Durante su reunión en Turín

El G7 promete proteger a los jóvenes en la industria 4.0 en medio de protestas

Los cerebros económicos del G-7 han debatido uno de lo graves problemas que nos depara el futuro: La tecnología y su impacto en el empleo.

El G7 debate sobre el impacto de la tecnología en el empleo
El G7 debate sobre el impacto de la tecnología en el empleo en medio de las protestas de los jóvenes. / EFE

La doble realidad que atraviesa el mundo se ha representado en Turín durante la reunión del G7. Mientras los ministros de Empleo de Francia, Alemania, Italia, el Reino Unido, EEUU, Canadá y Japón acordaban en sus despachos adoptar "un acercamiento inclusivo en el mercado de trabajo, con particular atención a los más débiles, para asegurar que nadie se quede atrás", los jóvenes se manifestaban en la calle en contra de las desigualdades sociales

Los cerebros económicos del G-7 han estados dos días participando en una 'tormenta de ideas' para afrontar dos graves problemas que nos depara el futuro: el desarrollo tecnológico y su impacto en el empleo, sobretodo para las generaciones del futuro y el problema de no recuperar a los que se queden en el camino. Entre la crisis de 2008 y esta nueva revolución, el auge de los populismos es una amenaza real. 

"Hemos tratado de construir la idea de que para afrontar grandes cambios derivados de la innovación, las nuevas tecnologías y la digitalización, no puede bastar el esfuerzo de una parte, tenemos que trabajar de forma conjunta", ha señalado el ministro de Empleo de Italia, Giuliano Poletti, en una rueda de prensa.

"Ante los cambios, tenemos que desarrollar nuevas políticas para afrontar los problemas", ha añadido. Entre los desafíos a los que se han referido los ministros del Grupo de los Siete países más industrializados del mundo se encuentra el de las nuevas tecnologías.

La llamada "industria 4.0" puede traer grandes beneficios a las empresas desde el punto de vista de su desarrollo, pero también puede ocasionar un "potencial riesgo de pérdida de puestos de trabajo" o presentar "barreras a quienes tratan de acceder al mercado laboral".
En este sentido, los reunidos han acordado implementar políticas inclusivas en el mercado laboral, con especial atención a las mujeres y a los jóvenes.

"Aumentaremos nuestros esfuerzos para brindar a los jóvenes las competencias necesarias y para adoptar políticas eficaces que permitan su transición de la escuela al mundo laboral", escriben en el documento final. Entre los temas abordados también ha estado el de la digitalización y la automatización en el mundo laboral, y el fortalecimiento de las infraestructuras existentes con el fin de garantizar un proceso de cambio sostenible e inclusivo.

Protestas por las desigualdades sociales

Al margen de las reuniones, cientos de manifestantes se han congregado en las calles de Turín para protestar contra las desigualdades sociales y exigir políticas de reducción de la pobreza.
Las concentraciones, inicialmente pacíficas, vivieron hoy algunos momentos de tensión cuando los manifestantes lanzaron petardos contra las fuerzas de seguridad, que respondieron con cargas policiales.
A la reunión del G7 de Empleo han asistido, además del ministro italiano, el secretario del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, Alexander Acosta; la titular de Trabajo de Francia, Muriel Pénicaud; el de Alemania, Thorben Albrecht; del Reino Unido, Damian Hinds, la de Canadá, Patricia Hajdu, y el de Japón, Hideki Makihara.

También han contado con la presencia de la comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen, y del director del departamento de empleo, trabajo y asuntos sociales de la OCDE, Stefano Scarpetta.

Ahora en portada

Comentarios