Su prueba de fuego

Todo o nada: Tesla se la juega con el Model 3 para lograr beneficios en 2019

La dependencia de su fundador es, precisamente, uno de los riesgos de la empresa, que puede ganar 604 millones de dólares en 2019.

Vehículo de Tesla.
Vehículo de Tesla.

Es su prueba de fuego. Un coche eléctrico más asequible, el Model 3, con el que aspira a dar el salto en producción, ventas y, por fin, lograr el ansiado beneficio. Ese será el factor final que convencerá a los inversores de que Tesla es uno de los grandes del motor, más allá de las expectativas que ha generado. Y puede lograrlo. La compañía fundada por Elon Musk tiene capacidad para duplicar sus ventas a lo largo de 2018 y abandonar los números rojos un año después.

La empresa californiana acaba de sacar al mercado las primeras unidades del Model 3, que se comercializa en Estados Unidos por 35.000 dólares y que aún no tiene ni precio ni fecha de llegada a Europa. Antes de que acabe el año, prevé fabricar 20.000 unidades de este modelo, una cifra sustancial si se tienen en cuenta que, hasta ahora, sólo ha puesto en el mercado 200.000 coches.

Por primera vez, Citi analiza la intrahistoria de Tesla y ve sus previsiones factibles. La firma de análisis cree que, este año, entre sus tres modelos (el 3, la berlina S y el SUV de alta gama, el Model X) rebasará la barrera de las 100.000 unidades entregadas. En 2018, esa cifra se multiplicará por cuatro y, en 2019, cuando Tesla ‘sea’ rentable, según su previsión, comercializará 500.000 vehículos, de los que más del 80% serán Model 3.

Con ese ritmo de fabricación, las cifras de Tesla darían un vuelco. Citi prevé que sus ventas se dupliquen en un año. Para el ejercicio en curso, estima un volumen de ingresos de 11.590 millones de dólares (9.960 millones de euros), de 21.553 millones de dólares en 2018 y de más de 39.200 millones en el año 2020. Así, una vez dispare sus ventas, su rentabilidad y su capacidad de generación de caja (uno de los puntos débiles de la empresa de Elon Musk) irán detrás.

Problemas: deuda y caja

Citi cree que Tesla conseguirá entrar en beneficio en 2019, 16 años después de la fundación de la empresa. Ese año ganaría 604 millones de dólares (520 millones de euros). Pero, hasta entonces, le queda un 'viacrucis'. Su estimación para 2017 es que sus números rojos se tripliquen hasta alcanzar los 1.184 millones de dólares, pero logrará que caigan a plomo en 12 meses, cuando sólo se dejará 59 millones.

En ese lapso de tiempo, hasta lograr la rentabilidad, Tesla no tendrá más remedio que disparar su deuda (prevé que se duplique este año, hasta 6.782 millones de dólares) para ir rebajándola una vez empiece a vender los Model 3 fabricados en serie. Y, cuando acelere esas entregas, sus ‘cash flow’ (caja) dará el salto: pasará de 1.235 millones este año a más de 5.900 el que viene.Las cifras del Model 3

Hay que tener en cuenta que la empresa estadounidense lleva más de un año sin decir cuántos Model 3 tiene reservados. Esa ha sido, precisamente, una de sus fuentes de financiación. Cada vez que un cliente ha reservado uno de sus modelos ‘low cost’ ha realizado un depósito de 1.000 dólares, que puede recuperar si al final decide no adquirir el coche eléctrico. En marzo de 2016, aseguraba que tenía reservados 375.000 unidades del Model 3.

Una de las tareas pendientes de la empresa de Musk es desvelar cómo va a lograr fabricar los 700.000 vehículos que, según City, puede alcanzar en 2020. El problema es que, a día de hoy, sólo tiene una fábrica, en California. Elon Musk ya ha dejado caer que uno de los posibles emplazamientos de su segunda fábrica sería China, pero no hay nada definido. En Europa, tampoco.

Precisamente, la dependencia de Musk (que lleva la batuta de la empresa y anuncia todos los pasos que va dando la compañía, casi siempre, a través de Twitter) es uno de los principales riesgos de Tesla de cara al futuro, según la firma de análisis. Otros: que la demanda de coches eléctricos no alcance las expectativas, bien por el impacto de vaivenes macroeconómicos o porque la competencia entre fabricantes no acelere, porque Tesla no consiga la producción prevista o la falta de ‘cash flow’ que aún arrastra.

Esos factores definen, para Citi, dos escenarios, bull y bear (toro y oso), básicamente, el positivo y el negativo. En el primero logra las previsiones. En este sentido, coloca el potencial de la acción en 357 dólares, frente a los 328 actuales. “Aunque no hay un método perfecto para valorar Tesla [por los riesgos que conlleva el negocio o su necesidad actual de generación de caja], tendemos a preferir la probabilidad de bull frente a bear”, concluye Citi.

Todo o nada: Tesla se la juega con el Model 3 para lograr beneficios en 2019

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios