El banco del Vaticano (IOR) publicará en internet sus informes anuales

  • El Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el banco del Vaticano, tiene previsto abrir antes de que acabe el año, un sitio web en el que publicará, entre otras, el "Informe anual" de sus actividades, informó hoy el Vaticano.

Ciudad del Vaticano, 15 may.- El Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como el banco del Vaticano, tiene previsto abrir antes de que acabe el año, un sitio web en el que publicará, entre otras, el "Informe anual" de sus actividades, informó hoy el Vaticano.

La apertura del sitio web la anunció el presidente del IOR, Ernst von Freyberg, durante su encuentro con el personal del banco vaticano.

Asimismo, el IOR se servirá de la asesoría de una nueva sociedad internacional de certificación para verificar el pleno respeto de las normas internacionales para la lucha contra el blanqueo de dinero, precisó Radio Vaticano.

El IOR, con sede en la Ciudad del Vaticano, fue fundado por Pío XII en 1942 y tiene personalidad jurídica propia. En la entidad trabajan 112 personas y dispone de 12 ventanillas. Su única sede está en el Vaticano.

Lo gobierna la Comisión de Cardenales, que preside el cardenal secretario, Tarcisio Bertone. A esa comisión responde el Consejo Supervisor, formado por cinco personalidades, el presidente Freyberg, y los consejeros el alemán Ronald Hermann Schmitz, el español Manuel Soto Serrano, el estadounidense Carl Albert Anderson y el italiano Antonio María Marocco.

El IOR se vio salpicado a principios de la década de los ochenta por el escándalo de la quiebra del Banco Ambrosiano de Roberto Calvi, encontrado ahorcado bajo un puente de Londres en 1982.

La bancarrota originó la quiebra de una treintena de empresas, y aunque el Vaticano siempre rechazó cualquier responsabilidad, sí admitió su "implicación moral" y pagó 241 millones de dólares de la época a los acreedores de la entidad.

El IOR fue reformado en 1989 por Juan Pablo II, y el 30 de diciembre de 2010 Benedicto XVI aprobó una ley para luchar contra el blanqueo de dinero en la instituciones financieras del Vaticano, con el objetivo de entrar en la llamada "lista blanca" de Estados que respetan las normas para la lucha contra el lavado de dinero.

Mostrar comentarios