Directivos aragoneses temen que los factores externos cambien la tendencia de buenos resultados

Directivos aragoneses temen que los factores externos cambien la tendencia de buenos resultados

Los directivos aragoneses temen que los factores externos cambien la tendencia de buenos resultados. Así se desprende del Indicador de Opinión de ADEA del segundo semestre de 2016 que se ha dado a conocer este viernes, 27 de enero, en una rueda de prensa celebrada en Zaragoza.

La Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón realiza, desde 2010, un indicador semestral en el que pulsan la opinión de directivos aragoneses de distintos sectores sobre la situación de sus empresas y de la economía regional, nacional e internacional. En esta ocasión, la encuesta la han realizado 278 personas.

Los directivos temen que en el primer semestre de 2017, tras varios con estimaciones de crecimiento, las cosas empeoren debido a los "nubarrones" externos. Aseguran que los bajos tipos de interés y el precio reducido del barril de petróleo ya han modificado la tendencia.

Además, alertan del nuevo escenario que se abre en Estados Unidos, con la llegada de Donald Trump a la presidencia y sus posibles alianzas con Rusia y otras potencias, lo que podría modificar el marco de relaciones comerciales en Europa.

El presidente de ADEA, Salvador Arenere, acompañado por el secretario general de la Asociación, José Guillén, ha hablado de la percepción de inestabilidad que tienen los directivos también sobre la situación política dentro de España.

"La inestabilidad política en nuestro país y de un gobierno en minoría ofrece dificultades para el cumplimiento del déficit y la financiación de la excesiva deuda de nuestro país", ha explicado Arenere como una de las conclusiones del Indicador ADEA.

Sobre los presupuestos de las distintas administraciones públicas, ha opinado que tanto el que no se aprueben y deban prorrogarse, como el hecho de que no se ejecuten al cien por cien afecta en la economía. No poder adaptar las cuentas a las nuevas necesidades del ejercicio en curso o no realizar las inversiones presupuestadas afecta a los empresarios y a los trabajadores.

Arenere ha incidido en que los presupuestos también generan inversión y, con ella, empleo. Ha destacado que aunque, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del último trimestre de 2016, publicados este jueves, la situación ha mejorado pero todavía hay más de 70.000 aragoneses sin trabajo.

FINANCIACIÓN

El Indicador de Opinión de ADEA muestra que los directivos han dejado atrás la preocupación por conseguir financiación que tenían hace pocos años. "Fue un gran problema con el estallido de la crisis económica, pero ya va a quedar en el pasado", ha dicho Salvador Arenere.

En concreto, sólo el 1,5 por ciento de los encuestados creen que las facilidades para obtener financiación van a empeorar esta primera mitad de 2017, una cifra "poco significativa", ha reconocido.

Desde diciembre de 2013, los directivos que han participado en el Indicador de ADEA han mantenido la mayor parte de las respuestas entre mejora y estable, por lo que apuntan a que ya no se percibe una importante dificultad a la hora de financiarse.

Respecto a la situación de la plantilla, el 57,8 por ciento de los directivos preguntados afirman que permanecerá estable durante los meses de enero y junio de 2017, el 41,1 por ciento que mejorará y tan sólo un 1,1 que empeorará.

Durante el segundo semestre de 2016, un 57,9 por ciento de estos ejecutivos aseguran que sus ventas han mejorado, un 36,8 que han permanecido estables y un 5,3 que han empeorado.

No obstante, en sus previsiones para los primeros seis meses de 2017 las ventan empeoran para el 7,1 por ciento, permanecen estables para el 43,5 y mejoran para el 49,4.

EXPORTACIONES E IMPORTACIONES

Los directivos se muestran más confiados en las exportaciones frente a las importaciones. El 58,8 por ciento han mejorado sus ventas en el exterior en el último semestre del año, frente al 17,6 que afirman que han mejorado dentro del país.

El mayor cambio se produce respecto a la estabilidad, que señalan haberla mantenido en el mercado nacional el 76,5 por ciento mientras que en el internacional el 35,3 por ciento. El 5,9 por ciento restante apuntan que han empeorado las importaciones o las exportaciones.

Sobre las previsiones para las ventas de los primeros seis meses de 2017 no hay cambios, las variaciones porcentuales son mínimas, por lo que los directivos consideran que su situación al respecto prácticamente va a mantenerse. Aunque sí que son un poco más optimistas con la estabilidad de las exportaciones y pesimistas con las importaciones.

Teniendo en cuenta el histórico del Indicador, las ventas del mercado interior se mantienen en los tramos más altos de las opiniones de estabilidad o mejora. Igualmente, mantienen la fortaleza de la Balanza Comercial, sobre todo gracias a las exportaciones.

EVOLUCIÓN DE LA ECONOMÍA DE ARAGÓN

En el Indicador de Opinión de ADEA, los directivos también analizan la situación y la evolución de la economía en Aragón.

El 63,4 por ciento de los encuestados creen que ha mejorado durante el último semestre del 2016, el 59,4 por ciento creen que seguirá en este camino durante la primera mitad del año.

Así, sólo el 5 por ciento creen que ha empeorado a final de 2016 y el 6,4 por ciento que empeorará. El porcentaje que consideran que la economía está estable y seguirá así es del 31,7 y del 34,2 por ciento, respectivamente.

Arenere han destacado la preocupación por la evolución del Índice de Producción Industrial en Aragón, al resaltar que en 2014 estaba 3,6 puntos por encima del de España y este 2016 está cinco puntos por debajo.

OBSERVACIONES DE LOS DIRECTIVOS

El Indicador también recoge algunas observaciones de sus directivos, dado que les permite poner sus principales preocupaciones por escrito.

De esta forma, los participantes en la encuesta han mostrado sus preocupaciones por el descenso de la actividad fuera de Aragón y por la inestabilidad económica.

"Estamos pendientes de analizar las subidas de impuestos locales y estatales y de la seguridad social y su impacto en la cuenta de resultados, que probablemente van a frenar nuevas inversiones que no alcancen el punto de retorno esperado".

"Atención al impacto que la presidencia de Trump puede tener en el sector de la automoción; Ford cancela una inversión de 1,600 millones en Méjico, ¿y Europa?", se ha preguntado un directivo.

También han hablado de brotes de crecimiento esporádicos y poco firmes. "Nuestra Comunidad parece mostrar un cierto despertar en los últimos tiempos apoyando principalmente en la estabilidad de la automoción. Sectores como la logística, la tecnología o el turismo lideran el repunto dentro del tejido industrial y económico de Aragón".

Ahora en portada

Comentarios