Reyal, Nozar, Aifos, Martinsa y Prasa dejan un 'pufo fiscal' de 800 millones

La mayoría de los principales morosos con Hacienda son inmobiliarias en fase de liquidación cuyas deudas fiscales serán complicadas de recuperar en su totalidad.

La revocación judicial del privilegio de cobro de la Hacienda Pública y la Seguridad Social en los concursos de acreedores eleva la incertidumbre sobre el ingreso de estas deudas.

(Ampl.) Reyal Urbis, a liquidación con una deuda de 3.500 millones

La inmobiliaria Reyal Urbis encabeza un año más la lista de morosos con la Hacienda del Estado con una deuda total superior a los 363 millones de euros. La cantidad es similar a la registrada hace un año (368 millones de euros), pero las probabilidades de que una parte significativa de esa cantidad acaben en las arcas públicas ha disminuido significativamente en las últimas horas.

La decisión de la Administración Concursal de liquidar la compañía después de que la última propuesta de viabilidad no lograra convencer a la mayoría de los acreedores se ha llevado por delante las esperanzas de la Hacienda Pública de recuperar un buen pellizco de la deuda tributaria acumulada.

Principalmente porque el escenario que se abre ahora es el reparto del valor que pueda quedar en la compañía entre acreedores que reclaman 4.660 millones de euros (la deuda tributaria apenas supone el 7,5% del total) y porque Hacienda, y la Seguridad Social, ya no goza del mismo privilegio de cobro en los procedimientos concursales que la ley le garantizaba después de que el Tribunal Supremo revocara tal privilegio a principios de 2015.

Dicha sentencia puso al privilegio que hasta ahora tenía la Administración Pública (Hacienda y Seguridad Social) para cobrar las deudas pendientes durante el proceso de liquidación de una compañía por delante del resto de acreedores, lo que le garantizaba ser el primero en cobrar y, generalmente, el que más dinero recuperaba cuando una empresa deudora quebraba, según la interpretación generalizada de los despachos especializados en procedimientos concursales.'Short list' inmobiliaria

La situación afecta a las deudas que Hacienda reclama a Reyal Urbis, pero también a las pendientes de cobro con otras grandes inmobiliarias en fase de liquidación que en conjunto deben más de 800 millones de euros a la Hacienda Pública.

En esta 'minilista inmobiliaria', que copa el top 10 del listado de morosos por cuantía de las deudas pendientes, figuran también Nozar, con 198 millones de euros pendientes de pago (203 millones hace un año); el Grupo Prasa, con 98 millones de euros pendientes de pago (103 millones en 2015); Aifos, con otros 98 millones de euros pendientes de pago (96 millones, hace un año); o Martinsa-Fadesa, a la que Hacienda reclama 65 millones de euros.

Esta relación muestra únicamente la punta del iceberg. Entre los grandes morosos con Hacienda figuran, además de otras conocidas constructoras como Onde 2000, la promotora de Paco 'el Pocero de Seseña' (86 millones de euros) o el Grupo Coperfil (cerca de 75 millones de euros), cuyo propietario Juan Vicente Roig también debe 2,5 millones, un sinfín de compañías de implantación más local a las que la crisis se llevó con delante y con ellas millones y millones de euros en deudas tributarias aún impagadas.

Ahora en portada

Comentarios