Martes, 18.06.2019 - 18:12 h
Sin depender de los Presupuestos

El Gobierno prepara la Navidad: aprobará el SMI y la subida de pensiones el día 21

Ábalos adelanta que en el último Consejo de Ministros antes de las fiestas se dará el visto bueno a dos de las grandes medidas del Ejecutivo.

Ábalos no ha descartado la dimisión de Díaz.
Ábalos no ha descartado la dimisión de Díaz. / EFE

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha adelantado este domingo en un acto de partido en Palma de Mallorca el regalo de Navidad con el que saldrá el Gobierno del Consejo de Ministros del próximo 21 de diciembre: será entonces cuando se apruebe la subida, en más de un 22%, del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 900 euros para seis millones de trabajadores así como la actualización de las pensiones. "Y lo mejor es que no vendrá nadie y se atreverá a reducirlo", ha puntualizado de inmediato.

"Vamos a mejorar bastantes cosas antes de hacer lo que tenemos que hacer y siempre hemos defendido" ha añadido. También se aceleran algunas cuestiones básicas porque, según ha subrayado el portavoz socialista, "el compromiso de nuestro partido fue dejar algunas cosas resueltas" antes de que se pueda terminar la legislatura. Es decir, que al mismo tiempo retrasa con estas palabras en unos meses más la posibilidad de un adelanto electoral en lo que respecta al Gobierno central. 

Porque el resto de campañas ya ha empezado: "Estamos en tiempo de descuento", ha reconocido, "dado que enero es ya electoral", ha indicado en relación a las municipales, autonómicas y europeas. No hay que olvidar que fue el mismo Ábalos quien primero sacó a colación la opción de hacer coincidir las generales con el 26 de mayo en el denominado superdomingo electoral.  

En este sentido, y más en su condición de secretario de Organización del PSOE, Ábalos ha reivindicado el papel de las autonomías a la hora de defender la política social y ha subrayado que "atentar contra la labor que hacen las comunidades autónomos es negar la política social". "No hay ninguna conquista lograda, ni ninguna libertad garantizada, sino que hay que defenderla" frente a las "claras amenazas" que acechan.

Es en este aspecto, en el de las amenazas que se ciernen sobre el país, es cuando ha aprovechado para referirse a Vox y para acusar al PP del intento de blanqueo de la extrema derecha. Antes de llegar hasta los populares, Ábalos hizo un curioso recorrido desde una dura crítica a los independentistas catalanes a los ultras. "Hay que ser muy iluminado y muy irresponsable para pedir la vía eslovena porque es la que menos muertos aportó y me parece indecente plantear cosas en término de secesión con muertos que no son propios", ha indicado para terminar hilando con que este tipo de actitudes son las que despiertan los extremismos de otra condición.

"En Cataluña deberían preocuparse más por los catalanes", ha recomendado a los gobernantes catalanes en referencia a las protestas sociales de estas últimas y semanas sin cuyos diputados en el Congreso de los Diputados será imposible aprobar los Presupuestos para 2019. En un tono bastante duro que parece cerrar los caminos de negociación a corto plazo, José Luis Ábalos se ha mostrado irónico sobre las prioridades o la capacidad de gestionar de la Generalitat en manos de los soberanistas.

Desde ese momento de la intervención, se ha girado a la derecha. "Lo que me preocupa es la irresponsabilidad de algunos medios y de la derecha en contemporizar con esto". "Espero fervientemente que nunca se tengan que arrepentir. El fascismo nunca aparece tal cual y cuando lo hace es demasiado tarde", ha avisado.

Asimismo, Ábalos ha tirado de orgullo de ser socialista (en el día en que se celebra el 93 aniversario de la muerte del fundador del partido, Pablo Iglesias) y ha arremetido contra los que "quieren asaltar el cielo" y basan todo su mensaje en la frustración y en el odio. "Frente al odio: respeto, convivencia y civismo", ha reclamado a los suyos.

La intervención de Ábalos es la primera de un miembro del Gobierno después de que el Ejecutivo decidiera, tras el varapalo electoral sufrido en Andalucía por las siglas socialistas, continuar adelante con los Presupuestos Generales del Estado de 2019. Ya el viernes, el Consejo de Ministros autorizó por segunda vez el envío de los objetivos de estabilidad al Congreso, tras el rechazo sufrido en julio. En la remisión al Parlamento incluyó, eso sí, una adenda: si los diputados no respaldad las cifras, se recurrirá a las que aprobó el anterior Gobierno del PSOE porque las cuentas hay que hacerlas sí o sí. Y, según dejó claro Sánchez, se presentarán durante el mes de enero.  

Pero antes de todo eso, y como ha subrayado uno de los hombres más cercanos a Sánchez como es Ábalos, hay que dejar listas las grandes medidas con independencia de lo que ocurra con las cuentas. Por eso, el incremento del SMI se desvincula ya por completo de los PGE e incluso se aprueba antes de que termine el año. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios