Toma nota

Todas las facturas que te puedes desgravar en la declaración de la Renta

La declaración de la Renta cuenta con deducciones para ahorrar en el pago del IRPF. Las facturas que se pueden desgravar van desde los gastos escolares a gastos de salud.

Asalariados y autónomos pueden desgravarse facturas en la declaración de la Renta.
Asalariados y autónomos pueden desgravarse facturas en la declaración de la Renta.
©[Syda Productions] a través de Canva.com.

¿Qué cantidad es la que determina los impuestos que vamos a pagar en la declaración de la Renta? La pregunta puede parecer sencilla, lo que gano, pero no es así. En 1998, la Ley 40/1998 trajo consigo cambios bastante significativos. Con esta Ley, se dejó de gravar por la renta obtenida durante el periodo impositivo y se pasó a hacerlo por la renta disponible. Este nuevo concepto se definió como el dinero que puede utilizar el contribuyente después de atender sus necesidades básicas y las de las personas que dependen de él.

Desde este momento hubo un cambio fundamental para el contribuyente, ya que a todo lo ganado se le resta una cantidad que Hacienda estima como necesaria para cubrir estas necesidades, lo que se denomina mínimo personal y familiar. Esto condujo a que la gran mayoría de los gastos que antes se podían deducir desaparecieran dejando solo algunas excepciones.

Entre estos gastos están las aportaciones a partidos políticos, sindicatos o las cuotas que algunos trabajadores pagan a sus colegios profesionales. También se mantienen las cuotas a abogados por su defensa jurídica en el caso de pleitos relacionados con su trabajo, una deducción que, además, añaden algunas comunidades autónomas, como Andalucía.

Desgravaciones por comunidades autónomas

Uno de los tipos de gastos más extensos que puedes deducir en tu tramo autonómico son los gastos de educación. De todos ellos, los más comunes son la deducción por compra de libros de texto y/o material escolar que aplican Aragón, Asturias, Castilla-La Mancha, Extremadura, Islas Baleares, Murcia o la Comunidad Valenciana.

En Madrid, estas deducciones se aplican a uniformes, gastos por aprendizaje de idiomas (también existe esta deducción en las Islas Baleares) y cuotas de escolaridad obligatorias.

Otra partida muy común de facturas que puedes deducirte parcialmente son los gastos de guardería y/o cuidado de menores de 3-4 años están Asturias, Cantabria, Castilla y León, Galicia o Madrid.

Cantabria y Canarias tienen deducciones por gastos en salud. En el caso de Cantabria cubre hasta un 10% de los gastos y honorarios profesionales abonados durante el año por la prestación de servicios sanitarios por motivo de enfermedad, salud dental, embarazo y nacimiento de hijos, accidentes e invalidez. En Canarias, se cubre también hasta el 10% de los gastos de prestación de servicios realizada por quienes tengan la condición de profesionales médicos o sanitarios, excepto los farmacéuticos.

En otro tipo de gastos, Galicia, aplica de forma limitada en el tiempo, una deducción de parte de tus gastos en Internet, en concreto “por uso de nuevas tecnologías en los hogares gallegos”, algo parecido ocurre con La Rioja que incluye una deducción de gastos por acceso a Internet para los jóvenes emancipados. La Comunidad Valenciana también tiene una deducción por gastos en abonos culturales.

Deducción de gastos por autónomo

Donde sí se pueden incluir deducciones mayores por gastos es en el colectivo de los trabajadores autónomos, siempre que estén relacionados con su actividad económica o profesional. Siempre deben reflejarse en una factura, en general a nombre del autónomo, o, en caso de pequeños importes en facturas simplificadas, con la identificación fiscal de quién la emite.

Algunas de las desgravaciones más habituales para este colectivo son:
  • Servicios Exteriores: es una partida muy común para la mayoría de los autónomos que incluye gastos como telefonía, Internet, Luz, agua, etc.
  • Seguros relacionados con la actividad profesional: como, por ejemplo, las pólizas por responsabilidad civil.
  • Vehículo: solo te desgravas el 100% si es una actividad dedicada al transporte ya sea de viajeros o de mercancías.
  • Transporte público y gastos de viaje: debe estar muy claro el carácter profesional del viaje para poder justificarlo a Hacienda en caso de duda.
  • Ropa: solo vestuario profesional, entre los que se incluye ropa con anagrama o logotipo, o vestimenta que sólo se utilice para tu trabajo.
  • Seguro de salud: un caso especial es el del seguro de salud en el que el autónomo no solo puede cubrir su póliza, también las de su familia. Eso sí, no puede hacerlo por todo su coste, el máximo al año es de 500 euros anuales.
Mostrar comentarios