Bruselas aplicará el 'sistema Chicote' para salvar a autónomos y pymes en crisis

La Comisión Europea activará en septiembre un programa de asesoramiento y 'mentoring' que ayudará a sortear la quiebra empresarios de siete países europeos, incluido España.

La Federación de Autonómos ATA y el Gobierno de Madrid tutelarán su desarrollo en nuestro país con la ayuda del Colegio de Gestores Administrativos y de importantes despachos de abogados. 

Los concursos de acreedores bajan un 47,6% en Canarias en el segundo trimestre

Un 'hospital de empresas', que a través de una red de apoyo, soporte y motivación ayudará a cientos de  autónomos y pyme españolas en situación crítica a reorientar sus negocios e incrementar sus posibilidades de supervivencia. Así explica la vicepresidenta de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), Celia Ferrero, la naturaleza del programa europeo 'Early Warning', que la Comisión activará el próximo mes de septiembre en siete estados miembro, entre ellos España, y que aquí será tutelado por la propia organización de autónomos y por el Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Como su propio nombre indica, 'Early Warning' es un sistema de intervención temprana que se activa a demanda del propio profesional autónomo o pequeño empresario y cuyo único objetivo es salvar de la quiebra el proyecto empresarial, evitar la liquidación y de paso las consecuencias económicas y personales que esta acarrea.

Tal y como sucede en el popular programa de telerrealidad 'Pesadilla en la Cocina', en el que el aguerrido chef Alberto Chicote pone sus conocimientos al servicio de la supervivencia de negocios hosteleros al borde del KO, los expertos del programa 'Early Warning' orientarán a autonómos y pequeños empresarios en apuros para sacar sus negocios a flote. En este caso no habrá lavados de cara, ni inyección económica alguna, la base de esta iniciativa europea será la transferencia de conocimientos para que el empresarios los aplique como considere en beneficio de su proyecto.

"La iniciativa va en línea con el espíritu de la propuesta de Directiva Europea relativa a los procedimientos de insolvencia, reestructuración empresarial temprana y segunda oportunidad en la que se trabaja desde hace meses en Bruselas y que pone el acento en fomentar la reestructuración temprana de las empresas para evitar su liquidación y proteger los puestos de trabajo", explica Celia Ferrero.

El programa prevé tres niveles de actuación en función de la gravedad de la situación. La Comisión ha definido la Fase 1 como 'Histérica' y la evalúa como de fácil resolución; la Fase 2 es de 'Hospitalización' y requiere la intervención de especialistas para salvar el bache; la Fase 3 es la llamada 'Paliativa', y ahí ya la acción del programa se centra en dar al proyecto empresarial un final ordenado y no traumático.

En España esos especialistas saldrán, además de los profesionales de la estructura de ATA y del Gobierno regional madrileño, de programas de voluntariado y RSC de despachos como Garrigues o Roca y Junyent, el Consejo General de Gestiones Administrativos o Heineken, según fuentes conocedores del proyecto.

En países como Dinamarca, este modelo ha contribuido a salvar el 60% de los proyectos empresariales que decidieron en su momento solicitar asesoramiento. Cada año en España echan el cierre entre 300.000 y 400.000 pymes, y abandonan su condiciónMás ayudas para salvar empresas

Un marco normativo que favorezca más las opciones de supervivencia de los proyectos empresariales. Eso es lo que pide también el presidente de la Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado (COCETA), Juan Antonio Pedreño, convencido de que el modelo cooperativo puede ser una vía de supervivencia para numerosas empresas.

"En los últimos años cientos de empresas en toda España han tenido una segunda vida gracias a su transformación en cooperativas de trabajo y ello a pesar de que la ley fuerza que una empresa tenga que cerrar antes de poder transformarse en cooperativa, con los problemas con socios, proveedores y empleados que eso puede generar", se queja Pedreño.

Y alguna ventaja debe tener el esquema cuando la Red Europea de Ciudades y Regiones por la Economía Social lo ha tomado como modelo para desarrollar un proyecto piloto en Reino Unido, Polonia y Dinamarca.

Lo que piden desde COCETA es que la legislación no dificulte este tipo de transiciones "que lo que consiguen es garantizar la supervivencia de la empresa y de los puestos de trabajo", dice Pedreño, y que, a ser posible, la fomenten. Este camino de fomentar la solución cooperativa para proyectos empresariales agonizantes ha empezado a explorarse en comunidades como Madrid, Navarra o País Vasco.

Ahora en portada

Comentarios