La reforma del IRPF de los socialistas

El PSOE plantea un 'impuestazo' del 52% que afectaría a los más ricos de Cataluña

Propone gravar al 26,5% en el IRPF, frente al 22,5% actual, a las rentas más altas. El tipo máximo se iría a tasas 'nórdicas' en Cataluña o Andalucía

Pedro Sánchez y Manuel Escudero
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el responsable del área de Economía y Empleo, Manuel Escudero.

El Partido Socialista ultima una propuesta fiscal que plantea una fuerte subida de impuestos a los contribuyentes que declaren rentas superiores a los 120.000 euros, según ha avanzado la agencia Servimedia. En concreto, los socialistas barajan la introducción de un nuevo tramo incrementado en la tarifa estatal del impuesto del 26,5% para contribuyentes con ingresos superiores a esa cantidad, que supondría una imposición extra de cuatro puntos respecto al tipo estatal máximo en la actualidad que es del 22,5% y alcanza a todos los contribuyentes con rentas declaradas por encima de los 60.000 euros.

La medida tendría consecuencias singularmente relevantes sobre los contribuyentes de las comunidades autónomas que ya han regulado tipos incrementados para los contribuyentes en tramos de renta más elevados, como Cataluña, Asturias, Cantabria o Andalucía. De llegar a implantarse, la reforma fiscal socialista llevaría el tipo de IRPF que pagan los catalanes con rentas declaradas entre los 120.000 y los 175.000 euros al 50%, y a un máximo del 52% el que están obligados a abonar los contribuyentes con una base imponible superior a esa cuantía. Cataluña se situaría así entre los territorios con una fiscalidad más alta de toda Europa al nivel de Suecia, por ejemplo.

En Andalucía y Cantabria, los contribuyentes con rentas declaradas por encima de los 120.000 euros pasarían de pagar un 48% a abonar un 52% en concepto de IRPF, mientras que en Asturias ese tipo máximo sólo operaría para los contribuyentes con rentas superiores a 175.000 euros. 

Más impuestos al ahorro

La propuesta a la que ha tenido acceso la agencia Servimedia forma parte de la Alternativa al Plan Presupuestario del Gobierno para 2018 - Presupuesto, por cierto, que el Gobierno aún no ha planteado-, ha sido elaborada por el área de Economía y Empleo coordinada por Manuel Escudero y no es la única en materia de IRPF. Los socialistas plantean también incrementar la presión fiscal sobre los contribuyentes con rendimientos del capital por encima de los 50.000 euros al año.

El planteamiento socialista en este campo es la creación de un tipo incrementado del ahorro del 35% - actualmente del 23% - para los contribuyentes con rendimientos del capital superiores a los 50.000 euros, que además tengan unos rendimientos del trabajo superiores a los 150.000 euros. El documento socialista argumenta esta cautela para garantizar "que solo se eleva el tipo a contribuyentes cuyas rentas totales sean elevadas, sin afectar a clases medias y trabajadoras que obtengan alguna plusvalía ocasional", según la información de Servimedia.

Renta básica en forma de impuesto negativo sobre la renta

Más impuestos sobre los rendimientos del trabajo de los contribuyentes con mayores ingresos, más impuestos para las rentas altas que además obtienen jugosos rendimientos de capital y, como tercera pata, un impuesto negativo de renta que garantice a todos los ciudadanos por el hecho de serlo unos ingresos mínimos.

Esa 'renta básica' sería de 5.300 euros brutos, el equivalente al 40% de la renta media español y ligeramente por encima del 80% del IPREM, que es la referencia que se había tomado hasta ahora, también por parte del PSOE, y se garantizaría por ley a todos los declarantes de IRPF que declarasen rentas por debajo de ese umbral a través de un pago, en forma de impuesto negativo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios