Impuestos

Los fallos en el borrador del IRPF que te pueden costar miles de euros en la Renta

Fotografía de un trabajador haciendo la declaración de la renta.
Fotografía de un trabajador haciendo la declaración de la renta.
Canva.

La declaración de la Renta es un trámite que en ocasiones resulta complicado de realizar para los contribuyentes y muchos deciden entregar directamente el borrador que la Agencia Tributaria prepara. Sin embargo, esta decisión puede tener efectos negativos. En primer lugar porque, según indican los técnicos de Hacienda, los contribuyentes podrían beneficiarse aún más revisando ciertos puntos clave. Pero, la revisión también es importante porque los errores que se presenten o la omisión de informaciones que deben ser declaradas pueden suponer infracciones tributarias con sanción. 

La normativa recoge un artículo sobre la "clasificación de las infracciones y sanciones tributarias" y, entre ellas, diferencia entre infracción leve, grave o muy grave. En total, existen 15 infracciones que, según su consideración, la sanción variará. Un 'despite' bastante común puede ser no comunicar el cambio del domicilio fiscal. El contribuyente tiene la obligación de comunicar su domicilio fiscal o el cambio del mismo y si por error no se realiza la infracción, considerada leve, supone una multa de 100 euros. 

Otra infracción en la que se puede incurrir es el incumplimiento de "la obligación de presentar de forma completa y correcta declaraciones o documentos necesarios para practicar liquidaciones", una infracción en la que se incurrirá cuando en la presentación del borrador falte información o documentación necesarios para la liquidación. Puede ser considerada leve, grave o muy grave en función de la cuantía de la liquidación que será la base de la sanción. Así, cuando la base de la sanción sea inferior a 3.000 euros o cuando no exista ocultación, la infracción será leve. La sanción por ello es una multa proporcional del 50%. 

Por su parte, cuando la base de la sanción supere los 3.000 o haya ocultación por parte del contribuyente se considerará infracción grave. La normativa también reconoce como grave la utilización de documentación falsa (facturas o justificantes) o cuando la llevanza incorrecta de los libros o registros sea superior al 10%, pero inferior al 50% de la base de la sanción. En este caso la multa será proporcional y de entre el 50% y el 100%. Por último, si el contribuyente utiliza medios fraudulentas para practicar la liquidación se enfrenta a una infracción muy grave, cuya sanción es una multa proporcional de entre el 100% y el 150%

Otra de los infracciones que recoge la normativa vinculadas con la presentación de información incorrecta en el borrador es la "infracción por presentación incorrecta de autoliquidación o declaración sin que se produzca perjuicio económico". Este incumplimiento está considerado infracción grave y conlleva una multa de fija de 150 euros, cuando se presenten datos incompletos o inexactos, o de 250 euros, en caso de ser declaraciones censales incompletas, inexactas o con datos falsos o la documentación no se presente por los medios obligatorios. 

Además, "tratándose de requerimientos individualizados o de declaraciones exigidas con carácter general que tengan por objeto datos expresados en magnitudes monetarias y hayan sido contestados o presentadas de forma incompleta, inexacta, o con datos falsos", la sanción consistirá en multa proporcional de hasta el 2% del importe de las operaciones no declaradas o declaradas incorrectamente, con un mínimo de 500 euros. 

También supone una infracción "determinar o acreditar improcedentemente partidas positivas o negativas o créditos tributarios a compensar o deducir en la base o en la cuota de declaraciones futuras, propias o de terceros". Esta incumplimiento se considera grave e implica una multa proporcial del 15% de la base de la sanción si se trata de partidas a compensar o deducir en la base imponible. Si se trata de partidas a deducir en la cuota o de créditos tributarios aparentes la sanción será del 50%. 

Otras infracciones

Además de los sanciones antes recogidas, la Ley General Tributaria señala otras en caso de infracciones como no abonar la deuda tributaria resultante de la autoliquidación, por obtener de forma indebida devoluciones, por solicitar devoluciones, beneficios o incentivos que no corresponden o por no presentar en plazo la autoliquidación correspondiente. 

Esta normativa regula el ordenamiento tributario, es decir todos los trámites relacionados con los impuestos, no solo con la Declaración de la Renta que abarca al IRPF. Por tanto, también recoge infracciones y sanciones vinculadas a otras obligaciones fiscales. Un ejemplo de ello es el incumplimiento de obligaciones relativas al uso del número de identificación fiscal u otros números o códigos, de obligaciones de facturación o documentación o de obligaciones contables y registrales, entre otras. 

Mostrar comentarios