Chinos, rusos y árabes hacen de España su 'paraíso' para turismo sanitario

Los asiáticos pasan a integrar el podio en un mercado que, dentro de dos años, moverá mil millones de euros y traerá a casi 250.000 pacientes de otras latitudes, según especialistas.

Los tratamientos de fertilización, la odontología y también las cirugías estéticas encabezan el listado de servicios más demandados por los extranjeros, en pleno 'boom' del sector. 

Te interesa leer: La sanidad digital y la denominada 'e-salud' disparan el estrés en los médicos

Los ciudadanos asiáticos ya integran el podio de pacientes extranjeros que eligen España.

Es un fenómeno que no se detiene. Las cifras evidencian un aumento imparable del denominado turismo sanitario en España. Al finalizar 2017, nuestro país habrá recibido a más de 140.000 extranjeros que eligen estas tierras para someterse a diversos tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas. Esa es la estimación media de visitantes que reflejan los registros de asociaciones sanitarias y organismos consultados.

Portavoces del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, de Adecco, de la plataforma SpainCares y empresas médicas privadas de referencia, entre otras, coinciden en afirmar que el 'boom' resulta evidente, pero aún queda mucho por hacer. Es tal el mercado potencial que se abre, que en 2018 podríamos pasar a duplicar el número de pacientes de otras latitudes que viene a ello. Y el techo de este segmento aún no se divisa: habrá movido 600 millones de euros en apenas doce meses, cuando acabe 2017.

Con este escenario a la vista, las fuentes consultadas ya hablan de un perfil claro de foráneos que deciden recurrir a los servicios y la alta calidad de la asistencia sanitaria española: el podio de los visitantes está integrado por ciudadanos chinos, rusos y árabes. Los asiáticos han aparecido con fuerza en escena en los últimos meses. Según Carlos Pérez, director de la División Health de Adecco, estas tres nacionalidades son las que ocupan los primeros lugares en el listado de extranjeros que acuden a nuestros centros privados. ¿Y qué es lo que más demandan? "Los tratamientos de reproducción asistida, las cirugías estéticas y los tratamientos odontológicos les interesan en primer lugar, por la alta calidad de la asistencia, la preparación de los profesionales y el alto nivel de accesibilidad a esos servicios que ofrece nuestro país", indica Pérez.

Desde el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) aseguran que el segmento abrirá las puertas durante todo este año a más 140.000 extranjeros que ya han recibido o contratarán algún tratamiento específico en un centro asistencial privado. Al margen de las citadas especialidades, las otras más demandadas por visitantes extranjeros son la traumatología y, en menor medida, otras patologías de complejidad, como los tratamientos oncológicos.

"El repunte de la situación económica, la calidad de las prestaciones y la apuesta decidida de los sectores implicados, tanto privado como desde el Estado, hacen que nos encontremos en el mejor momento del turismo de salud. España comienza a posicionarse muy bien respecto a otros países, pero tenemos un potencial muchísimo mayor. Si tenemos en cuenta que, por ejemplo, unos 60.000 alemanes acuden a Turquía cada año para someterse a intervenciones o tratamientos médicos, nos damos cuenta de que el campo de acción es infinito", comenta Manuel Vilches, director general del IDIS, que aglutina al sector sanitario privado y tiene como finalidad promover la mejora de la salud de los ciudadanos y poner en valor a la sanidad privada española. Si sus expectativas de crecimiento se cumplen, el turismo sanitario moverá más de mil millones de euros en 2020, y recibirá a más de 250.000 pacientes procedentes del exterior dentro de dos años.

La media de estancia de los pacientes extranjeros, según el IDIS, es de una semana, por lo menos. Los turistas de salud vienen generalmente acompañados por una persona y suelen gastar más de 3.000 euros, solo en tratamientos o intervenciones. "Casi ninguno viene por tratamientos pequeños", comenta Vilches.

Eso, sin tener en cuenta que el turismo de salud ya está creando un 40% más de puestos de trabajo que hace un año. Los perfiles sanitarios con al menos tres años de experiencia se están convirtiendo en los más solicitados por el sector. En volumen de pacientes, facturación y negocios, el porcentaje de crecimiento es similar. Carlos Abella, director gerente de la plataforma Spaincare (el conglomerado de empresas dedicadas al turismo de salud que agrupa centros privados, de dependencia y balnearios), advierte que la estrategia actual de esta plataforma pasa por posicionar al país como uno de los grandes mercados de referencia a nivel global. "Si somos líderes en materia de turismo y referentes en el segmento de la salud, tranquilamente podemos conseguirlo", subraya.Mercados prioritarios y objetivos

SpainCares se basa en un proyecto nacional de formato mixto (con fondos e inversiones públicas y privadas) que pueda instalar la 'marca España' también en este segmento. "El objetivo que nos trazamos es el de consolidar mercados prioritarios objetivos que -para nosotros- son esenciales. Reunimos todas las condiciones para que Turquía y República Checa, por ejemplo, dejen de recibir tantos pacientes de otras latitudes. Y que éstos vengan al país", subraya Abella.

La clave del éxito, según coinciden los citados especialistas, y además apuntan fuentes de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (una de las tres regiones por donde pasará el turismo sanitario español en pocos años) es aprovechar las características inmejorables que reúne el país en materia sanitaria y turística. "El camino pasa por apostar al crecimiento y a todas las ventajas de nuestro país, como el clima, la oferta turística, las infraestructuras, y hasta la conectividad aérea para pacientes que se buscan soluciones rápidas, que no quieren largos plazos de espera para ser atendidos, y que además de su visita médica buscan una oferta de ocio", manifiesta el gerente de SpainCares.

"Las empresas, por su parte, deben apostar por mejorar sus servicios y reorientar sus estrategias para dedicarse a este segmento, como una de las principales fuentes de ingresos. Hablamos de clientes potenciales de alto poder adquisitivo, como parte de un fenómeno que trasciende Europa", concluye Pérez, de Adecco.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios