Miércoles, 20.11.2019 - 06:07 h

Los agricultores se convierten en la punta de lanza de la 'rebelión' fotovoltaica

El sector agrícola, con los regantes en cabeza, instalaron un tercio de la nueva potencia fotovoltaica el pasado año

Las bodegas esperan que se aclare la normativa de autoconsumo para desarrollar planes de ahorro energético

El sector agrícola tira de la nueva potencia fotovoltaica.

Los agricultores se han convertido en el banderín de enganche del sector fotovoltaico, ahogado por una normativa muy restrictiva que castiga el autoconsumo. El sector agrícola, con el regadío en cabeza, impulsó un tercio de los escasos 55 MW fotovoltaicos que se instalaron en España en 2016, según datos de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF). Los regantes son sólo la vanguardia. El director general de Unef, José Donoso, asegura que las bodegas, a través de la Federación Española del Vino (FEV), están esperando que se aclare la normativa de autoconsumo para poner en marcha proyectos que ya están planificados.

Los 55 MW fotovoltaicos instalados en España el pasado año son apenas una gota en un océano de proyectos fotovoltaicos que aumentan de forma espectacular en el mundo. En 2016 se instalaron 75.000 MW fotovoltaicos, un 50% más que un año antes, hasta alcanzar una cifra total de potencia instalada de 305.000 MW.

En ese océano, que crece de forma imparable -a finales de los 90 se instalaban 2 MW al año y ahora 75.000 MW-, los 55 MW de España son apenas una anécdota. La moratoria, los recortes aplicados desde el año 2012 y las trabas al autoconsumo han ahogado el desarrollo del sector, además de convertir a España en el país más demandado ante el organismo de arbitraje del Banco Mundial, el CIADI.Los beneficios mandan

Pero los números mandan y el sector agrícola ha concluido que actividades como el riego salen más a cuenta con paneles solares que con instalaciones que funcionan con gasóleo e incluso con el suministro de la red. Es la misma conclusión a la que han llegado consumidores que están fuera de los registros oficiales y que, según UNEF, pueden sumar otros 70 u 80 MW a las cifras oficiales de potencia fotovoltaica instalada.

En total, a finales de 2016, la potencia fotovoltaica instalada en España se situaba en 4.669 MW, según datos de Red Eléctrica de España (REE). Desde el año 2011, y a pesar del espectacular despegue de esta tecnología en todo el mundo, sólo se han instalado en España 411 MW en paneles solares.

Por comparar, en Alemania la potencia fotovoltaica acumulada es de 41.110 MW, en Italia supera los 18.000 MW y en Reino Unido los 11.500 MW. Por seguir comparando, el municipio de Bruselas (Bélgica) -1.504 horas de sol anuales frente a las 2.692 de España- instaló 51 MW de potencia solar fotovoltaica en 2015. Superó a España en dos MW.

España, el país del sol, carece de negocio solar. La razón se encuentra en las trabas impuestas a esta tecnología desde hace ocho años y en especial desde 2010: pago del denominado "peaje de respaldo" -coloquialmente, impuesto al sol- por las instalaciones para energía autoconsumida; penalización de la instalación de baterías; no se permiten las instalaciones fotovoltaicas comunitarias y carencia de procedimientos de medida y guías de instalación.

Toda esa realidad puede cambiar porque la realidad se impone. El impulso de la energía fotovoltaica, subraya el director general de UNEF ya no descansa sólo en razones medioambientales, sino de precio. El sol sale a cuenta.Primera fuente de generación

No es sólo una análisis de parte. La banca alemana y suiza ha anticipado que la fotovoltaica será la primera fuente de generación eléctrica en el mundo antes de 2050. Compite con éxito y sus promotores sacan pecho al asegurar que ya ni quieren ni necesitan subvenciones. La tortilla se da la vuelta. Ahora son las empresas tradicionales las que van camino de necesitar apoyo para vender su energía basada en fuentes también tradicionales.

El auge de la energía solar llega a rincones insospechados. La mayor petrolera del mundo, Saudi Aramco,  junto con la Saudi Arabian National Industrial Cluster Development Program (NICDP), han firmado un memorando de entendimiento (MOU), con uno de los mayores fabricantes de módulos solares, la japonesa Solar Frontier, para llevar a cabo una investigación sobre los aspectos tecnológicos y económicos de la fabricación de paneles solares de capa fina. La explicación: Arabia Saudí tiene como objetivo instalar 9,5 Gigavatios (GW) de energía renovable (probablemente una mezcla de eólica y solar), que representaría alrededor del 14% de la matriz energética del país. 

Con el sector fotovoltaico pendiente de la subasta de renovables prevista para el día 26, la industria fotovoltaica -UNEF agrupa a 250 empresas, muchas de las cuales se han volcado en la exportación- trata de convencer de las bondades de su propuesta con informes económicos.17.000 empleos hasta 2025

El último, elaborado por Deloitte, detalla el impacto positivo del sector en la economía española. Según el estudio, la contribución total del sector fotovoltaico al PIB español se situó en 2015 (último ejercicio analizado) en 2.801 millones de euros, de los que 2.511 millones correspondieron a la contribución directa y 289,8 millones al efecto arrastre en otros ámbitos. 

El sector daba trabajo en 2015 a 11.491 personas, 7.165 de forma directa y 4.326 de forma indirecta. Según el informe, si la generación fotovoltaica creciera cada año entre 500 y 1.000 megavatios en las grandes instalaciones y entre 150 y 300 megavatios en las pequeñas se crearían entre 15.700 y 17.000 empleos adicionales hasta 2025. 

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING