Martes, 23.04.2019 - 16:59 h
Clausurarlas dispararía la contaminación

Ecologistas y científicos piden a Ribera que reconsidere el cierre de las nucleares

Reemplazar el parque nuclear por carbón o gas natural generaría emisiones extra equivalentes a las que producen 14,5 millones de automóviles nuevos.

Medio Ambiente da el visto bueno a la construcción de un almacén de residuos nucleares en Ascó
Eliminar las nucleares dispararía la contaminación e incrementaría el recibo de la luz. / Efe

Un conjunto de ecologistas, protectores del medio ambiente y científicos climatológicos han expresado su preocupación al Gobierno por incluir en su hoja de ruta el cierre de las centrales nucleares, algo que, según ellos, provocaría un aumento de las emisiones y gases contaminantes, además de un aumento en el precio del coste de la electricidad en España.

Así lo han indicado en una carta remitida, entre otros, al Ministerio de Transición Ecológica hasta 20 profesionales internacionales del área de medio ambiente, entre los que se encuentra el ganador del premio Pulitzer y autor de 'Renovación nuclear' y 'La fabricación de la bomba atómica', Richard Rhodes.

A pesar de "alabar" el compromiso de España con la lucha del cambio climático, un país que, para ellos, "ha estado a la vanguardia de la producción de tecnologías de energía con bajas emisiones de carbono", los expertos culpan a la moratoria nuclear promulgada en 1983 por detener la creación de energía nuclear "en una cantidad suficiente como para reemplazar todo el carbón que ahora se quema para crear electricidad".

Algo similar produjo, a su juicio, el cierre de la central de Santa María de Garoña. Los combustibles fósiles utilizados para reemplazar la energía de esta central generarán alrededor de dos millones de toneladas de emisiones de carbono a la atmósfera cada año, el carbono equivalente a casi un millón de automóviles nuevos en las carreteras de España.

Los firmantes de la carta también contradicen al anterior ministro de Energía, Álvaro Nadal, quien afirmó que el cierre de Garoña no tendría ningún efecto en la red eléctrica del país y, sin embargo, según ellos "esta clausura elimina la energía limpia que podría haber alimentado a 1,8 millones de vehículos eléctricos"

De igual forma, la promesa de la nueva ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, de cerrar todas las centrales nucleares restantes en el país, "aumentará la producción de energía por combustibles fósiles y, con ello, la contaminación, debido a los factores de baja capacidad y a la intermitencia de la energía solar y eólica", señala la carta.

Aumento equivalente a 14,5 millones de coches

En caso de reemplazarse toda la electricidad proveniente actualmente del parque nuclear en España con la procedente de centrales de carbón y de gas natural, los expertos han cifrado en 32 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) el posible aumento de las emisiones, lo que equivale a añadir 14,5 millones de automóviles nuevos a las carreteras españolas.

Este incremento en las emisiones haría más difícil cumplir los objetivos establecidos por Europa, además de desencadenar un aumento de los precios de la electricidad, a medida que se vayan cerrando las centrales nucleares.

La carta pone como ejemplo lo ocurrido en Alemania, donde se gastaron el año pasado 24.300 millones de euros por encima del precio de mercado por sus tarifas de introducción de energía renovable tras el cierre de sus centrales nucleares. "España puede aprender del error de Alemania y mantener sus centrales nucleares operativas", instan los expertos.

Por todas estas razones, los ecologistas y científicos firmantes afirman que "el siguiente paso para combatir el cambio climático y mejorar la calidad del aire es aumentar la electricidad limpia procedente de fuentes no fósiles y reducir de manera masiva los combustibles fósiles utilizados", de donde procede actualmente más del 40% de la electricidad generada en España.

La carta ha sido remitida al Gobierno, Ministerios, Consejerías, Instituciones y Asociaciones y firmada por: Michael Shellenberger, presidente de 'Environmental Progress' y 'Héroe del Medio Ambiente' por Time; James Hansen, de la Universidad de Columbia; Kerry Emanuel, de la Universidad de Massachusetts; Steven Pinker, de Harvard; Richard Rhodes; Gwyneth Cravens, autora de 'Energías para salvar el mundo'; John Lavine, de la Universidad de Northwestern; Joe Lassiter, de Harvard; Mark Lynas, autor de 'Las especies de Dios'.

Y también por: Erle C.Ellis, de la Universidad de Maryland; Steve Kirsch, consejero delegado de Token; Martin Lewis, de la Universidad de Stanford; Michelle Marvier, de la Universidad de Santa Clara; Norris McDonald, presidente de 'Esperanza Medioambiental y Justicia'; Kirsty Gogan, directora ejecutiva de 'Energy for Humanity'; Alan Medsker, coordinador de 'Environmental Progress'; Richar Muller, de la Universidad de California Berkeley; Tom Wigley, del Centro Nacional para la Investigación Atomosférica; y David W.Lea, de la Universidad de California Santa Bárbara.

Ahora en Portada 

Comentarios