Miércoles, 20.02.2019 - 23:49 h
Hasta el año 2020

El Gobierno enfría el interés de Cataluña para acelerar su salida a los mercados

La carga extra para el Tesoro Público de la deuda que suponen las comunidades autónomas caerá un 40% en este ejercicio.

Carlos San Basilio
El Gobierno enfría el interés de Cataluña por acelerar su salida a los mercados. / Efe

La factura para el Estado de tener que financiar a las comunidades autónomas por la imposibilidad de que estas puedan hacerlo por sí mismas en el mercado será este año mucho menos gravosa. El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, ha revelado que el funcionamiento de los mecanismos de liquidez y financiación previstos para garantizar que las autonomías atienden sus compromisos financieros exigirá una emisión extra de 9.000 millones de euros, frente a los 15.000 millones que el Tesoro tuvo que sufragar en 2018.

La clave de esta menor presión financiera hay que buscarla en la inercia de reducción del déficit, que también ha mejorado las cuentas autonómicas, en los menores vencimientos de deuda autonómica previstos en 2019 (lo que tambien ayuda), y en el hecho de que ya haya dos comunidades autónomas - Andalucía y Baleares - que se han asomado al mercado para financiarse por su cuenta.

Andalucía captó el año pasado 600 millones de euros en los mercados y Baleares, 500. La expectativa del Gobierno, según confesó el secretario general del Tesoro, es que haya más comunidades autónomas que se asomen al mercado este 2019... aunque entre éstas no estará Cataluña, pese al deseo expresado por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, de acelerar este proceso lo más posible.

Carlos San Basilio precisó que las comunidades autónomas candidatas están entre las que ya salieron el año pasado del paraguas del Fondo de Liquidez Autonómica - el célebre FLA-, acreditan un rating compatible con una operativa normal en el mercado y además ya han solicitado al Ministerio de Hacienda salir al mercado.

No parece ser el caso de Cataluña, que aunque ha recibido recientemente el ok de Hacienda para salir del FLA y financiarse dentro del Fondo de Facilidad Financiera, no cumple el requisito del rating en grado de inversión y aparentemente tampoco habría tenido tiempo para tramitar la preceptiva solicitud ante el Ministerio de Hacienda. En casos de este tipo, explicó San Basilio sin referirse a Cataluña de forma expresa, las comunidades afectadas tendrían que esperar ya a 2020 para salir al mercado.

Un jarro de agua fría sobre las aspiraciones de la Generalitat que, según expresó el presidente Quim Torra, veía la entrada en el Fondo de Facilidad Financiera como el paso previo para asomarse a los mercados para relacionarse directamente con los inversores sin la intermediación del Tesoro de España. Un jarro de agua fría con un matiz. San Basilio sugirió que este orden de cosas podría modificarse... "Hay plazos para hacer esto. Y las que no hayan presentado la solicitud ante Hacienda no podrían salir hasta 2020...a no ser que se arbitrara un mecanismo adicional", informa Europa Press.

La estrategia del Tesoro

Si se cumplen las previsiones, el Tesoro saldrá al mercado este año a pedir a los inversores 209.526 millones de euros, una cifra ligeramente inferior a la de 2018: 212.964 millones. La novedad está en que en términos netos, es decir, de nuevo endeudamiento para las arcas públicas la previsión es 35.000 millones de euros, muy similar a los 34.277 millones en que subió de forma efectiva.

La cifra se sitúa muy por encima de las necesidades reales esperadas que si se cumple el déficit presupuestario no ya del 1,3% sino del 1,8% estarían en torno a los 20.000 millones de euros. Ese 'gap' indica que el Tesoro se ha dejado un holgado colchón ante eventuales desviaciones de déficit, potenciales decisiones de amortizar deuda extra para acelerar la reducción de la ratio deuda sobre PIB (clave en el nuevo rango de supervisión sobre España que aplicará Bruselas tras la salida del brazo correctivo del control de la Comisión) o ante choques de volatilidad por la materialización de alguno de los riesgos latentes, singularmente el Brexit.

El responsable del Tesoro trasladó este martes que la previsión del Gobierno es que el Brexit, incluso uno sin acuerdo, no influya sobre la tendencia de los tipos de las deudas europeos y que únicamente genere una tensión puntual en los mercados. Veremos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios