Martes, 25.02.2020 - 07:42 h
Siempre que el acreedor no reclame

Deudas económicas pendientes: ¿cuándo prescriben y ya no se tienen que pagar?

El número de años necesario para que se extinga el derecho a cobrar depende del tipo de importe pendiente. La deuda hipotecaria es la más larga.

Billetes, dinero, euros, deuda
Deudas económicas pendientes, estos son los plazos para que puedan prescribir / JUNTA DE ANDALUCÍA

La actividad económica de cualquier persona implica endeudarse con otras personas o entidades, bien por la hipoteca, créditos al consumo o por cuestiones que repercuten importes muchos menores. En cualquier caso, se genera un deber sobre el prestamista, pero este deber, derecho de cobro para quien presta, no dura para siempre y transcurrido el plazo de prescripción no se podrá reclamar el pago de la deuda.

¿Cuál es el plazo para que se extinga la obligación de pago? La respuesta varía según a qué responda la deuda, importes como la hipoteca o los pagos a las Administraciones Públicas tienen un plazo de prescripción fijado, pero en caso de no estar estipulado el Código Civil lo regula. En concreto, este ordenamiento establece que las "acciones prescriben por el mero lapso del tiempo fijado por la ley", especificando que las "acciones personales que no tengan plazo especial prescriben a los cinco años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación". 

Las deudas generadas por un préstamo hipotecario son las que más tardan en prescribir. En concreto, se establece en 20 años desde el vencimiento que inicialmente se haya fijado en el préstamo. El resto de deudas contraídas con entidades financieras tienen un plazo de prescripción de 5 años. 

En el caso de deudas generadas por el impago del alquiler, ya sean de fincas urbanas o rústicas, la obligación de pago vence en el plazo que se estipule en el contrato, si no se acuerda nada, según establece el Código Civil, vencerán transcurridos cinco años, el mismo período necesario para la prescripción de las deudas generadas por el impago de pensiones alimenticias.

Las deudas contraídas con las Administraciones Públicas quedan reguladas en la Ley General Tributaria. Ya sea un importe pendiente con la Agencia Tributaria o con la Seguridad Social, así como las sanciones pendientes precisamente por el impago de alguna cuota, vencen transcurridos cuatro años. 

Requisitos para que prescriba la deuda

Pero no basta con que transcurra el plazo estipulado. Para que se produzca la prescripción de la deuda se deben dar dos situaciones. En primer lugar que el acreedor no haya ejercido ninguna acción extrajudicial ni judicial, por ejemplo al enviar una carta o requerimiento notarial que exija el pago. Esto implica, que en caso de reclamación por parte del acreedor el plazo para que prescriba la deuda se interrumpe.

Igualmente, para que se produzca la prescripción el deudor no podrá haber reconocido ni explícita ni implícitimente el importe pendiente de pago. Si se cumplen ambas condiciones, una vez transcurrido el tiempo específico según cada deuda, la obligación de pago caducará. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING