Martes, 23.04.2019 - 02:48 h
Mantiene previsión crecimiento para 2019

El BdE apunta: Sánchez impulsa el PIB a costa de elevar los riesgos económicos

El Banco de España cuestiona el impacto positivo sobre la economía de los 'viernes sociales' y las subidas de sueldo "no ligadas a la productividad".

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España
El BdE apunta: Sánchez impulsa el PIB a costa de elevar los riesgos económicos. / Efe

Empecemos por las buenas noticias. El Banco de España admite que la economía española creció más de lo que se preveía en el último tramo de 2018 y va camino de hacerlo en el primer trimestre de 2019. Lo está haciendo una décima más de lo previsto y lo está haciendo gracias al empuje del mercado interior.

Este fenómeno va a permitir, a juicio del Banco de España, no revisar a la baja el crecimiento previsto para 2019, que continuará en el 2,2%, en un contexto general de revisiones a la baja generalizadas sobre el crecimiento previsto en la UE y la zona euro por todos los organismos internacionales.

El asunto es que ese crecimiento extra se está sustentando en factores como un mayor esfuerzo inversor por parte de las Administraciones Públicas y una subida generalizada de los salarios que según el supervisor del mercado financiero están incidiendo en algunos de los principales riesgos de la economía española: las dificultades para reducir el déficit pública y su anémica productividad, que puede derivar a futuro en problemas de competitividad.

Así lo ha puesto de manifiesto el director general del Banco de España, Óscar Arce, que ha advertido de que el hecho de que la economía española se esté desacelerando menos que el resto no oculta la existencia "de riesgos muy relevantes para la economía española y todos ellos orientados a la baja".

Los más relevantes son amenazas que vienen del exterior, como el Brexit, un desplome de las economías del euro o una espiral proteccionista, pero también hay riesgos domésticos y la mayoría se han visto exacerbados en los últimos meses: ausencia de reformas, escasa reducción del déficit público y subidas salariales masivas no vinculadas a la productividad.

Óscar Arce, la persona que sustituyó al actual gobernador, Pablo Hernández de Cos, al frente de la Dirección de Análisis Económico del Banco de España, ha avanzado que el organismo prevé que el déficit público cierre 2019 en el 2,5% lo que, en su opinión, significará dos años perdidos en materia de consolidación fiscal. "El tono de la política fiscal en 2019 será claramente expansivo (la forma en que los economistas dicen que se gasta mucho más de lo que los ingresos permiten) y la reducción del déficit nos deja muy insatisfechos", ha señalado.

En este sentido, ha cuestionado lo que se ha dado en llamar los 'viernes sociales' por la inclinación del Gobierno para aprobar por decreto medidas sociales que suponen incrementos del gasto público en los consejos de ministros de los viernes, cuyo efecto singular es limitado pero que en conjunto han elevado el gasto público y han obligado a la entidad a revisar al alza su previsión de déficit para 2019.

A vueltas con las subidas de los salarios

Arce también ha entrado en el debate sobre las subidas salariales. Ha admitido su impacto positivo sobre el mejor desempeño de la economía española en los últimos meses, pero ha advertido sobre sus perniciosos efectos en el medio plazo por su no vinculación directa a la productividad. También porque según sus propias palabras "las familias llevan ya un tiempo con el pie bastante hundido en el acelerador (entendido como el gasto de los hogares)" y esto está detrás de una de las distorsiones que el Banco de España lleva meses poniendo de manifiesto: el acelerado crecimiento del crédito al consumo, que en lo que se traduce básicamente es en un mayor endeudamiento de las familias.

El Banco de España se mantiene en que la subida del Salario Mínimo pasará una factura en forma de empleos a la economía española y que a medio plazo también podría afectar a la competitividad de la economía. "Estamos viendo en la negociación colectiva subidas salariales que no están alineadas ni con la situación de los sectores ni con la de las empresas".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios