Del infierno al cielo: Bankia en 10 fechas desde Blesa hasta Gorigolzarri

  • Cuando llegó la crisis, los promotores debían a Caja Madrid más de 14.000 millones de euros. Una cifra ya de vértigo con Blesa al frente.
  • Cuando Rato llega al cargo, la situación de Caja Madrid es ya explosiva, con una caída de los ingresos en 2009 cercana al 70% y la morosidad por encima ya del 5%.
El juez Andreu rechaza incorporar los correos de Blesa a la causa de preferentes

El gran 'boom inmobiliario' y las intrigas políticas gestaron el desastre de Bankia, el gran icono de la crisis financiera en España. El grupo empieza a ver la luz tras una operación de salvamento que ha costado más de 22.000 millones de euros. Estas son las diez fechas claves para entender cómo se gestó la tragedia y cómo en tiempo récord el nuevo equipo gestor ha conseguido atraer el interés de los inversores internacionales.

-11 de septiembre de 1996.Miguel Blesa, el gestor de los excesos, llega a la presidencia de Caja Madrid. Amigo personal de José María Aznar y sin experiencia en labores de gestión de entidades financieras, el abogado nacido en Linares (Jaén) en 1947 pilotó la caja madrileña en pleno 'boom'. De su época son las compras de paquetes significativos de acciones en Endesa o Iberia. Pero, sobre todo, son tiempos de excesos en el sector inmobiliario.

Cuando llegó la crisis, los promotores debían a Caja Madrid más de 14.000 millones de euros. La política de crédito fácil le estalló a Blesa entre las manos tras los concursos de acreedores de gigantes como Martinsa Fadesa, Sacresa o Reyal Urbis. Los beneficios récord del grupo en 2007 -2.861 millones de euros- fueron el canto del cisne.

-20 de julio de 2009.Suena Ignacio González. Caja Madrid tiene nuevos estatutos. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, pone en la carrera sucesoria de Blesa a su hombre de confianza Ignacio González, un movimiento de levanta enormes críticas por el nulo bagaje del candidato en el sector financiero.

Las intenciones de Aguirre vuelven a poner de manifiesto el enorme peso de los políticos en las cajas de ahorros. La llegada de directivos elegidos a dedo y que gestionan con criterios que no son estrictamente financieros es una de las grandes causas de la explosión del sector. A partir de 2010, un gran número de cajas ya no puede esconder sus miserias en el armario. Caja Madrid es una de ellas.

-29 de enero de 2010.Mariano Rajoy elige a Rodrigo Rato. Esperanza Aguirre tiene que tirar la toalla porque el presidente del PP impone al ex director gerente del Fondo Monetario Internacional. Cuando Rato llega al cargo, la situación de Caja Madrid es ya explosiva, con una caída de los ingresos en 2009 cercana al 70% y la morosidad por encima ya del 5%. Blesa se marcha con los peores resultados de sus trece años al frente de la entidad.

-2 de marzo de 2011.Entre sonrisas, Rato y Olivas presentan la marca Bankia. La crisis fuerza a todas las entidades en apuros a agruparse en las figuras conocidas como Sistema Institucional de Protección (SIP). Caja Madrid, Bancaja, Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja presentan el suyo en Valencia en un clima de concordia euforia que tardará poco en saltar por los aires.

Por entonces, el negocio promotor es un cáncer sin solución. A pesar de colocar en el hólding BFA la mayoría de activos tóxicos del grupo, Bankia nace con una exposición de crédito al sector promotor de 32.590 millones de euros y una gran tasa de morosidad del 16,5%. No hay una entidad española con mayor riesgo.

-18 de julio de 2011.A bolsa contra viento y marea. El salto al parqué de Bankia fue el intento desesperado del Gobierno por salvar una situación financiera que a estas alturas era absolutamente límite. La por entonces ministra de Economía, Elena Salgado, la consideró por entonces una cuestión de Estado. Tanto es así que el Gobierno presionó a las mayores fortunas del país para participar en la operación.

Bankia debutó a 3,75 euros por acción. La colocación fue un fiasco desde el primer momento. Los inversores extranjeros dieron la espalda al grupo, cuyas grandes cifras no justificaban un salto al parqué contra natura. Poco importó que pocos días antes del debut Bankia hubiera superado las pruebas de resistencia europeas.

-25 de abril de 2012.El FMI empieza a dar la puntilla a Rato. En unas pruebas de resistencia realizadas a las entidades financieras españolas,el organismo que dirige Christine Lagarde advierte de que el coste potencial de rescatar a las entidades financieras españolas es demasiado alto y que puede ser necesario dinero público. El FMI ha suspendido a 10 entidades. Una de ellas es Bankia. Por entonces, los activos tóxicos de Bankia rondan ya los 32.000 millones de euros.

-7 de mayo de 2012. Rodrigo Rato dimite. En medio de fuertes presiones de Bruselas y el FMI y con las grandes cifras de Bankia fuera de control, Rato deja la presidencia. Luis de Guindos propone a José Ignacio Goirigolzarri para pilotar la nueva etapa del grupo.Apenas dos días después es nacionalizada la matriz del grupo, BFA, y poco más tarde José Luis Olivas deja la presidencia de Bancaja. Los órganos de poder nacidos de la fusión ya han sido desmontados.

-10 de julio de 2012.Adiós la impunidad. Presionado por la opinión pública, el Gobierno se ve obligado a solicitar la comparecencia de Rato y una veintena larga de políticos y banqueros involucrados en el desastre de las cajas de ahorros españolas. Antes, en junio, UPyD da un paso decisivo presentando una querella contra Rato y los consejeros de Bankia y BFA por la salida a bolsa del grupo. Con miles de inversores cazados en participaciones preferentes y títulos subordinados de Bankia, el clamor popular contra el los ex gestores de Bankia es extraordinario.

-29 de abril de 2013.Arranca la recapitalización. Por alrededor de 15.000 millones de euros, se ponen en marcha dos ampliaciones de capital en Bankia que se saldarán con la adquisición por parte del Estado del 68,4% del capital. La segunda ampliación sirvió a los ahorradores cazados en productos tóxicos para canjearlos por acciones. Los nuevos títulos fueron emitidos a un precio de 1,35 euros por acción.

-28 de febrero de 2014.Empieza la 'operación salida' del Estado. Seducido por el extraordinario rally en bolsa en 2014 –la acción acumula una subida cercana al 30%-, el ministro Luis de Guindos decide que ha llegado el momento de empezar a salir del capital de Bankia. El Estado coloca un 7,5% de las acciones del grupo a 1,51 euros por acción e ingresa 1.304 millones de euros, con más de 300 en plusvalías.El rápido proceso de reestructuración del banco y la recuperación de los beneficios dejan el terreno abonado para nuevas colocaciones. No obstante, el Estado necesitará vender a un precio medio de 2,85 euros para recuperar toda su inversión en el grupo. De Guindos prevé finalizar el proceso de venta en un máximo de dos años.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING