Domingo, 22.09.2019 - 06:10 h
¿Dónde viven los millonarios?

La mansión de 178 millones de Bill Gates: 24 baños, música en el agua y 6.000 m²

El fundador de Microsoft la bautizó como "Xanadu 2.0" y se ubica en la exclusiva zona de Medina, a las afueras de Seattle.

Fotografía de la mansión de Bill Gates en Medina.
 

Dice el refranero popular que "el rico nunca está satisfecho". Cuando los millones se acumulan sin cesar en la cuenta corriente, al millonario siempre se le ocurre algo nuevo que comprar o construir: coches, casas, barcos... Todo lujo está a su alcance y en esa vida de abundancia las residencias principales de los magnates no defraudan. Para ejemplo, la mansión de Bill Gates, el segundo hombre más rico del mundo con una fortuna de 80.000 millones de euros según 'Forbes'.

Ubicada en Medina, zona a las afueras de Seattle en la que se asientan otros líderes de la tecnología como Jeff Bezos, la propiedad está valorada en la actualidad en 178 millones de dólares y cuenta con detalles que combinan lujo y tecnología.

Denominada "Xanadu 2.0" por Gates en honor a la mansión ficticia de Charles Foster Kane en la película 'Ciudadano Kane', la vivienda tardó en construirse siete años y tuvo un coste de 60 millones de dólares, a los que hubo que añadir otros 14 ya que el fundador de Microsoft compró varias casas de los alrededores para tener todavía más privacidad.

La mansión mira al Lago Washington en una parcela de 6.100 metros cuadrados y todos sus espacios son enormes: de las siete habitaciones, pasando por los 24 baños al gimnasio. A Gates y a su familia les gusta el deporte dado que la sala de ejercicios ocupa 232 metros cuadrados.

En el comedor hay sillas para al menos 200 personas y tras disfrutar de la comida los huéspedes pueden hacer uso de instalaciones de ocio nada convencionales.

Fotografía de la mansión de Bill Gates en Medina.
La mansión de Bill Gates en Medina. / Wikimedia Commons.

Para los más jóvenes Gates ha dispuesto una sala solo con camas elásticas, una piscina de dimensiones olímpicas que cuenta con un sistema de música submarino (sí, se escucha la música bajo el agua) y multitud de espacios verdes para practicar deporte o simplemente aprovechar el aire libre. Surcar el lago también estará al alcance en el embarcadero privado con barcos y canoas.

La tecnología se adapta a la persona

La residencia de la persona que fundó Microsoft junto a Paul Allen en 1975 estaba destinada a ser un ejemplo tecnológico. Cuando un invitado entra en la mansión recibe un pequeño dispositivo que interactúa con los sensores instalados en cada estancia.

En función de las preferencias del individuo, la temperatura, la música y la iluminación cambian. Todo esto sucede cada vez que la persona se mueve, de forma que si está escuchando una determinada música en el salón, esa misma melodía le 'perseguirá' al baño o a cualquier otro sitio al que se desplace.

La firma de arquitectura encargada del diseño, Bohlin Cywinski Jackson, atendió a las peticiones de Gates de 'incrustar' la casa en la naturaleza, permitiendo el ahorro energético siempre que sea posible.

Dentro de sus muros se encuentran enormes librerías. Gates es un fanático de la lectura (asegura leer 50 libros de media al año) y en una de sus librerías ha instalado una puerta secreta que al abrirse da lugar a un bar, según informa 'Seattle Curbed'.

Finalmente, en el exterior el bueno de Gates pidió la creación de un arroyo artificial que desemboca en el lago y que está repleto de salmones y truchas. Una casa de ensueño, sin duda alguna.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios