El futuro ministro de Economía de Chipre confía en un acuerdo con la troika

  • El recién designado ministro chipriota de economía, Mijalis Sarris, declaró hoy que el objetivo de Chipre es firmar "lo antes posible" el acuerdo del rescate financiero con la troika, solicitado por ese país el pasado verano.

Nicosia, 27 feb.- El recién designado ministro chipriota de economía, Mijalis Sarris, declaró hoy que el objetivo de Chipre es firmar "lo antes posible" el acuerdo del rescate financiero con la troika, solicitado por ese país el pasado verano.

"El memorándum es una oportunidad para poder mejorar la situación económica de Chipre, el desempleo, los problemas de liquidez y restablecer la buena posición de los bancos", afirmó Sarris

El recién designado ministro acudió junto con el ministro de Economía saliente, Vassos Sharly, a la oficina del presidente electo, Nikos Anastasiadis, para informarle sobre la situación económica del país y sobre el acuerdo que Chipre espera firmar con la troika.

Sarris señaló que el margen de renegociar el memorándum es mínimo, y que salvo "pequeños detalles", "no habrá cambios importantes".

El futuro ministro, que tiene previsto participar en la cita del Eurogrupo el próximo 4 de marzo, opinó que en la reunión habrá "buena voluntad" por parte de todos.

"Ellos saben que hay voluntad y determinación (por parte de Chipre) de avanzar con rapidez y responsabilidad, y creo que su postura será la misma", indicó Sarris, a quien el presidente electo designó como próximo ministro de Economía el pasado lunes, tan solo un día después de ganar los comicios.

Respecto a los "obstáculos" que causando en el diálogo con la Unión Europea las acusaciones de algunos socios sobre el presunto blanqueo de dinero, Sarris señaló que habrá que "encontrar una manera para adoptar las mejores prácticas sin que esto influya en los intereses de Chipre como importante centro financiero", explicó Sarris.

El asunto del blanqueo de dinero es "una cuestión a la que los países miembros han dado mucha importancia" y esta cuestión les "preocupa" y la discuten "con el objetivo de encontrar una solución para todos, tanto para Chipre como para los países de la zona euro", aseguró Sharly.

Chipre se convirtió el pasado junio en el quinto país en solicitar ayuda financiera a la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) para sanear su sector bancario, muy debilitado por el impacto de la crisis griega, dada su alta exposición a la deuda helena, que le costó la perdida de unos 4.500 millones de euros

En noviembre el Ejecutivo chipriota cerró un principio de acuerdo con la troika sobre un préstamo de unos 17.500 millones de euros, lo que equivale al producto interior bruto de este país mediterráneo.

Mostrar comentarios