Sábado, 21.09.2019 - 11:57 h
Pérdidas de recaudación del 30%

El desplome de Sucesiones y Donaciones ya triplica la previsión que hizo la Junta

El Gobierno de Juanma Moreno estimó una caída de ingresos de 18 millones en 2019. Los datos hasta mayo revelan una caída de 56 millones frente a 2018.

Gráfico caída ingresos Sucesiones y Donaciones en Andalucía
Gráfico con datos de evolución la recaudación por Sucesiones y Donaciones en Andalucía entre enero y mayo

Desde el pasado 12 de abril los padres, hijos, cónyuges o nietos que reciben una herencia o donación en Andalucía disfrutan de una bonificación fiscal del 99% en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Fue un compromiso electoral compartido por todas las formaciones de centro derecha que luego se pusieron de acuerdo para desalojar al PSOE y a Susana Díaz del Gobierno de Andalucía y ha sido una de las primeras medidas adoptadas por el nuevo Ejecutivo de coalición de PP y Ciudadanos encabezado por el popular Juanma Moreno, que ni siquiera esperó a aprobar los Presupuestos e introdujo la rebaja fiscal por decreto.

Los cálculos realizados entonces por la Consejería de Hacienda de la Junta de Andalucía apuntaron a una previsión de caída de la recaudación de 18 millones de euros en 2019 y de unos 42 millones entre 2019 y 2021. Los datos que preceptivamente la Junta de Andalucía tiene la obligación de remitir mes a mes al Ministerio de Hacienda para dar cuenta de la marcha de su ejecución presupuestaria -sistema habilitado en 2012 para evitar desviaciones excesivas del déficit- revelan que esas previsiones se pueden estar quedando cortas.

Con la foto completa hasta el mes de mayo resulta que Andalucía ha generado un volumen de ingresos por el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en lo que va de año de 123,27 millones, cuando el año pasado a estas mismas alturas esa recaudación era de 179,33 millones. Un saldo de 56 millones de euros menos (un 31% menos) sin modificación normativa alguna que lo justifique más allá de la expectativa de cambio legal alimentado desde finales del año pasado por el nuevo Gobierno de centro derecha que rige desde enero la Junta de Andalucía. Un impacto tres veces mayor del previsto por la Consejería de Hacienda.

Y ello teniendo en cuenta que la reforma de la ley no entró en vigor hasta el 12 de abril. Ya en enero, con la modificación normativa del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones solo en los discursos políticos, la recaudación del impuesto cayó cerca de un 30% respecto al ejercicio anterior, abriendo una brecha que no ha hecho otra cosa que ensancharse según ha ido avanzando el ejercicio (ver gráfico). 

De hecho, la entrada en vigor de la reforma del impuesto no ha servido para cambiar mucho ese panorama. Si en mayo de 2018 se recaudaron por este impuesto cerca de 36 millones de euros, este año la recaudación ha superado los 23 millones de euros, continuando con esa senda de un 30% menos de recaudación ya apuntada en enero.

"Es una demostración de que los anuncios sobre cambios en la normativa fiscal tienen consecuencias sobre el comportamiento de los contribuyentes", aseguran desde el Registro de Asesores Fiscales (Reaf). "Es muy posible que haya contribuyentes que hayan retrasado su declaración fiscal a la espera de que la ley cambie". La normativa del Impuesto de Sucesiones y Donaciones lo permite al proporcionar un mes de margen para declarar ante la Hacienda Públicas las donaciones recibidas y seis meses para ajustar cuentas con el Fisco por las herencias procedentes del fallecimiento de un familiar, la parte del león en términos recaudatorios de este impuesto 'dual'.

La propia Consejería de Hacienda admitió en su día la posibilidad de que la reforma legal aflorara operaciones que antes se realizaban bajo cuerda, trajera de vuelta a contribuyentes que decidieron desplazar su residencia a otras comunidades autónomas cercanas buscando un mejor trato fiscal o incluso alentara donaciones entra familiares, inhibidas hasta ahora por el tratamiento fiscal que recibían en el impuesto, aún tras la reforma adoptada por el Gobierno de Susana Díaz en 2018, que elevó a un millón de euros el umbral para declarar esas donaciones.

La previsión de la Junta de Andalucía es que el impuesto recaude en todo el ejercicio 266,5 millones de euros, un 6,5% menos que en 2018 y muy lejos de los 390 millones de euros que figuran como previsión de ingresos en los Presupuestos prorrogados de 2018, que constituyen la referencia a partir de la cual el Ministerio de Hacienda mide el cumplimiento de las previsiones de recaudación de la Junta de Andalucía. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios