ESPAÑA HA DESTINADO EL 8,5% DE SU PIB A AYUDAS A LA BANCA DESDE EL COMIENZO DE LA CRISIS

- La CNMC espera que "a corto o medio plazo" se recuperen más de un 9% de las ayudas otorgadas por el FROB. España ha destinado el 8,5% de su PIB a ayudas a la banca desde el inicio de la crisis y hasta 2014, según un informe hecho público este viernes por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).
Durante estos años, el Gobierno procedió a la puesta en marcha de medidas de recapitalización y rescate y protección de activos deteriorados.
En este sentido, la CNMC explica que, en relación con estas medidas, su presencia en el conjunto de la UE en 2014 es "prácticamente anecdótica".
Así, en 2014 las medidas de recapitalización y rescate o protección de activos deteriorados no llegan al 0,1% del PIB de la UE, mientras que en España no se concedieron ese año nuevas ayudas.
De este modo, España ocupa el séptimo lugar, por detrás de Irlanda (34,86%), Chipre (17,53%), Grecia (16,88%), Bélgica (12,04%), Eslovenia (10,11%) y Portugal (8,86%), en cuanto al volumen de PIB dedicado entre 2008 y 2014 a apoyo a la banca.
Por detrás de España aparecen Reino Unido (7,36%), Luxemburgo (6,91%) y Alemania (5,63%). Por su parte, los países que menos porcentaje de su PIB dedicaron a la banca fueron Dinamarca (4,6%), Holanda (4,38%), Austria (4,23%) y Letonia (3,91%).
Por su parte, la media de los países de la UE se situó entre los años 2008 y 2014 en el 4,94%, lo que supone unos 642.000 millones de euros.
AYUDAS A LA RECAPITALIZACIÓN
Por lo que se refiere a la evolución de las ayudas de recapitalización y rescate, a nivel agregado, se han mantenido en niveles relativamente bajos y mayores al inicio de la crisis -el máximo, de 1,41%, se alcanza en 2009-. Los países del centro y norte de Europa acometieron los procesos de reestructuración de las entidades financieras al inicio de la crisis, por lo que concentran en los primeros años el mayor volumen de intervención.
El año 2010 estuvo marcado por la crisis de Irlanda, su intento de solución mediante la emisión de garantías estatales en gran volumen primero, y la aceptación posterior de que era necesaria una recapitalización y un saneamiento extensivo de los balances de
sus instituciones crediticias. En 2012 se adoptan las ayudas en Grecia, Chipre, España, Portugal y Bélgica- y en 2013 destaca Eslovenia con la recapitalización de su sistema financiero.
Desde el punto de vista de la evolución del crédito a la economía real, los efectos de las ayudas resultan "menos evidentes". Así, continuó en 2014 la contracción crediticia, presente desde el inicio de la crisis financiera con tasas interanuales de evolución del crédito negativas. "Dicha contracción está relacionada con el necesario desapalancamiento de empresas y hogares, que partían de niveles de endeudamiento muy elevados al comienzo de la crisis, pero también con la propia situación interna de algunas entidades que, en determinados momentos, no se encontraban en condiciones de satisfacer la demanda solvente de crédito", apunta el informe de la CNMC sobre ayudas públicas.
RECUPERAR AYUDAS
En cuanto al grado de recuperación de las ayudas públicas otorgadas durante la crisis, la CNMC recuerda que el Banco de España ha cifrado esta cantidad de ayudas de capital en 2.686 millones de euros.
Las ayudas de capital han sido otorgadas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) con financiación pública y por el Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito, financiado por las entidades financieras.
Si se comparan los importes recuperados con el total de las ayudas de capital (FROB y Fondo de Garantía de Depósitos) y con las ayudas de capital otorgadas exclusivamente por el FROB, a día de hoy se han recuperado cantidades que suponen un 4,4% de la ayuda de capital total y un 5% de las ayudas otorgadas por el FROB.
"Esta cantidad se elevará previsiblemente a corto o medio plazo a más de un 9% de las ayudas otorgadas por el FROB", explica la CNMC.
Por otro lado, el proceso de venta de las participaciones públicas en las entidades financieras aún no ha finalizado, por lo que a los importes indicados se sumarán en su momento los resultados de la desinversión en BMN y Bankia.
"De lo obtenido de la venta de ambas entidades dependerá en buena medida el grado de recuperación finalmente obtenido", recuerda la CNMC.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios