Jueves, 24.01.2019 - 03:56 h
Presentación de las cuentas de 2019

El Gobierno confía en exprimir todos los impuestos y prevé recaudar un 12% más

Los Presupuestos de Sánchez esperan unos ingresos totales que pasará de 207.000 millones a 227.000 en un solo ejercicio, un 9,2% más.

PGE
La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá (c), la ministra de Hacienda, María Jesús Montero (i), y la de Economía, Nadia Calviño (d), durante la rueda de prensa. / Efe

El Gobierno fundamenta sus cuentas del año que viene en un fuerte incremento de la recaudación del 12% en el que los ingresos van a aumentar gracias a todos los impuestos y en el que van a jugar un papel importante las nuevas figuras tributarias que se han anunciado desde el Ejecutivo y que entrarán en vigor cuando se aprueben estas cuentas. Los ingresos totales pasarán de 207.000 a 227.000, un 9,2% más e incluyendo otros ingresos no tributarios.

Pero, si solo observamos lo que se espera ingresar en materia fiscal, la cifra se va hasta el 11,9% de incremento. Todo, gracias a lo que se ingresará tras exprimir los impuestos que pagan las empresas como Sociedades, que sufrirán un tipo efectivo medio del 15% en general, y del 18% para la banca, y elevar la tarifa en los tramos del IRPF a las rentas altas, además de las nuevas tasas a las empresas tecnológicas. De hecho, solo por el tributo a las empresas se confía en ingresar un 14,1% más, hasta legar a los 27.579 millones. Prácticamente la mitad de esa subida en términos absolutos se corresponden con las modificaciones normativas aplicadas (1.776 millones), y el resto cuadra con el esperado aumento de beneficios de las empresas y la mayor base imponible.  Si se llegan a aprobar estas cuentas, el tipo efectivo mínimo de sociedades para las empresas será del 15%, aumentado en tres puntos para la banca, y se recorta en un 5% la exención por el cobro de dividendos y plusvalías (al 95%). 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha asegurado que se trata de una subida que acerca España a la presión fiscal media que hay en otros países europeos y que es necesaria para sufragar los mayores coste sociales que suponen las medidas de apoyo a la formación, la juventud, la dependencia y los servicios sociales básicos. 

Los cambios realizados en el Impuesto sobre la Renta, avalados por una mejora del empleo y la subida general de los salarios, se deben sobre todo a un incremento de dos puntos en la tarifa que pagan las rentas de más de 130.000 euros, y hasta 4 puntos en el tipo máximo que pagan quienes ganan más de 300.000 euros. Eso supondrá que la principal partida de ingresos impositivos llegará a los 86.454 millones de euros, lo que supone un 4,9% más que en el ejercicio pasado. Las medidas concretas aplicadas suponen un incremento de 328 millones, menos de la décima parte de los 4.000 millones de más que se espera obtener en este tributo. 

El colofón del cuadro de ingresos tributarios, en los que el Ejecutivo basa toda su estrategia, se completa con un aumento del 11,8% en los Impuestos Especiales (hidrocarburos, tabaco y alcohol), hasta los 23.057 millones de euros, si bien no se especifica todavía cuál será la subida concreta de cada uno de los epígrafes.

Una de las claves que tanto la ministra de Hacienda, como la de Economía, Nadia Calviño, contemplan para el año que viene, está en la mayor actividad y la mejora de la demanda interna y el consumo, de forma que el IVA puede mejorar hasta un 11,7% y colocarse en 78.307 millones. Ese fuerte incremento deja en algo insignificante los apenas 77 millones que se van a ahorrar en este impuesto por la rebaja del IVA a los servicios veterinarios, los productos de higiene femenina y las publicaciones electrónicas. 

Nuevos tributos en entredicho

Más complicada está la situación sobre los nuevos tributos, que se engloban en la partida de “otros ingresos tributarios”, con una previsión total de 11.959 millones, en los que se engloban los ingresos procederían de la llamada ‘tasa Google’ y el impuesto a las transacciones financieras. La ministra de Hacienda confirmado que las modificaciones de los tributos ya existentes se aprobarán con las cuentas públicas que ahora entran en el Congreso, mientras que las nuevas figuras que se deben crear por decreto ley en el próximo Consejo de Ministros y entrarán en vigor lo antes posible, tras ser convalidadas en el Parlamento. En caso de retraso en la recaudación, el Ejecutivo cuenta con un colchón de más de 5.000 millones en el pago del IVA para compensar esa cuenta.

La nueva tasa sobre "determinados servicios digitales" es, junto a los cambios normativos del impuesto de Sociedades, la partida que más influye en el esperado aumento de 5.654 millones que el ejecutivo se plantea con las nuevas reformas fiscales. Esa tasa se calcula en unos 1.200 millones de euros, frente a los 850 millones que se prevé obtener de que será el nuevo impuesto sobre las transacciones financieras y los 670 de la 'fiscalidad verde', donde se incluye el efecto de la tasa al diésel.  El resto de la cuenta se completa con 339 millones más en Impuesto de Patrimonio y la lucha contra el fraude, que no dejan de ser estimaciones que, como ha admitido la ministra de Hacienda, dependerán mucho de como evolucione el ejercicio. 

Según ha explicado la portavoz, Isabel Celaá, se trata de unos Presupuestos "sociales", basados en el "equlibrio, la convivencia y la unión", que buscan "rescatar derechos maltratados" por el anterior del Gobierno a la vez que "amparan y defienden el diseño territorial que defiende la Constitución". "Ni división ni centralismo", ha señalado la dirigente socialista en referencia al modelo territorial antes de subrayar que darán su "apoyo a comunidades autónomas y refuerzo".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios