Deloitte advierte de los problemas de Abengoa para continuar con su actividad

Señala que el patrimonio neto es negativo y existe una incertidumbre significativa sobre la capacidad del Grupo para continuar con sus operaciones.

Abengoa califica de "ilegal" la cancelación del Gobierno de Brasil de sus concesiones en el país
Abengoa califica de "ilegal" la cancelación del Gobierno de Brasil de sus concesiones en el país / EUROPA PRESS

Abengoa ha presentado sus resultados del primer semestre y el optimismo por las cifras no debe ser tal. El informe intermedio realizado por Deloitte sobre las cuentas de Abengoa pone en evidencia que el proceso de reestructuración ha servido para reducir los problemas pero no para ponerles fin.

En dicho informe, cito textualmente, Deloitte señala que "llamamos la atención sobre la información incluida por los Administradores a los estados financieros intermedios adjuntos en los que se describe la evolución negativa financiera y operativa del Grupo en los dos últimos ejercicios y en el periodo de seis meses terminado el 30 de junio de 2017 que ha motivado que el patrimonio neto consolidado a dicha fecha sea negativo aun después de la reestructuración financiera y societaria llevada a cabo. Este asunto evidencia la existencia de una incertidumbre significativa sobre la capacidad del Grupo para continuar con sus operaciones".

En concreto, el patrimonio neto sigue siendo negativo pero ha pasado de los 6.779 millones a cierre de 2016 a los 1.637 millones de euros. Una situación delicada pero algo más favorable motivada por la reestructuración financiera.

El Plan de Viabilidad Revisado, a 30 de junio de 2017, presenta distintas líneas de negocio y ciertos proyectos de construcción que los Administradores prevén vender en el corto plazo para reducir dicha deuda y consecuentemente, sus costes financieros futuros asociados.

Abengoa, en su presentación de resultados, señala que el rescate de los bancos acreedores y los fondos ha implicado una reducción significativa en su endeudamiento financiero bruto, que ha pasado de 12.258 millones de euros a 5.578 millones. Aun así, la cifra podría disminuir aún más ya que 2.065 millones corresponden a la deuda de sociedades consideras como mantenidas para la venta y que, en caso de producirse su venta, desconsolidarían dicho importe.

Impugnación al plan de viabilidad

En la presentación de las cuentas, que fue retrasada por la resolución de la impugnación al plan de viabilidad, Abengoa recoge la sentencia del juzgado número 2 de lo Mercantil de Sevilla que da la razón a numerosas impugnaciones al plan de viabilidad. Por tanto, la compañía deberá restituir los importes a los inversores y cifra el valor "nominal" de la deuda reclamada por los impugnantes en "72 millones de euros".

Abengoa reconoce que la sentencia "no permite determinar el valor al que considerar la deuda" y a "estos efectos tiene previsto solicitar la aclaración y, en su caso, complemento pertinente al Juzgado a través de los cauces establecidos".

Resultados

Las cuentas del primer semestre de 2017 reflejan una mínima mejora del negocio de Abengoa. Sus ventas han ascendido hasta los 691 millones de euros, tres millones más gracias a su negocio de infraestructuras de tipo concesional ya que ingeniería y construcción ha sufrido un deterioro.

Por su parte, su beneficio operativo o ebitda, ha logrado una importante mejora en rentabilidad como consecuencia de la reducción de gastos, pasando de la pérdida de 59 millones del primer semestre de 2016 a los 16 millones de beneficio en el mismo periodo de este año.


Ahora en portada

Comentarios