los términos municipales de Seseña (Toledo) y Valdemoro (Madrid).

En este singular mapa de los vertederos más peligrosos de España no hay que dejar de señalar los valencianos de Villena, Novelda y Pedralba, también de residuos industriales, el de residuos urbanos de Dos Aguas (Valencia), peligrosamente cercano al río Júcar, el de la isla de La Palma (Canarias), al lado del mar, o el de Abanilla (Murcia). En este último murió una persona en 2005 en un desplome muy similar al de Zaldibar,  Ahora, el riesgo no es que se desplome el vertedero, sino que se desborde la balsa de lixivados, que son los líquidos que se generan por la cantidad de basura acumulada. La Comunidad de Murcia promete que se gastará 400.000 euros para vaciar, en los próximos días, 7.000 metros cúbicos de líquido de la balsa. Para los habitantes de la zona no es suficiente porque "el monstruo ya se ha despertado". Vecinos de la localidad de La Murada aseguran que "el líquido, muy ácido, que sale del vertedero sin control, campa por sus anchas y lo está inundando todo". 

"No hay control. Todo es oscurantismo en el tema de los vertederos y los residuos", dice el responsable de residuos de Greenpeace España, Julio Barea. "¿Alguien sabe cuántas balsas de residuos mineros, como la que reventó en Aznalcóllar, hay en España? No, nadie, no hay un listado", responde él mismo a su pregunta.  En este sentido, es significativo que tras la tragedia de Zaldibar, hay que recordar que siguen enterrados dos trabajadores bajo toneladas de residuos y tierra, el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico aseguró que estaba trabajando con las comunidades autónomas, que ostentan la competencia en materia de residuos, para incorporar toda la información y datos relativos a esta materia en un único registro compartido, según han informado fuentes ministeriales. Y es que hasta ahora, el Ministerio recoge la información que las comunidades autónomas le trasladan sobre sus residuos y vertederos, pero la dificultad reside en que, por un lado, no todas las administraciones autonómicas recogen los datos con la misma metodología y profusión y, por otro, no existe legalmente la obligación de remitir al Gobierno estos datos.

En Navarra, por ejemplo, pese a que se generan 40.000 toneladas de residuos industriales peligrosos al año, no existen vertederos como el de Zaldibar, de residuos peligrosos, según aseguró este 19 de febrero el el vicepresidente del gobierno foral, José María Aierdi. En este sentido, David Campión, presidente de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, entidad que gestiona los residuos de la zona, explicaba que, "para la retirada de de tuberías de fibrocemento, que pueden tener amianto o lo que sea, viene una empresa especializada, lo recoge, lo encapsula y se lo lleva. Se sabe que esta empresa tiene su homologación y que está autorizada por el Ministerio, pero no sabemos dónde se lo lleva". Se sospecha que al menos parte de ellos acaba en el vertedero de Almonacid del Marquesado, a más de 500 kilómetros de Pamplona, y otra parte en el centro de la empresa Reciclo, en Sigüenza (Guadalajara).

Un "ejemplo del descontrol y el oscurantismo que existe en España con los residuos. Con todos en general y con los peligrosos en particular", coinciden Carlos Arribas y Julio Barea, responsables de residuos de Ecologistas en Acción y Greenpeace. "Claro que es posible otro accidente como el de Zaldibar", consideran. "Lo extraño es que no haya más accidentes de este tipo porque la gestión de residuos en España es una auténtica bomba de relojería", sentencia Carlos Arribas.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING