El beneficio de Toshiba cayó un 70 por ciento entre abril y diciembre

  • El grupo japonés de electrónica Toshiba ganó 12.100 millones de yenes (120 millones de euros) entre abril y diciembre de 2011, primeros nueve meses del año fiscal japonés, lo que supone un 70 por ciento menos que en el mismo periodo de 2010.

Tokio, 31 ene.- El grupo japonés de electrónica Toshiba ganó 12.100 millones de yenes (120 millones de euros) entre abril y diciembre de 2011, primeros nueve meses del año fiscal japonés, lo que supone un 70 por ciento menos que en el mismo periodo de 2010.

Su beneficio operativo se redujo un 36,2 por ciento interanual durante esos nueve meses hasta los 90.800 millones de yenes (902 millones de euros), mientras que sus ingresos por ventas bajaron un 6,6 por ciento, hasta 4,35 billones de yenes (43.250 millones de euros).

Por sectores, en estos nueve primeros meses solo las ventas de su rama de infraestructura social crecieron, al aumentar un 3,63 por ciento hasta 1,55 billones de yenes (15.417 millones de euros).

Toshiba achacó en parte estos resultados a la fortaleza del yen, que ronda máximos frente al euro y el dólar y perjudica a los beneficios del grupo en el exterior a la hora de repatriarlos.

Además, la empresa nipona destacó la reducción de la demanda en Europa y Estados Unidos y el impacto que tuvieron tanto el terremoto que el pasado marzo asoló el noreste de Japón como las inundaciones que afectaron a su producción en Tailandia en otoño.

Ante estas cifras, Toshiba revisó a la baja su previsión de beneficio para el año fiscal 2011, que termina el 31 de marzo, y la redujo más de un 45 por ciento respecto a lo pronosticado el pasado mayo, hasta los 65.000 millones de yenes (646 millones de euros).

De cumplirse el pronóstico, supondría una reducción del beneficio neto de casi el 53 por ciento respecto al ejercicio 2010.

Toshiba también espera un beneficio operativo de 200.000 millones de yenes (1.988 millones de euros), lo que representa un 16,8 por ciento menos que en 2010, y una caída de las ventas del 3,2 por ciento interanual hasta 6,2 billones de yenes (61.642 millones de euros).

Solo entre octubre y diciembre (tercer trimestre fiscal en Japón) el grupo nipón, con sede en Tokio, registró una pérdida neta de 10.600 millones de yenes (105 millones de euros), frente al beneficio de 12.400 millones de yenes (123 millones de euros) del mismo periodo de 2010.

Además, su beneficio operativo se redujo ese trimestre un 71,8 por ciento hasta los 10.600 millones de yenes (105 millones de euros), mientas sus ventas bajaron un 9,3 por ciento, hasta 1,44 billones de yenes (14.316 millones de euros).

Mostrar comentarios