Informe de FEDEA

El 'oasis fiscal' de Madrid capta a cientos de millonarios andaluces y catalanes

La estrategia fiscal del Gobierno de la Comunidad consigue atraer a más de la mitad de los ricos que deciden cambiar su lugar de residencia.

El imán fiscal de la Comunidad de Madrid
El atractivo fiscal de la Comunidad de Madrid para las rentas altas

Todo empezó con Esperanza Aguirre. Corría el año 2005, los ingresos tributarios entraban a borbotones en las arcas de la Comunidad de Madrid y la presidenta regional 'opositaba' al puesto de un Mariano Rajoy en entredicho tras la inesperada derrota electoral frente al PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero. Puestos a demostrar liderazgo, la 'lideresa' madrileña se lanzó a corregir el panorama fiscal madrileño y lo hizo suprimiendo 'de facto' el Impuesto de Donaciones y bonificando hasta en un 95% el de Sucesiones, la molesta carga fiscal sobre las herencias que, por ejemplo, está en el origen del influyente lobby de la empresa familiar. Un año después se atrevió a ser la primera en tocar el tramo autonómico del IRPF y lo hizo, lógicamente, para bajarlo: un punto, para todos los tramos de renta. El último paso fue la supresión total del Impuesto de Patrimonio, antes incluso de que Zapatero lo eliminara de forma general para todas las comunidades autónomas.

La 'era Aguirre' configuró una suerte de 'oasis fiscal madrileño' dentro del marco tributario autonómico , especialmente atractivo para las rentas más altas, en el que también profundizó su sucesor, Ignacio González. En todo ese tiempo tanto desde los despachos de asesoría fiscal como desde el propio Gobierno Regional se ha deslizado que la estrategia de rebajas fiscales ha servido para atraer inversores y grandes fortunas a la región, pero nunca hubo datos concretos que sustentaran tal afirmación, al menos no datos públicos. El fenómeno acaba de ser objeto de estudio por parte de Fedea y sus conclusiones confirman estas afirmaciones: la Comunidad de Madrid capta a más de la mitad de los ricos de otras regiones que deciden cambiar su residencia y el principal motivo de mudarse a la capital es, efectivamente, su régimen fiscal. El informe se puede consultar aquí.

El estudio, que lleva por título 'Movilidad de los contribuyentes de rentas altas en respuesta a las diferencias regionales en los impuestos personales', ha sido elaborado por el profesor de la Universidad de Zaragoza (Unizar) e investigador de Fedea, Julio López Laborda, y por el también profesor de Unizar, Fernando Rodrigo, y analiza el comportamiento del grupo de contribuyentes situado en el 1% más rico, según el Panel de Contribuyentes del IRPF, ante la existencia de diferentes tratamientos de la fiscalidad personal según la comunidad autónoma.

El trabajo es particularmente relevante porque analiza el periodo 2006-2012 que coincide no solo con lo peor de la crisis económica sino también con el periodo en el que la Comunidad de Madrid desplegó de manera más intensa su estrategia de atracción fiscal para rentas altas. La  investigación encuentra que en dicho periodo cambiaron de residencia 4.457 contribuyentes situados en el segmento del 1% más rico de la población y que 2.642 de ellos, nada menos que el 60%,  lo hicieron para fijar su domicilio fiscal habitual en la Comunidad de Madrid.

El movimiento no tiene parangón. La segunda comunidad autónoma que atrajo más contribuyentes de ese segmento fue la Comunidad Valenciana, que en esos seis ejercicios atrajo 386 contribuyentes, si bien perdió 229. Cataluña, por ejemplo, solo registró la entrada de 215. Por contra, en ese mismo periodo perdió 765 contribuyentes de los ubicados en el 1% más pudiente...y dos de cada tres (458) cogieron el Puente Aéreo en dirección a Madrid. El movimiento fue aún más relevante en el caso de Andalucía, que perdió 876 grandes fortunas, de las cuales 748 decidieron fijar su residencia en Madrid.

La insoportable tentación de los impuestos bajos

Pero el trabajo de Fedea no solo aborda la dimensión cuantitativa, que ya es de por sí muy novedosa, sino que profundiza en las causas de dichos desplazamientos en el segmento más pudiente de la población española. Para ello analiza la incidencia de varios factores que pueden influir en un cambio de residencia: el tratamiento fiscal en el IRPF, los tipos de impuesto de Sucesiones, Donaciones y Patrimonio, las rentas salariales medias de cada región, la situación familiar, la descendencia...

El informe encuentra que "la probabilidad de cambiar de residencia aumenta cuando la tributación en el IRPF es más beneficiosa en promedio en las demás comunidades autónomas", pero a la luz de los modelos elaborados concluye también  que "la movilidad ocasionada por las diferencias en el IRPF parece dirigirse solo a la Comunidad de Madrid", lo que supone una certificación académica del éxito de la estrategia de competencia fiscal agresiva puesta en marcha en su día por Esperanza Aguirre.

Los autores también confirman que los tipos de Patrimonio y Sucesiones y Donaciones influyen a la hora de determinar el lugar de residencia, sobre todo al llegar a un determinado rango de edad, pero en este caso parece que los desplazamientos se producen a comunidades limítrofes, lo que alienta también el debate sobre si se trata de movilidad real o fraudulenta. La Agencia Tributaria de Cataluña tiene un programa especial de inspección para perseguir posibles deslocalizaciones fraudulentas de contribuyentes.

Los autores advierten de que alentar una competencia fiscal descontrolada entre territorios puede distorsionar la normal distribución de rentas a nivel interno además de alentar la aplicación de tipos impositivos ineficientes e incluso amenazar la supervivencia de determinados impuestos. Para que ello no ocurra aboga por un esfuerzo de armonización que limite la competencia fiscal entre comunidades autónomas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios