Domingo, 16.06.2019 - 23:40 h
Debate a cuatro en La Información

La economía que saldrá del 28A: modelos opuestos para 'capear' la crisis que viene

El PSOE evidencia sintonía solo con Unidas Podemos. Serias discrepancias en impuestos, reforma laboral, 'mochila austriaca', transición energética... 

Debate La Información
La economía que saldrá del 28A: modelos opuestos para capear el frenazo que viene /
J. González

El debate económico que ha organizado este lunes La Información ha dejado claro que las reformas que tienen que abordarse en España durante la próxima legislatura se harán sin el consenso de las cuatro grandes formaciones que cuentan a día de hoy con representación parlamentaria. PSOE, PP, Unidas Podemos y Ciudadanos han puesto sobre la mesa, en líneas generales, dos modelos económicos que se sitúan en las antípodas y que plantean recetas totalmente distintas para capear la ralentización que se avecina.

Daniel Fuentes (PSOE), director de Macroeconomía y de Políticas Financieras del Departamentos de Asuntos Económicos de La Moncloa; Víctor Píriz, portavoz de Presupuestos del PP y cabeza de lista por Badajoz; Jorge Uxó, integrante del equipo económico de Unidas Podemos; y Ramón Mateo, diputado y director de la secretaría de Programas y Áreas Sectoriales de Ciudadanos, han sido los protagonistas de un debate que ha abordado los retos más importantes para la economía española.

Qué impuestos subir

En materia impositiva todos los partidos han defendido diferentes medidas, evidenciando que sus posiciones se encuentran muy alejadas. El PSOE afirmó que sus nuevas tasas plasmadas en los Presupuestos fracasados (al diésel o la tecnológica) son necesarias para poder reducir los impuestos a las clases medias ("hay que ser valientes para garantizar los impuestos del futuro", afirmó Fuentes), mientras que el PP consideró que en sus dos gobiernos ya se han dejado claros sus planteamientos de apostar por una agresiva bajada fiscal.  Unidas Podemos, por su parte, cree que los socialistas se han quedado cortos con subir los impuestos a quienes más tienen y por eso proponen un tributo a la banca y otro a las grandes fortunas. Para Cs, por último, es necesario rebajar las dificultades con las que se encuentran empresas y autónomos para poder crear empleo.

Bajar los impuestos, sí o no
Políticas de fiscalidad de cara al 28 de abril

Pensiones: el único consenso

Donde sí hubo consenso fue, precisamente, en uno de los temas más peliagudos de la campaña: las pensiones. Los cuatro se comprometieron a revalorizar las prestaciones con el IPC real para garantizar el poder adquisitivo de los pensionistas. Esto, en la práctica, implica la derogación del índice de revalorización (IRP) que introdujo la reforma del Partido Popular en 2013 y que sustituyó a la inflación por un mecanismo de ajuste automático que garantice el equilibrio financiero del sistema público. En representación de los populares, y presionado por la insistencia de Uxó, Píriz se mostró favorable a eliminar el IRP y retomar el consenso en el Pacto de Toledo, donde existía un acuerdo muy avanzado para subir las pensiones con el IPC real antes de que el adelanto electoral hiciera saltar por los aires la Comisión. Fue el único punto en común del debate.

Las cuatro formaciones también dejaron claro que bajar las pensiones no está en ninguna de sus agendas y coincidieron en la necesidad de reordenar las fuentes de financiación para garantizar la sostenibilidad del sistema a largo plazo. Pero no solo eso, para el representante de Cs, las pensiones del mañana dependerán de un paso previo ineludible: "Reformas estructurales en el mercado de trabajo". Y aquí sí, las diferencias entre los cuatro grandes partidos volvieron a salir a la luz. Básicamente, desde el centro-izquierda, el PSOE y Podemos acusaron a la reforma laboral del PP de precarizar el empleo, mientras el popular defendió la legislación de 2012 porque permitió la reducción del paro y la generación de millones de puestos de trabajo durante la crisis.

Desde la formación naranja, Mateo apostó por "acabar con los contratos basura y generalizar el empleo indefinido" y sacó a relucir una de las propuestas clásicas de Albert Rivera, la famosa "mochila austriaca". El portavoz de Cs reprochó al PSOE haber eliminado de su programa electoral este sistema de cuentas individuales de capitalización, precisamente, por ser una idea que defiende con fuerza Ciudadanos, mientras Fuentes zanjó el debate en torno a esta posible solución para el sistema de las pensiones: "No está en el programa socialista, y punto".

Cómo revalorizar las pensiones
El futuro de las pensiones y su revalorización

El mercado de trabajo

En materia laboral, el contrato único de Ciudadanos no convence a Unidas Podemos, porque, a juicio de Uxó, flexibiliza las causas de despido. Y ese es, precisamente, uno de los aspectos de la reforma laboral de Fátima Báñez más criticados desde la izquierda. En este sentido, Fuentes insistió en la necesidad de "derogar los aspectos más lesivos" de esta norma para recuperar la prevalencia del convenio sectorial y fomentar la igualdad de oportunidades, frente a un Píriz que defendió las bondades de la ley del PP y prefirió poner el acento en la formación, para equilibrar la balanza entre lo que demandan las empresas y lo que ofrece la mano de obra.

Crear empleo es clave, más en un contexto de ralentización de la economía, para todos y cada uno de los aspirantes a gobernar, aunque no se pongan de acuerdo en cómo. Mientras Cs propuso eliminar las "barreras regulatorias" para no poner trabas a las empresas y los autónomos, el PP apostó por ganar competitividad ayudando a las compañías a "engancharse al tren de la digitalización". Para el PSOE, la clave está en "reorientar el modelo productivo", al igual que para Podemos, que pidió avanzar hacia la transición energética y la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, proporcionando financiación a las empresas más pequeñas mediante la creación de un banco de inversión.

Qué hacer con la reforma laboral
La reforma laboral a debate, ¿derogarla o mantenerla?

La necesaria transición ecológica fue otro tema abordado en el debate. El PSOE propone acabar con el "oligopolio" eléctrico a través de un amplio pacto que pueda facilitar los costes energéticos. Es toda una declaración de intenciones hacia las eléctricas. Cs, por su parte, plantea un plan de reforestación para plantar diez árboles por cada español y una Ley de Transición Energética. Para el PP, de su lado, la política energética debe basarse en sus experiencias de gobierno y se muestra contrario al cierre de las centrales nucleares. UP, por último, ha estructurado todo su programa electoral en base al "horizonte verde", que propone un cambio radical en nuestro sistema productivo para atajar un problema global.

La transformación ecológica
La economía española ante el cambio climático

La recesión que se avecina

Son, en definitiva, distintas recetas con un mismo objetivo: capear el frenazo que viene. El avance de los indicadores macroeconómicos ha tocado techo y muchos organismos nacionales e internacionales empiezan ya a advertir sobre la posibilidad de una nueva recesión. Del Gobierno que salga de las urnas –y de los pactos– dependerá el diseño de la política económica que tendrá que encarar esas vacas flacas. En eso sí que hay consenso. El 28-A, en conclusión, están en juego dos modelos absolutamente diferentes: el de las rebajas fiscales masivas que plantean PP y Cs para "generar empleo y riqueza", y el de las subidas de determinados impuestos que llevan los programas de PSOE y Unidas Podemos para financiar el incremento del gasto y lograr, en boca de Fuentes, que "crecimiento y distribución vayan de la mano". 

Cómo apoyar a las empresas
Cómo apoyar a las empresas para hacer frente a la crisis

El próximo presidente del Gobierno se enfrentará, por tanto, a un Congreso polarizado que no tendrá fácil sacar adelante las reformas que necesita el país en los próximos cuatro años. Si los números no dan el bloqueo será algo habitual en un Parlamento al que, además, llegará el pentapartidismo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios