Miércoles, 26.06.2019 - 10:49 h
Mientras el petróleo cae el 30%

El margen de la gasolina hace saltar la alarma en la CNMC: alcanza 19 céntimos

España es el segundo país de Europa con el precio de la gasolina antes de impuestos más elevado.  El combustible más caro está en el País Vasco.

Gasolina en Europa
Gasolina en Europa / Nerea de Bilbao

Las operadoras de combustible siguen subiendo sus márgenes de comercialización pese a los descensos severos que ha experimentado el precio del barril Brent en las últimas semanas, con una caída cercana al 30% desde principios de octubre. La situación ha hecho saltar algunas alarmas en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que ya ha puesto la lupa en la subida del margen bruto promedio mensual de la gasolina 95, que ha sido de un 7,3% hasta alcanzar los 19,2 céntimos por litro en el mes de octubre.

Según los datos que maneja la CNMC, los precios -antes de impuestos- de la gasolina y el gasóleo siguen superando en España la media europea, una constante durante los últimos meses y que se ha acentuado en octubre. De hecho, en lo que se refiere a la gasolina 95 ocupa el segundo puesto del ránking, solo por detrás de Dinamarca. En cuanto al gasóleo A, España es el octavo país más caro, pese a que ha bajado un puesto con respecto al mes de septiembre.

Pero lo realmente preocupante tiene que ver con los márgenes, que han tenido una evolución inversa a la cotización internacional. Así, el margen bruto promedio mensual de la gasolina 95 en octubre se incrementó en 1,31 céntimos de euro por litro y supera ya los 19 céntimos por litro. En el caso del gasóleo A se redujo un 3%, hasta 15,9 céntimos.

Los precios antes del Puente de la Constitución

En la primera semana de diciembre, y por tanto a lo largo de este fin de semana, los precios de la gasolina y el gasóleo han continuado su tendencia a la baja influidos por la caída de la cotización del crudo en los mercados internacionales. Las dificultades de los países exportadores para recortar de común acuerdo la producción de petróleo han supuesto estas últimas semanas un importante respiro a la hora de llenar el depósito y ni siquiera el Puente de la Constitución, que tradicionalmente ha supuesto un repunte importante en el precio de los carburantes, ha logrado corregir esta vez la tendencia bajista en los paneles de las estaciones de servicio.

El precio medio del litro de gasolina ha encadenado su séptimo descenso semanal consecutivo hasta situarse en 1,241 euros, con un abaratamiento del 2,43%. El litro de gasóleo, cuya tributación prevé encarecer el Gobierno en 2019, ha sumado esta semana su quinta caída consecutiva, tras experimentar un descenso del 2,44% para situarse en los 1,195 euros.

No obstante, y a pesar de estas caídas sucesivas de los precios de los carburantes que se prolongan a lo largo de casi dos meses, la evolución interanual del importe de la gasolina sigue mostrando un incremento en España del 0,3%. En el diésel, el aumento es todavía más acusado y alcanza el 5%. Estos datos reflejan el viejo principio, tan conocido como sufrido por los consumidores, en virtud del cual los precios de los carburantes suben como un cohete cuando el petróleo aumenta su cotización pero bajan como una pluma cuando el crudo toma un sesgo a la baja en los mercados internacionales. Habrá que ver si la historia se repite en los próximos días después de que el viernes el precio del barril Brent se descolgase con un aumento del 2,7% tras el acuerdo de la OPEP y sus aliados para recortar la producción.

¿Dónde repostar?

Según apunta la CNMC, los precios más elevados del combustible se encuentran en el norte de la Península y, concretamente, el País Vasco marca -antes de impuestos- los más altos para la gasolina 95, mientras que los más bajos están en Lleida, Huesca y Ciudad Real.

Con respecto al gasóleo, los precios más elevados vuelven a estar en dos provincias vascas -Guipúzcoa y Vizcaya-, además de en Cantabria. Mientras, Lleída -otra vez-, Almería y Badajoz registran los más bajos. En cuanto a los márgenes, en tres de las cuatro provincias gallegas -Pontevedra, Lugo y Ourense se producen los mayores incrementos.

Ahora en Portada 

Comentarios