Peores augurios para la economía española

El FMI pide no tocar la reforma laboral y lanza la previsión más pesimista de PIB

La receta del Fondo, que estima un crecimiento del 2,5% en 2018, pasa por retocar las pensiones, subir ingresos como el IVA y reducir la deuda.

Fotografía Christine Lagarde, FMI
Fotografía Christine Lagarde, FMI / EFE

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha sido el último en sumarse hoy al pesimismo generalizado sobre la economía española que han manifestado los principales organismos mundiales. Tras los avisos de la OCDE y la Comisión Europea, la institución que preside Christine Lagarde ha lanzado el peor augurio para el avance del PIB este año, tras rebajarlo dos décimas, hasta el 2,5%, desde su anterior previsión de octubre.

Pero no solo eso, además de proyectar el peor escenario entre los grandes departamentos de estudios nacionales e internacionales, el Fondo ha manifestado serias advertencias sobre política económica que, a su parecer, debe tener en cuenta el Gobierno español. La receta, que viene manteniéndose en los últimos informes de la institución con sede en Washington, pasa por no tocar la reforma laboral y sí la de las pensiones, además de abordar las "insuficiencias" del sistema tributario, para empezar, subiendo el IVA y los impuestos medioambientales. 

Al parecer, la economía española habría alcanzado, a juicio del FMI, una fase de "madurez" en la que nuevos riesgos nublan las perspectivas a medio plazo. En este contexto menos favorable, además de rebajar las estimaciones para el PIB –pasará a crecer un 2,2% en 2019 y se desacelerará al 1,8% un año después, convergiendo en el medio plazo con su tasa potencial del 1,75%– los técnicos han empeorado también su pronóstico para el déficit público. De acuerdo con el informe hecho público hoy, el desfase entre los ingresos y los gastos alcanzará el 2,8% del PIB en 2018 y el 2,4% en 2019, en ambos casos una décima por encima del nivel anticipado en octubre, mientras que en 2020 seguirá registrando un desequilibrio negativo del 2,4% del PIB.

En todos los casos, las cifras son menos optimistas que las que proyecta el Ejecutivo de Pedro Sánchez, también para la deuda. Mientas la ministra de Economía, Nadia Calviño, asegura que la aprobación de los Presupuestos de 2019 permitirá doblar el ritmo de reducción del pasivo público, el Fondo se suma al jarro de agua fría que ha echado Bruselas esta misma mañana y revisa ligeramente al alza sus proyecciones de deuda pública para España, hasta el 97,3% del PIB este año y el 96% el siguiente, con una previsión del 94,8% del PIB para 2020.

Pero no son los únicos tirones de orejas que recibe el Gobierno en las notas de la institución internacional. Por un lado, Lagarde tumba las aspiraciones de Sánchez de revertir algunos aspectos de la legislación del PP, al instarle a "preservar el impulso de las anteriores reformas laborales", alentando a las autoridades a abordar la dualidad del mercado de trabajo, reforzar las políticas activas de empleo y mejorar los incentivos para una mayor movilidad laboral entre regiones, así como garantizar la flexibilidad salarial, subrayando que el aumento de los sueldos debería alinearse con el aumento de la productividad.

Las pensiones, en jaque

Sin embargo, la receta de política económica sí pasa por retocar la reforma de las pensiones para "salvaguardar la viabilidad financiera del sistema". En este sentido, como ya hiciera hace unas semanas, el Fondo señala que vincular permanentemente su revalorización a la inflación, sin introducir medidas compensatorias, colocaría el gasto en pensiones en una "pronunciada trayectoria alcista". Asimismo, advierte de que, inevitablemente, las prestaciones se reducirán en el futuro si no hay cambios fundamentales en las contribuciones al sistema y en el mercado laboral.

Así lo ha señalado Andrea Schaechter, jefa de la misión del FMI en España, mientras el el órgano de Gobierno de la institución ha insistido en la necesidad de reanudar el proceso de consolidación fiscal y de reducir "más rápido" la deuda pública, dando la bienvenida al objetivo de déficit del Gobierno para 2019. En este contexto, el directorio del FMI recomienda a las autoridades españolas adoptar un paquete de medidas sólidas y un plan de acciones de contingencia en caso de registrarse "potenciales insuficiencias fiscales".

A la espera de la aprobación de los Presupuestos de 2019, el directorio del FMI ha tomado nota de los planes del Gobierno para captar ingresos adicionales, señalando que las medidas planteadas pueden reducir el déficit, ayudar a financiar más gasto social y contribuir a reducir la desigualdad. No obstante, ha alentado a las autoridades a recortar gradualmente los bienes y servicios que disfrutan de IVA reducido, así como a abordar las ineficiencias del sistema tributario y subir los impuestos medioambientales.

Ahora en Portada 

Comentarios