Martes, 20.08.2019 - 08:31 h

¿Por qué la deuda con Hacienda no varía? Los morosos 'pasan' de la 'lista Montoro'

Según Montoro, el 20% de los que apareció en la lista de la vergüenza de 2015 ya ha pagado su deuda. Eso quiere decir que no ha funcionado mucho.

En las comunidades de vecinos y en la listas de Hacienda hay personas a las que no les importa salir como ‘mororos’.

Ciudadanos apoyará la reprobación de Montoro y le acusa de favorecer con la amnistía a cargos del PP

Hace tres años, Cristóbal Montoro sacó por primera vez una lista de morosos que debían más de 1 millón de euros a Hacienda. Desde entonces, se ha repetido cada año, aunque en diferentes meses.

Para efectuar esta lista pública de la vergüenza, Montoro se basó en la ley general Tributaria. El 22 de septiembre de 2015 se incluyó el artículo 95 bis, que entró en vigor el 12 de octubre del mismo año. Allí dice que la Administración Tributaria puede publicar la lista de los deudores de la Hacienda Pública siempre que la cantidad supere el millón de euros, y siempre que tales deudas no hayan sido pagadas en el plazo de ingreso en periodo voluntario.

Le interesa leer: lista de morosos

Esto recuerda al método de El Cobrador del Frac. Un señor vestido de negro y con frac se planta ante la puerta de una empresa morosa, y de esta forma llama la atención de la gente. Así el empresario o el deudor acababa pagando su deuda para acabar con el escarnio público.

¿De qué cantidad estamos hablando? De Unos 15.000 millones de euros. ¿Y ha funcionado? Según Montoro, el 20% de los que apareció en 2015 ya ha pagado su deuda. Eso quiere decir que no ha funcionado mucho.

Le interesa leer: Reyal, Nozar, Aifos, Martinsa y Prasa dejan un ‘pufo fiscal’ de 800 millones.

De hecho, la cantidad no pagada a Hacienda apenas ha caído un 2% en estos tres años. De 15.600 millones en 2015 a 15.400 millones este año.

Cada año, esa cantidad crece debido a los intereses. En 2016, por cada millón, cada año pagan unos 37.500 euros más en intereses, ya que según la ley 48/2015, del 29 de noviembre de 2015 el interés de demora con Hacienda es del 3,75% anual.

Pero esta deuda se presta al cabreo nacional, ya que uno escucha frases como estas como que "con los 15.400 millones se podrían construir hospitales", que "con esa cantidad, se podrían evitar desahucios" o que "los ricos nos siguen tomando el pelo".

No es para menos, pero hay que recordar una cosa. Esas personas no están cometiendo ningún delito: simplemente están demorando sus pagos de impuestos a Hacienda por la razón que sea. Retrasar el pago de una deuda a Hacienda no es delito. Pero sí es delito no declarar impuestos por valor de más de 120.000 euros.

Juan Carlos Monedero, uno de los líderes de Podemos, estuvo a punto de incurrir en el delito fiscal pues la cantidad no declarada en impuestos por ciertos informes realizados superó los 120.000 euros. No incurrió el delito porque pagó sus impuestos antes de que la inspección le abriera un expediente.

Uno puede ser un moroso por muchas razones: estar atravesando un  problema económico temporal de tesorería, situaciones imprevistas, malos cálculos, ignorancia de la ley tributaria o sencillamente mucha cara dura.

La mejor comparación son las comunidades de vecinos: cada cierto tiempo circula una lista de las deudas de los vecinos morosos. La mayoría son deudores temporales. Con la crisis muchos han sufrido esos estragos que les impiden ponerse al día. No les hará mucha gracia salir a la calle y ver que sus vecinos les miran con sospecha. Técnicamente, es el mismo golpe moral que la lista de Montoro.

Lo que sorprende es que, de año en año, en las casas de vecinos siempre haya unos que están en esa lista y que llevan un tren de vida sorprendente como un Mercedes en el garaje, un Toyota en la calle, y cenas con la familia todos los fines de semanas.

No sabemos cuántos de los morosos de Montoro pertenecen a esa categoría.  Pero si esa clase de personas existe a escala pequeña y es habitual en nuestras comunidades de vecinos, también existirán en gran escala. Solo que en este caso estamos hablando de millones.

Son estos los que de verdad nos deberían preocupar porque nos están tomando el pelo: y además, les da igual aparecer en la lista de morosos de Montoro, de la comunidad de vecinos o de la Policía. Son los caradura de siempre.

Ahora en Portada 

Comentarios