Díaz Ferrán culpa del cierre de Air Comet a la justicia, al gobierno argentino y a los bancos

  • El presidente de Air Comet da una rueda de prensa en la que reparte culpas y no asume ninguna responsabilidad por el cierre. Tampoco piensa renunciar a la presidencia de la CEOE, al menos, hasta que lo pidan los empresarios.
Ruth Ugalde
Ruth Ugalde

Compungido y con cara de circunstancias se ha presentado esta tarde, ante los medios de comunicación, el presidente de Air Comet y de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. Era la primera vez que salía públicamente a dar explicaciones sobre el cierre de la aerolínea, noticia que adelantó lainformacion.com el pasado lunes, y la ha aprovechado para repartir culpas y eludir responsabilidades en el descalabro de la aerolínea.

El alcance de sus críticas ha llegado, incluso, hasta los medios de comunicación, a quienes ha responsabilizado, indirectamente, de la caída del negocio de la aerolínea. "Vendíamos cada vez menos, porque los rumores sobre la situación de Air Comet estaban en los medios cada día", ha asegurado. Lejos de entonar el mea culpa sobre cualquier tipo de error en la gestión, el empresario ha aprovechado esta montaña de negativas noticias para afirmar que, ante semejante campaña de desprestigio, "probablemente, yo tampoco habría elegido esta compañía", como intentando justificar la caída de ventas de billetes.

Las dianas de sus dardos han sido, en primer lugar, el juez británico que sentenció el embargo de los aviones de Air Comet, por el impago de 25 millones de dólares (17 millones de euros) a la empresa de leasing de estas naves. "Me vi sorprendido de que un juez pudiera cerrar una compañía aérea deun viernes por la tarde a un lunes por la mañana. Ha sidodesproporcionado", ha señalado.De hecho, antes de tomar la decisión, Díaz-Ferrán consultó con eldespacho Uría & Menéndez y con Aviación Civil para contrastar que,efectivamente, esta decisión pudiera ser efectiva enEspaña, como finalmente se ha demostrado.

La falta de financiación también ha jugado un papel clave en el cierre de la aerolínea, ya que ha impedido seguir inyectando dinero a las empresa y facilitar ningún tipo de crédito a cualquier posible comprador. "Los créditos no llegan a las empresas, en general, y tampoco a Air Comet. La falta de liquidez es el gran problema de los empresarios", ha subrayado el presidente de la CEOE, convencido de que ha hecho todo lo posible para salvar la aerolínea.

Entre otros argumentos que ha utilizado en su defensa, Díaz-Ferrán ha hecho referencia a los 143 millones de euros que han inyectado otras empresas del Grupo Marsans, cabecera de Air Comet, a la aerolínea. De hecho, ha llegado a insinuar que la empresa habría podido seguir su rumbo si la justicia británica no hubiera embargado los aviones. "Air Comet se ha visto abocada al cierre por una sentencia de un juez desproporcionada", ha insistido.

No obstante, en la viabilidad del grupo jugaba un papel fundamental Arnold Leonora, dueño de Air Transport Group, tercer foco de sus críticas. El empresario holandés selló un acuerdo de compra hace un mes, con el compromiso de inyectar un primer pago de 2 millones de euros el pasado domingo, 20 de diciembre, y otro más, por importe de 8 millones, antes de concluir el mes. Sin embargo, el desembolso nunca llegó. Algo que no impide a Díaz-Ferrán especular sobre quién es el actual propietaria de la aerolínea, y por tanto, quién deberá enfrentarse al concurso de acreedores. De hecho, se refiere a Leonoroa como "el nuevo dueño que no ha cumplido con el primer pago" y limita su peso en la empresa al cargo de presidente.

Las deudas con la plantilla

El impago por parte del empresario holandés fue la puntilla para los trabajadores de Air Comet, quienes esperaban haber cobrado las seis nóminas atrasadas con las inyecciones de dinero de Leonora. Díaz-Ferrán firmó dos pagarés, con fecha 21 y 30 de diciembre, con los cuales pensaba saldar los sueldos pendientes. El primero, además, lo firmó con el respaldo de su garantía personal, compromiso que ahora le lleva a afirmar que "los empleados de la compañía cobrarán los pagarés de octubre y noviembre en los próximos días".

Éste pago, no obstante, sólo cubre a aquellos trabajadores que aceptaron esta fórmula de pago, no a aquellos que acordaron percibir su nómina por transferencia, y sólo hace frente al pagaré del 21 de diciembre, por tanto, la empresa continúa debiendo cuatro nóminas a los empleados, que se resolverán dentro del concurso de acreedores y, probablemente, muchos trabajadores tendrán que recurrir al Fogasa, según ha dejado entrever el presidente de la aerolínea.


El cuarto foco de las crítias de Díez Ferrán ha sidoel Gobiernoargentino, que le expropió Aerolíneas Argentinas y Austral, y contra quien ha interpuesto un pleito. "Si el Gobierno argentino hubiera cumplido con sus obligaciones, todo habría sido diferente". Aunque reconoce que esta nacionalización es un tema colateral, insiste en que ha influido, y mucho, en el devenir de Air Comet. "De ser una nacionalización, se convirtio en un expolio", ha asegurado, entre otros motivos, porque el Ejecutivo de Cristina Kirchner incumplió un compromiso de pagar 200 millones de dólares por la empresa, dinero que Díaz-Ferrán habría utilizado para reflotar Air Comet.

Frente a todas estas críticas, Díaz-Ferrán ha roto una lanza en favor del Ejecutivo de José Luís Rodríguez Zapatero y, en concreto, del Ministerio de Fomento, cuya labor alaba: "No tengo ninguna queja contra el Gobierno. Hace un año puso créditos ICO para las empresa española en general, pero no han funcionado adecuadamente", señala el empresario, que ha reconocido haber pedido créditos ICO sin ningún fruto.

A pesar de este trágico cierre, Díaz-Ferrán confía en la viabilidad del resto del Grupo Marsans. "Espero que no estén en peligro el resto de las empresas del grupo, pero en este momento hay en España miles de empresas en peligro", ha asegurado el empresario.

Seguirá presidiendo la CEOE

El escándalo que acompaña a Díaz-Ferrán en lo últimos tiempos no es óbice para que el empresario siga presidiendo la CEOE, cargo en el que piensa seguir mientras tenga el respaldo de los empresarios. "Son ellos quienes tienen que decidir y, mientras consideren que soy la persona adecuada, seguiré en el cargo".

Para respaldar su posición al frente de la patronal de empresario, Díaz-Ferrán ha recordado su amplia victoria en las elecciones del pasado mes de abril. Además, lasemana pasada puso su cargo a disposición del Comité Ejecutivo y laJunta Directiva de la patronal, si bien estos órganos de gobierno de lapatronal lo respaldaron."Mientras los empresarios estén agusto, yo no voy a dimitir", ha advertido.

Mostrar comentarios