Los empresarios vuelven a los móviles 'antipinchazos' tras el caso Lezo

Grandes empresarios vuelven a utilizar móviles antiguos y sin conexión a Internet para evitar los pinchazos telefónicos. El caso Lezo ha hecho saltar la voz de alarma.

Suelen utilizar los históricos Nokia (César Alierta) o Motorola (Florentino Pérez), teléfonos "llama-cuelga" sin acceso a Internet. 

nokia4

Destacados empresarios españoles están volviendo a utilizar los históricos teléfonos móviles que empleaban hace años. Son conocidos como terminales "llama-cuelga" y se caracterizan por solo tener servicio de voz y SMS y por carecer de Internet. La ventaja que tienen es que son bastante más seguros para evitar escuchas telefónicas indeseadas que los modernos smartphones. El caso Lezo ha levantado la voz de alarma.

La escena está empezando a ser cada vez más habitual entre grandes empresarios, incluso entre algunos del Ibex35: abren su americana y de su bolsillo interior sacan dos teléfonos móviles, uno de última generación y otro antediluviano, de reducidas dimensiones. Dicen querer evitar así los pinchazos telefónicos que se han conocido tras la última operación contra la corrupción de la UCO de la Guardia Civil que ha terminado con la entrada en prisión de Ignacio González. En el marco de esa investigación, los agentes de la Benemérita interceptaron conversaciones telefónicas que llevaron al director de La Razón, Francisco Marhuenda, a tener que declarar en la Audiencia Nacional por un presunto delito de coacciones a Cristina Cifuentes.

Los empresarios que han vuelto al mítico móvil aseguran que hay sensación de que "muchos están pinchados" y que tienen que protegerse. La solución por la que están optando, por tanto, es la de volver a recuperar los viejos terminales que solo permiten hacer y recibir llamadas. Es en ese modesto teléfono desde el que tienen las conversaciones más importantes o confidenciales

Varios directivos del Ibex35 han presumido de continuar utilizando móviles de este tipo en lugar de modernos terminales. Uno de ellos es Florentino Pérez, presidente de ACS, fiel a su histórico Motorola con tapa. Otro es César Alierta, expresidente de Telefónica, que aseguró en una junta de accionistas que prefiere tener un teléfono que sea "una carraca" a otro de última generación. "Los que chillan ahí fueran hablan de libertad. Yo no he perdido la libertad, eso sí, tengo un smartphone que es una carraca. La gente que tiene un smartphone no tiene libertad porque conocen su vida", dijo negándose a tener que ceder sus datos a un gigante tecnológico.

Un experto en COMSEC (seguridad de las comunicaciones) explica a Lainformacion.com cuáles son las ventajas de los móviles antiguos frente a los modernos terminales. "La principal fortaleza es que no tienen Internet y, por tanto, no permiten instalar aplicaciones que puedan espiar al usuario", asegura. Disponen también de una autonomía superior, de forma que el VIP se garantiza estar localizado las 24 horas del día y, además, son más ligeros y manejables.

Una de las claves para garantizar que la comunicación sea segura es que disponga de frecuencia 3G, mucho más infranqueable que el antiguo 2G o el GPRS, que son más vulnerables. Este mismo especialista asegura que a estos móviles antiguos se les puede instalar incluso un sistema de cifrado que haga imposible el pinchazo. En definitiva, explica, son "aparatos capados" que hacen muy difícil que se les ataque.Los móviles del Rey emérito, Rubalcaba y el Gobierno

La sensación de estar siendo escuchados es bastante generalizada, no solo entre empresarios, sino también entre políticos y periodistas. Algunos llevan años protegiéndose, como el exsecretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que no se separaba de su sencillo Nokia. El Rey emérito Juan Carlos también tenía un terminal de ese tipo con un tono de llamada muy característico, la risa de un bebé:

Y los miembros del Gobierno, ¿qué móviles utilizan? Mariano Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal, Rafael Catalá, Fátima Báñez... y todos los ministros del Ejecutivo y altos cargos del mismo emplean un sistema de telecomunicaciones seguro y protegido de espías y ataques de hackers. Se trata del COMSec-VIP, una aplicación instalada en el móvil, desarrollada por el CNI e Indra y que cuesta más de 100.000 euros. Así los teléfonos móviles de los dirigentes del Gobierno disponen de una tecnología completamente segura capaz de evitar pinchazos indeseados, como el que le hicieron a Merkel.

Ahora en portada

Comentarios