Domingo, 19.01.2020 - 17:36 h
Foro de La Información con Naturgy

La economía circular necesita apoyo para despegar y crear más nichos de negocio

La digitalización de la sociedad es una gran oportunidad para generar unas ciudades inteligentes y un mundo rural conectados, limpios y sostenibles.

Foro de La Información con Naturgy, 'La Economía Circular'.
La Información Naturgy,
'La Economía Circular'. 

La economía circular está cambiando las reglas de juego de la producción y del consumo. La aplicación de sus principios básicos a todos los quehaceres cotidianos de las personas y las empresas, para reciclar y aprovechar al máximo los recursos de que disponemos y salvaguardar la sostenibilidad y el medio ambiente, es algo imprescindible que exige un gran cambio cultural, que ya se ha iniciado, pero que necesita un impulso grande de la Administración y una toma de conciencia de toda la sociedad. 

Esa es una de las conclusiones del reciente Foro sobre 'La Economía Circular en España', patrocinado por Naturgy y organizado por La Información, con una mesa redonda en la que participaron Nieves Cifuentes, responsable corporativa de medio ambiente y sostenibilidad en Naturgy; José Vicente López, doctor ingeniero de montes y especialista de economía circular en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM); Qi Kai Sheng, responsable de sostenibilidad de Ikea España; Miguel Ángel González San Román, director de infraestructuras conectadas, ciudades y productos de Indra Minsait y miembro de la comisión de la economía circular de la Cámara de Comercio de España; y Adelaida Sacristán, directora de estudios y gestión del conocimiento de Cotec.

Todos los ponentes señalaron la necesidad de sacar ahora a la economía circular del estancamiento en que ha caído, porque es algo que ha venido para quedarse y marcar las pautas a ciudadanos, empresas y poderes públicos, sobre todo en el ámbito local, que es el que está más cerca del día a día de las familias y el reciclaje de sus residuos. Además, explicaron cómo la digitalización de la sociedad y la empresa a todos los niveles y los nuevos nichos de negocio que se abren al aplicar estrategias de economía circular, son una gran oportunidad ahora para romper esa parálisis y generar unas ciudades inteligentes y un mundo rural interconectados, limpios y sostenibles donde quepamos todos.

Un cambio de mentalidad necesario

Nieves Cifuentes, de Naturgy, explicó que “hasta el momento las empresas han trabajado como compartimentos estancos”, pero a partir de ahora “tienen que cambiar su mentalidad para impulsar la economía circular, colaborando con otras compañías y con las administraciones públicas en la creación de cadenas de valor ampliadas”. Además, han de pensar en “las nuevas posibilidades y modelos de negocio” que se pueden generar con ello. 

Nieves Cifuentes durante el foro 'La Economía Circular'.
Nieves Cifuentes, Naturgy. 

Según esta experta, la economía circular contribuye a luchar contra problemas como el cambio climático, la extinción de especies o la pérdida de biodiversidad, pero también sirve para potenciar alternativas como el ecodiseño, la prolongación de la vida útil de cualquier aparato, el uso compartido de elementos como el coche, la reutilización y el reciclaje, o la simbiosis industrial. “En realidad, muchas de estas cosas no son nuevas,  ya las hacían nuestros abuelos”.

La economía circular es uno de los pilares de la estrategia ambiental de Naturgy, que la aplica en tres ámbitos. En primer lugar, las energías renovables. “Ahora mismo, estamos haciendo la mayor inversión de la historia en incremento de generación de renovables eléctricas, duplicando nuestra capacidad y construyendo casi 1.000 megavatios en España”. El segundo ámbito es la eficiencia energética y la ecoeficiencia en nuestros clientes e instalaciones. “Hemos reducido desde 2012 un 26% las emisiones de gases de efecto invernadero, hemos bajado un 76% la generación de residuos no peligrosos y hoy día el 88% de residuos no peligrosos lo estamos revalorizando”. Y el tercero el gas renovable, “que se produce a partir de excedentes de electricidad renovable o residuos orgánicos. Este biomentano, que es un combustible equivalente al gas natural convencional pero neutro en emisiones de CO2, ayuda a generar actividad económica en el medio rural”.

Crecimiento y consumo

Adelaida Sacristán recordó que el primer informe que publicó Cotec en 2017 mostraba una evolución muy positiva del indicador de la productividad de los recursos en España, pero en el último estudio, publicado recientemente, esta tendencia positiva se ha frenado bruscamente debido a que la recuperación económica ha llevado a una reactivación del consumo. “El problema es que existe un acoplamiento entre crecimiento económico y aumento en el consumo de recursos, y esto es lo que la economía circular debería conseguir separar”.

Sacristán constató que en los últimos años se ha producido una mejora sustancial en la participación de la ciudadanía en la economía circular. “Según una encuesta que realizamos, hace dos años una de cada diez personas afirmaba estar familiarizadas con el concepto de economía circular, mientras que ahora lo está una de cada tres”. Por otra parte, puso en valor el papel de la Administración Pública como coordinadora del cambio en el sistema de producción y consumo; y aseguró que es necesario que todos los agentes se pongan de acuerdo y colaboren. Entre las actuaciones de impulso a llevar a cabo en este sentido, se refirió a “la compra publica verde, una adecuada legislación, incentivos fiscales e IVA reducido para ciertos activos reparados o reciclados, etc.”.

Adelaida Sacristán durante el foro 'La Economía Circular'.
Adelaida Sacristán, Cotec.

A juicio de José Vicente López, de la UPM, existen tres niveles en la economía circular: el sector productivo, el de servicios y el de las administraciones públicas. “Los tres funcionan de manera descoordinada y se les está olvidando poner en el centro al ciudadano, que sufre una falta de información de qué es y para qué sirve este tema, por lo que es fundamental potenciar la educación y la formación”. Por otra parte, afirmó que, entre los sectores económicos a los que más oportunidades ofrece este cambio en la producción y el consumo, se encuentra el energético, que cuenta con una gran capacidad de innovación en el campo de las energías renovables. El potencial de recorrido en este sentido es grande ya que, según López, “solo el 40% de la energía que se producía en España en 2018 era renovable”.

José Vicente López durante el foro 'La Economía Circular'.
José Vicente López, UPM.

Gestión de residuos

Por otra parte, el profesor afirmó que las administraciones públicas deben “provocar la compra publica verde inmediatamente”, aunque reconoció que la actual Ley de Contratos supone una traba para ello. Además, instó a los ayuntamientos a poner las pautas para que los ciudadanos cambien sus comportamientos y comiencen a tomar medidas como la reducción del consumo o la reutilización de productos. En cuanto a la gestión de los residuos, afirmó que “existe una falta de eficiencia muy importante, debido a la falta de financiación, y la mayoría de ellos terminan en vertederos”.

Precisamente, Qi Kai Sheng explicó los problemas con los que se encuentra Ikea en muchos lugares para encontrar una solución de gestión local para sus residuos. “Nosotros conseguimos separar el 100% de los materiales, pero luego no encontramos ningún tipo de tratamiento que los recicle”. En este punto, mostró la disposición de su compañía a buscar soluciones conjuntas con las administraciones públicas. Sheng indicó que la Unión Europea ha dado ya el pistoletazo de salida a la economía circular y sabe hacia dónde quiere ir. Pero añadió que “ahora falta un plan de acción, un marco común y unas plataformas de colaboración” para desarrollarla. Dijo, además, que la misión de las administraciones y empresas es ponérselo fácil a los consumidores para que éstos apuesten también por la economía circular. “No puede ser, por ejemplo, que reparar un producto sea más caro que comprar uno nuevo”.

Qi Kai Sheng durante el foro 'La Economía Circular'.
Qi Kai Sheng, IKEA.

En relación a la economía circular, Ikea trabaja en tres ámbitos: la utilización de materiales renovables y con múltiple funcionalidad; el ahorro de recursos (en 2018 recicló el 80% de los residuos producidos en las tiendas); y la ayuda a los consumidores (el año pasado envío 700.000 pedidos de tornillería a sus clientes para reparar muebles).

Miguel Ángel González, de Indra Minsait y Cámara de Comercio de España, mostró su convicción de que tanto administraciones como empresas están concienciadas con la economía circular. “Existe un apoyo regulatorio que tiene a la economía verde como una prioridad; y las empresas también están incorporándola porque la consideran fundamental, porque sus consumidores lo demandan y porque sirve para atraer nuevo talento a las compañías”.

Además, apuntó la importancia de generar información para potenciar este ámbito, un objetivo en el que la digitalización juega un papel decisivo. En este sentido, “nosotros, junto a Ecoembes, estamos creando una plataforma, que desplegaremos el próximo año, para recoger y comparar una gran cantidad de datos empíricos que permitan ofrecer una visión más concreta y sobre los que se pueda elaborar un plan y una metodología de actuación”. A juicio del experto de Indra Minsait, existen numerosos nichos de negocio en el tratamiento de los datos sobre la economía circular, en múltiples sectores, que pueden dar lugar a la formación de nuevas empresas y proyectos de emprendedores, que están poco apoyados por la Administración todavía. 

Miguel Ángel González durante el foro 'La Economía Circular'.
Miguel Ángel González,
 Indra Minsait.

Según González, es necesario contextualizar y personalizar la información que damos a los ciudadanos para conseguir cambiar sus hábitos. “Por ejemplo, los datos que captamos en la zona de servicio de un contenedor nos permiten conocer si se trata de una población joven o envejecida, su nivel de renta y de estudios, etc.; y, a raíz de todas esas variables, podemos realizar una comunicación con los ciudadanos mucho más selectiva y eficaz”.

Smart cities y entornos rurales

La economía circular no tiene barreras, según los expertos participantes en el foro. Puede llegar tanto a las ciudades inteligentes como a los entornos rurales e, incluso, servir de acicate para reactivar los lugares más despoblados de España. Según aseguró Adelaida Sacristán, “las 'smart cities' constituyen un buen marco para desarrollar este nuevo tipo de economía, que es más fácil de gestionar en niveles locales; pero ésta también puede trasladarse al entorno rural con la ayuda de las tecnologías digitales”. En este punto, José Vicente López destacó la importancia de “potenciar la agricultura ecológica” y de “cooperativizar” la producción para repoblar las zonas rurales.

Nieves Cifuentes aseguró que Naturgy está muy implicada en las 'smart cities', tanto en el ámbito de la energía como en el de la movilidad. “En movilidad debería haber una transición a gas muy rápida en los camiones pesados y de basura; a lo que se suma la introducción del vehículo eléctrico, que mejora la calidad del aire y disminuye el ruido”.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING