Así funciona el descubierto bancario

¿Puede el banco dejar mi cuenta sin dinero sin permiso? Ojo a los intereses

Si el saldo de la cuenta es negativo dando lugar a los 'números rojos', la entidad podrá cobrar intereses de demora, comisión por descubierto y gastos por reclamar la deuda al cliente

Estar en 'números rojos' en la cuenta bancaria implica el pago de comisiones e intereses.
Estar en 'números rojos' en la cuenta bancaria implica el pago de comisiones e intereses.
Canva.

La economía española se ha visto duramente golpeada en los últimos meses y, en consecuencia, las finanzas personales de muchos ahorradores se están resintiendo. Reducción de ingresos, Expedientes Temporales de Regulación de Empleo (ERTES) o, incluso, despidos están provocando que las familias tengan que recurrir a sus ahorros para afrontar un año lleno de incertidumbres.

Sin embargo, en estos casos, conviene siempre estar alerta. Y es que si se retira todo el dinero de la cuenta bancaria, los clientes pueden acabar asumiendo comisiones innecesarias por encontrarse bajo lo que se conoce como “números rojos”. Pero, ¿es posible que el banco permita que el saldo de la cuenta bancaria se quede en negativo? La respuesta es afirmativa y, además esta situación, también conocida como descubierto bancario, puede resultar muy cara para los ahorradores.

¿Cuándo se puede producir un descubierto?

Los descubiertos bancarios se producen cuando una cuenta corriente entra en saldo negativo por haber gastado más dinero del que realmente se disponía. Estas situaciones se pueden generar en diferentes circunstancias como: cobros de recibos más altos a lo esperado, cargo de compras de las tarjetas de crédito, disposición de efectivo sin tener suficiente dinero en cuenta o imprevistos.

En estos casos, es la propia entidad la que afronta el pago, aunque este “crédito” no sale gratis, ya que los clientes deberán pagar la comisión por ese descubierto en la cuenta bancaria. Eso sí, la decisión de conceder o no ese descubierto es de la propia entidad, que, en caso de asumirlo, cobrará los intereses y la comisión correspondiente por tener el saldo negativo. Además, estará obligada a informar al cliente de todos los datos necesarios en los que explique las comisiones y gastos que este asume. No obstante, para evitar que se produzcan números rojos, el cliente siempre podrá dirigir un escrito al banco y pedir que no exista esa posibilidad en su cuenta.

¿Cuánto cuesta estar en números rojos?

Tener un saldo negativo en la cuenta bancaria puede salir muy caro si no se gestiona rápidamente. Aunque los costes de los descubiertos están limitados por ley, esto no implica que sean baratos. En concreto, los clientes deben asumir comisiones por varios conceptos: intereses deudores, que se calculan multiplicando el importe del saldo negativo por el número de días que dura el descubierto bancario y por el tipo de interés fijado por la entidad (en torno al 7,5%). Además de los intereses deudores, también hay que asumir la comisión por descubierto, que se obtiene al aplicar un porcentaje (el que aplica cada entidad) sobre el mayor de los números rojos del periodo de liquidación. Esta comisión suele tener un mínimo de unos 15 euros en prácticamente todas las entidades bancarias.

En cualquier caso, la aplicación de estas comisiones e intereses no podrá ser superior a 2,5 veces el interés legal del dinero, según apunta el Banco de España. Este interés se suele fijar cada año en los Presupuestos Generales del Estado y, puesto que todavía no se han aprobado los de 2020, siguen rigiendo los de 2019. De este modo, el interés legal del dinero se encuentra en el 3%, por lo que se traduciría en un coste máximo total del 7,5% TAE.

A todo ello habría que añadir la comisión por reclamación de posiciones deudoras, es decir, una cantidad que algunas entidades cobran por tener que reclamar el dinero a los clientes, que se suele situar entre los 30 y 35 euros aproximadamente.

Con todo, si durante 10 días se mantiene, por ejemplo, un saldo negativo de 50 euros, el cliente tendrá que pagar, como mínimo, en torno a 60,27 euros (un mínimo de 15 euros por la comisión de descubierto, unos 35 euros por la reclamación de la posición deudora y unos 10,27 euros por intereses de demora).

El colchón para evitar los números rojos

Ante situaciones económicas complicadas resulta difícil actuar y no retirar los ahorros de la cuenta bancaria cuando surgen imprevistos. Para evitar llegar a esta situación y no pagar comisiones e intereses conviene anticiparse. Algo que resulta imprescindible es tener un pequeño colchón de emergencias, que estará destinado única y exclusivamente a cubrir situaciones complicadas. Por lo general, los expertos recomiendan mantener ahorrada una cantidad que permita hacer frente a entre seis y doce meses de gastos fijos mensuales (es decir, que cubra alimentación, hipoteca, transporte, etc).

Además, para evitar los números rojos conviene analizar el producto que se contrata y sus condiciones, ya que cada entidad establece una comisión por descubierto. Asimismo, en la actualidad hay diferentes bancos que comercializan cuentas remuneradas, y que ofrecen una pequeña remuneración por mantener el dinero en la entidad, pudiendo llegar en algunos casos hasta el 5% cumpliendo condiciones. De este modo, depositando el dinero en la entidad, este puede generar intereses que nos hagan crecer nuestros ahorros. Aunque, eso sí, esta remuneración suele ser pequeña, por lo que, si se quieren rentabilizar los ahorros a largo plazo y hacer crecer el patrimonio, la mejor opción es optar por invertir una parte del dinero. Para ello, será necesario saber durante cuánto tiempo se quiere invertir, con qué objetivo y qué riesgo se está dispuesto a asumir, ya que existen diferentes alternativas para los ahorradores más tradicionales y también para los más arriesgados.

Mostrar comentarios