Martes, 26.03.2019 - 02:14 h
A Calviño no le preocupa

El Gobierno se pasa en su previsión y el PIB crece al menor ritmo desde 2014

El Instituto Nacional de Estadística adelanta que la economía española avanzó de media un 2,5% en 2018, frente al 2,6% que recoge el cuadro macro.

La ministra de Economía, Nadia Calviño.
El Gobierno se pasa en su previsión y el PIB crece al menor ritmo desde 2014. / Efe

La economía española aguanta el tipo, pero el frenazo ya es más que evidente. Tanto que el Gobierno se ha pasado en su previsión de crecimiento para 2018, de acuerdo con el cuadro macroeconómico que acompaña los Presupuestos Generales del Estado y que recoge un avance del Producto Interior Bruto (PIB) del 2,6%, una décima por encima del 2,5% que acaba de avanzar el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

En la recta final de 2018, la economía tomó algo de impulso y la actividad aumentó un 0,7%, una décima más que en los tres trimestres anteriores, si bien la tasa anual se estancó en el 2,4%, de acuerdo con los datos que ha adelantado esta mañana y aún tiene que confirmar el INE.

En el conjunto del año, el PIB a precios corrientes se sitúa en 1.206.878 millones de euros, un 3,5% superior al de 2017. Sin embargo, en términos de volumen, registra un crecimiento del 2,5%, peor al esperado por el Ejecutivo y el menor desde el año 2014.

Pero al Gobierno no le preocupa el dato que ha desvelado Estadística. Nada más conocerlo en una entrevista en la radio, la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha restado importancia a este peor desempeño de la economía al considerar que "no es preocupante". Según ha revelado, desde que el INE revisó a la baja el crecimiento del primer trimestre de 2018, el Ejecutivo estaba pendiente de ver qué ocurría con el último trimestre para ver si se llegaba a superar el 2,55%. "Al final ha estado un poquito por debajo", ha subrayado la ministra, que ha preferido destacar que España sigue creciendo por encima de la media comunitaria y de los países de su entorno.

Asimismo, Calviño ha asegurado que "hemos entrado con buen pie en 2019 y tenemos un esquema de crecimiento robusto". Hay que recordar que, para este año, el Gobierno ha rebajado una décima, hasta el 2,2%, la previsión de crecimiento. Según sus propios argumentos, las peores perspectivas se deben al "mayor ajuste fiscal" que contendrán los Presupuestos de 2019 al no haberse podido suavizar el objetivo de déficit (se han elaborado con la anterior senda del PP, que fijaba el tope en el 1,3%, frente al 1,8% que pretendían establecer los socialistas).

Calviño también ha hecho hincapié en los datos "extraordinariamente positivos" que se han registrado en 2018 en materia de empleo, con la creación en un año de 463.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo. Son cifras en términos de contabilidad nacional, por lo que se alejan bastante de los más de 560.000 empleos que arrojó la Encuesta de Población Activa (EPA) esta misma semana. 

De acuerdo con los datos del INE, el crecimiento del 2,5% logrado en el conjunto del año pasado se debe a una aportación de la demanda nacional de 2,9 puntos, similar a lo ocurrido en 2017, en tanto que la demanda externa restó cuatro décimas al avance del PIB, cinco décimas por debajo del dato de 2017.

Los riesgos vienen de fuera

En todo caso, los datos son aún provisionales y se conocerán a nivel desagregado el próximo 29 de marzo. De momento, lo que está claro es que se acabaron los años de crecimiento por encima del 3% y, aunque los analistas no se atreven a proyectar si el avance podría revertirse y llevar a la recesión en el corto o medio plazo, las señales que vienen de fuera tampoco hacen esperar los mejores augurios. 

En opinión de Calviño, el "esquema de crecimiento" de la economía española es "robusto", pero no inmune a las incertidumbres del ámbito internacional. La ministra ha hecho mención a la situación de los países emergentes, a la guerra comercial abierta entre Estados Unidos y China y a otros factores que podrían afectar a la trayectoria del PIB nacional, pero ha reiterado que, en este contexto volátil, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha salvado a España de la revisión a la baja de las grandes economías mundiales.

Respecto a la política nacional, la ministra ha insistido en la necesidad de contar ya con unos Presupuestos Generales del Estado a estrenar. En este sentido, Calviño se ha mostrado convencida de que el Gobierno logrará el apoyo del Congreso y ha reconocido que, de lo contrario, las aspiraciones del Ejecutivo de Pedro Sánchez de agotar la legislatura se verían frustradas por un eventual adelanto electoral. 

Ahora en Portada 

Comentarios