Junta transfiere 114,6 millones a IDEA para poner en marcha nuevas ayudas al desarrollo industrial y la I+D+I

Los programas, dotados con 229 millones hasta 2020, se convocan este verano e incrementan coberturas y tipos de proyectos y beneficiarios

El Consejo de Gobierno ha autorizado transferir a la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) un total de 114,68 millones de euros con destino a los nuevos programas de incentivos al desarrollo industrial y a la I+D+i empresarial, cuyas convocatorias se abrirán este verano. La cantidad forma parte de los 229 millones que componen la dotación total prevista hasta 2020 de esta iniciativa, a cargo de IDEA en su calidad de organismo intermedio de gestión del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Los programas para los próximos cuatro años sustituirán al vigente desde 2015 para las dos materias. El dedicado a desarrollo industrial contará con una dotación de 145 millones y el de I+D+i, 84 millones. Ambos se incluyen en la Estrategia Industrial de Andalucía 2020, que tiene entre sus objetivos recuperar los niveles de empleo en el sector previos a la crisis, hasta volver a superar los 533.000 ocupados; elevar el peso de esta actividad hasta el 18 por ciento del Valor Añadido Bruto (3,12 puntos más), y movilizar una inversión total pública y privada de más de 8.000 millones.

Entre las principales novedades, destacan en ambos casos la ampliación del tipo de proyectos y de beneficiarios subvencionables; el incremento de las coberturas sobre los costes totales; la especial ponderación de la creación y mantenimiento del empleo; la simplificación de los procesos de valoración y solicitud, y la introducción de la concurrencia competitiva para algunas ayudas en el ámbito de la innovación y la investigación. Asimismo, se incorporan cuatro nuevas líneas de apoyo para servicios avanzados industriales, transformación digital de las pymes, fomento de la I+D+i internacional e iniciativas empresariales colaborativas y estratégicas.

La primera de las convocatorias, dotada con 145 millones bajo la denominación de Programa de Incentivos para el Desarrollo Industrial, la Mejora de la Competitividad, la Transformación Digital y la Creación de Empleo, se dirige tanto a empresas y trabajadores autónomos con establecimiento operativo en Andalucía como, en algunos tipos de proyectos, a asociaciones y fundaciones empresariales.

Estas ayudas, de carácter directo y no reintegrable, priorizan las iniciativas empresariales localizadas en espacios de innovación, las procedentes de la economía social y las promovidas por jóvenes, mujeres, parados de más de 45 años y doctores y egresados que regresan del extranjero.

También se da preferencia a los ocho ámbitos de especialización definidos por la Estrategia Industrial de Andalucía 2020 y la Estrategia de Innovación de Andalucía 2020 (RIS3 Andalucía): movilidad y logística; industria avanzada vinculada al transporte; aprovechamiento sostenible de los recursos; turismo, cultura y ocio; salud y bienestar social; agroindustria y alimentación saludables; economía digital, y eficiencia energética y aprovechamiento de fuentes renovables.

Dependiendo del tipo de proyectos y con una mayor intensidad para los de las pymes, cubren entre el 15 y el 50 por ciento del coste total y pueden alcanzar hasta el 70 por ciento si se cumplen exigencias adicionales relativas a las citadas prioridades y a la generación de empleo indefinido, el grado de innovación, la utilización de media-alta tecnología y la creación de 'spin-off'.

NUEVOS INCENTIVOS PARA PYMES

Respecto al anterior marco de apoyo desarrollado desde 2015, se abren dos nuevas líneas de ayudas (transformación digital de las pymes y servicios avanzados empresariales), que se sumarán a las tres ya operativas para creación de actividad económica, mejora de la competitividad y proyectos generadores de empleo.

Los incentivos a la trasformación digital se destinarán a respaldar los proyectos contratados por pymes para mejorar la productividad y la competitividad con la incorporación de nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Cubrirán hasta el 50 por ciento del coste total, con un tope de 75.000 euros.

Por su parte, la línea de apoyo a servicios avanzados incluye ámbitos como gestión empresarial, diagnósticos, planes estratégicos, diseño, certificación, calidad, medio ambiente o prevención de riesgos laborales. Se incentivan proyectos con un mínimo de 6.000 euros de presupuesto en el caso de empresas y de 10.000 para los promovidos por asociaciones o fundaciones de carácter empresarial.

Las tres líneas restantes se mantienen, a grandes rasgos, como en ediciones anteriores. La primera de ellas, para creación de actividad económica, distingue entre proyectos de emprendedores (sociedades en constitución o de menos de dos años de trayectoria, con inversiones mínimas exigibles de 10.000 euros); pequeñas empresas (antigüedad de hasta cinco años y al menos 30.000 euros de presupuesto); medianas empresas con nuevo establecimiento (para iniciativas de más de 50.000 euros), y grandes empresas industriales con nuevo establecimiento, a las que se exigen inversiones mínimas de un millón de euros y la creación de más de cinco empleos indefinidos.

Por su parte, la línea de mejora de la competitividad respalda principalmente la dotación de bienes de equipo con un gasto inicial superior a 30.000 euros. En el caso de las grandes empresas industriales esta cifra se eleva también al millón de euros y se exige, además, la creación de al menos cinco puestos de trabajo indefinidos.

El último de los cinco grupos de incentivos se dirige a los proyectos promovidos por pymes y que generan al menos un puesto de trabajo indefinido por cada 20.000 euros de inversión, con un mínimo de 40.000.

AYUDAS A LA I+D+I

Respecto al nuevo Programa de Incentivos para la Promoción de la Investigación Industrial, el Desarrollo Experimental y la Innovación Empresarial, su convocatoria estará dotada con 84 millones de euros hasta 2020 y respaldará proyectos tanto de empresas de todos los sectores como, en algunas tipologías, de centros públicos y privados de investigación. De igual modo, sus prioridades estarán en línea con las fijadas por RIS3 Andalucía.

La convocatoria incluye tres líneas. Dos de ellas son de nueva creación (Fomento de la I+D+i Internacional y Liderazgo en Innovación Abierta, Estratégica y Singular) y se suman a la ya desarrollada desde 2015 en el marco del anterior programa (Apoyo a la I+D+i Empresarial).

El primero de estos bloques incluye apoyo económico y asistencia técnica a las empresas que presentan proyectos a convocatorias de ámbito internacional, mientras que el segundo hace referencia a iniciativas conjuntas promovidas por agrupaciones y asociaciones de empresas, así como a otras en colaboración con centros públicos y privados de investigación que pueden ejercer un efecto tractor sobre el resto del tejido productivo.

En cuanto a la línea que continúa, de Apoyo a la I+D+i Empresarial, la principal novedad es la introducción de una nueva tipología de proyectos incentivables vinculados a la innovación en procesos y organización.

La convocatoria de este programa de incentivos también aumentará los porcentajes máximos de ayuda, especialmente para las pymes. En el caso de empresas de este tipo que se presenten a convocatorias internacionales, la cobertura puede llegar al 75 por ciento de la inversión total. Para el resto, la horquilla es del 25-60 por ciento.

Igualmente, por primera vez se incluyen entre las destinatarias de los incentivos a las agrupaciones empresariales con la participación de universidades, centros tecnológicos y otras entidades dedicadas a la investigación.

Finalmente, además de las ayudas directas, el programa introduce el régimen de concurrencia competitiva en los casos de las líneas de Apoyo de la I+D+i Empresarial y Liderazgo en Innovación Abierta, Estratégica y Singular.

Ahora en portada

Comentarios