Sábado, 14.12.2019 - 03:46 h
Día fatídico en el mercado laboral

El fin del verano más negro de la historia deja 533.808 despidos en apenas 24 horas

La CEOE endurece el tono ante el frenazo del empleo y da un espaldarazo a la reforma del PP: pide no limitar la flexibilidad interna de las empresas.

BAJAS SEGURIDAD SOCIAL SEPTIEMBRE
 

Si hay un día marcado en rojo en el calendario de la Seguridad Social es el 31 de agosto. Con el final del verano se dan de baja cientos de miles de contratos ligados a la temporada estival y si además coincide en viernes, como sucedió en 2018, la sangría de empleo es masiva. Pero este año cayó en sábado, por lo que el efecto de este fenómeno en las estadísticas se diluyó en el fin de semana hasta el lunes, 2 de septiembre. Fue entonces cuando reventaron los registros de afiliación con nada menos que 533.808 despidos en apenas 24 horas. Un dato demoledor que supera con creces el 'viernes negro' del año pasado y que certifica un triste récord: ha sido el peor cierre de verano de la historia en términos de empleo.

Lunes, 2 de septiembre. La Seguridad Social registra 533.808 bajas en un solo día, o lo que es lo mismo, 22.242 despidos cada hora. El movimiento no tendría por qué levantar sospechas si se tiene en cuenta que el mercado laboral español se caracteriza por la entrada y salida diaria de decenas de miles de trabajadores, en especial en las épocas de creación y destrucción de empleo más estacional. Pero la cifra es histórica, pues en la fecha comparable de 2018, el 31 de agosto, se destruyeron muchos menos empleos, en concreto fueron 363.017, y entonces fue la mayor pérdida hasta el momento en un solo día.

No obstante, en las mismas 24 horas del primer día hábil del curso en el mercado laboral se anotaron 477.868 altas de afiliados a la Seguridad Social. Esto deja un saldo neto de 55.940 cotizantes menos en esa jornada. Y algo similar ocurrió el último día del mes, 30 de septiembre, aunque este sí dejó un saldo especialmente cruento: 228.256 afiliados menos como resultado de 203.339 altas al Sistema por 431.595 bajas.

Por eso en el Ministerio de Trabajo no interpretan estas bajas como extinciones de la relación laboral o despidos efectivos, sino como "interrupciones virtuales". Es el término que utilizó ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, cuando se refirió a la pérdida de afiliados del último día del mes. Aseguró que ese empleo ya se ha recuperado al inicio del mes de octubre. "Son personas que no han dejado de estar afiliadas ni un solo segundo", afirmó, tras insistir en que es una "interrupción meramente virtual".

UNA CIFRA HISTÓRICA

Solo se destruyó más empleo el 2 de enero

La cifra de 533.808 bajas registradas en la Seguridad Social en un solo día, el pasado 2 de septiembre, es histórica. Marca el peor fin del verano desde que se recopilan los datos de afiliación. Es muy superior a los 363.017 empleos destruidos el 31 de agosto de 2018 y a los 313.141 del mismo día de 2017, ambos fatídicos para el empleo. Solo es superada por el 2 de enero de este año, cuando se registraron 606.473 bajas coincidiendo con la entrada en vigor del salario mínimo de 900 euros.

En la práctica, implica que muchos trabajadores son despedidos el viernes para volver a ser contratados el lunes, un patrón que se reproduce en el mercado laboral español, como ha venido denunciando desde siempre los sindicatos. Para CCOO los datos demuestran "la excesiva flexibilidad de la que disponen las empresas para contratar, despedir y ajustar sus plantillas". El sindicato apunta a que el elevado número de altas y bajas en un mismo día es resultado de esta flexibilidad, que se traduce en brecha de género y baja calidad del empleo.

De cualquier manera, es un hito que cierra un mal verano en términos generales en el mercado laboral. Los datos de paro y afiliación que hizo públicos ayer el Ministerio confirmaron el frenazo del empleo e hicieron saltar las alarmas tanto en los sindicatos como en la patronal. "El mercado de trabajo ha notado en último término el efecto arrastre de la desaceleración de la economía mundial y de la zona euro, y el incremento de la incertidumbre a nivel nacional, que se refleja en las inversiones y por ende en el empleo", reza el comunicado remitido ayer por la CEOE.

El verano, punto de inflexión

Para los empresarios, el verano ha supuesto un punto de inflexión. Y se ha notado en su discurso. Si en julio el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, se abría a modificar ciertos aspectos de la reforma laboral del PP, como pretenden el Gobierno en funciones y los sindicatos, ahora ha endurecido el tono para dar un espaldarazo a la legislación que diseñaron Mariano Rajoy y Fátima Báñez. El frenazo de la economía ya es evidente y, ante los tambores de crisis, "resultan desaconsejables medidas que comporten el incremento de los costes laborales o limiten los mecanismos de flexibilidad interna", advierten.

Para la CEOE, en la actual coyuntura de desaceleración, inflación especialmente moderada y productividad por ocupado negativa, "cabe esperar la adopción de políticas, sobre la base del diálogo y la concertación social, que favorezcan la inversión empresarial, que permitan aumentar el potencial de crecimiento a largo plazo e incrementen la competitividad de la economía y la creación de empleo".

Fuentes de la patronal explican que en estos momentos hay hasta cuatro mesas de diálogo abiertas con los sindicatos: empleo, digitalización, formación e industria. En las negociaciones presionarán para mantener el grueso de la reforma laboral de 2012. El objetivo, dicen, es intentar "minimizar" o "acotar" los cambios que se puedan llevar a cabo en los próximos meses. Todo dependerá del rumbo que tome la política económica tras las elecciones generales del 10-N, pero si algo tienen claro a día de hoy es que los cambios legislativos introducidos en lo peor de la crisis permitieron a las empresas sobrevivir gracias a una mayor flexibilidad interna y sin ella será muy complicado capear otra recesión.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING