A través del proyecto MELiSSA

El menú de los astronautas en el espacio se cocina en la Autónoma de Barcelona

MELiSSA buscan lograr un "sistema de soporte vital autosostenible, para permitir la supervivencia humana en el espacio de forma indefinida".

Soporte vital para el espacio
La Autónoma quiere crear  un miniecosistema aislado en una urna de cristal.

La cocina del espacio también tiene sus 'fogones' en España. La Agencia Espacial Europea (ESA) trabaja en un innovador prototipo en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Barcelona (España) cuya meta es crear la alimentación necesaria para una estancia indefinida de los astronautas en el espacio. Se trata de la planta piloto del Sistema Alternativo de Soporte Microecológico para la Vida de la ESA (MELiSSA), que consiste en la creación "un miniecosistema aislado en una urna de cristal", dijo el organismo europeo en un comunicado.

Actualmente, las tripulaciones de la Estación Espacial Internacional deben reaprovisionarse desde la Tierra, pero a medida que se alejan, "este tipo de abastecimiento dejará de ser viable". Por ello, los ensayos del MELiSSA buscan lograr un "sistema de soporte vital autosostenible, cuyo objetivo es permitir la supervivencia humana en el espacio de forma indefinida".

¿Lechugas en el espacio?
¿Plantas en el espacio?

El programa cuenta con la colaboración de 11 países y pretende perfeccionar un sistema de soporte de vida regenerativo que pueda suministrar a los astronautas "el oxígeno, el agua y el alimento que necesiten". El prototipo alberga un circuito con varios compartimentos, un biorreactor alimentado por luz y un cultivo de algas productoras de oxígeno que mantienen vivas y confortables durante meses a 'tripulaciones' de tres ratas, el animal escogido para el experimento.
"Mientras las algas producen oxígeno y consumen dióxido de carbono, las ratas hacen exactamente lo contrario", expuso la ESA. El organismo europeo pronosticó que en mayo una serie de expertos se reunirán para hablar sobre

Cómo lograr oxígeno

Los investigadores están estudiando cómo la fotosíntesis, el proceso por el cual los organismos convierten la luz en energía, produciendo oxígeno como un subproducto, tiene lugar en el espacio. Para ello cargaron la microalga Arthrospira, comúnmente conocida como espirulina, en un fotobiorreactor, una especie de cilindro bañado en luz. En la Estación Espacial, el dióxido de carbono se transformará mediante la fotosíntesis en oxígeno y biomasa comestible, como las proteínas. La idea es probar cómo funciona esta alga en el espacio. El experimento durará un mes para medir la cantidad de oxígeno de las algas se mide con precisión. Se sabe que Arthrospira es altamente resistente a la radiación, pero los científicos van a verificar cómo puede soportar los riesgos de espacio.

Melissa cubre muchas actividades de investigación y educación, como el proyecto de ciencia ciudadana AstroPlant, que recopila datos sobre cómo crecen las plantas bajo diversos grados de luz.

Pronto dará la bienvenida a otro precursor de tecnología, Uriniss, que buscará reciclar la orina para proporcionar nitrógeno, energía, nutrientes potenciales para las plantas y, por supuesto, agua. Porque en el espacio la orina debe convertirse en agua.

Ahora en portada

Comentarios