Jueves, 18.10.2018 - 09:57 h
Solo necesitas boli y papel

El truco para ahorrar y poder comprar una casa en el menor tiempo posible

Una joven neozelandesa ha creado un método de ahorro gracias al cual se pueden conseguir grandes objetivos económicos.

Fotografía de una calculadora para ahorrar dinero.
 

¿Comprar una casa o alquilarla? A día de hoy la respuesta a esta pregunta podría ser ninguna de las dos, ya que los altos precios de la vivienda están obligando a los jóvenes a buscar locales comerciales para vivir. Sin embargo, todo el mundo a lo largo de su vida aspira a tener una casa en propiedad, un cometido difícil de conseguir en la actualidad, ya que en España los pisos se encarecieron de media un 4,5% el año pasado, alcanzando cifras de auténtica locura en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona, con un aumento en sus precios del 7,5%

Si a esto le sumamos que los sueldos nacionales no destacan por tener muchos ceros, la única solución que nos queda es ahorrar. Métodos como el de la lista de 'no comprar' son muy populares, y ahora la joven neozelandesa Cherie Howie ha querido compartir el suyo con el resto del mundo, y a juzgar por los 'me gusta' y número de compartidos en Facebook, está recibiendo muy buenas críticas.

“Así he conseguido ahorrar para comprar una casa en Auckland (Nueva Zelanda). Mi madre me enseñó esta manera de organizar dinero, y tres años más tarde fui capaz de comprar mi propia vivienda”, cuenta. 

No tiene un nombre concreto y consiste en analizar el presupuesto mensual. En un papel hay que crear tres secciones, una para “gastos regulares o del trabajo”, otra para “gastos irregulares” como por ejemplo peluquería o visitas al fisioterapeuta, y una para la “cuenta de ahorro”, en la que se incluirá el dinero sobrante. A continuación, se requiere completar las secciones con todos los gatos que tenemos previstos. 

Se puede adaptar el plan para que case con “las necesidades de cada uno”. “Sé que la vida puede llevarse por delante los mejores planes, pero pienso que una planificación no hace daño y puede hacer la recuperación un poco menos dolorosa”, explica la creadora de este método de ahorro.

De este modo, el alquiler, los seguros, la electricidad, el agua, facturas de internet y teléfono, el abono del transporte público, tasas del banco y el dinero de bolsillo que se gasta por semana se incluirán en la sección “gastos regulares o de trabajo”.

Fotografía del método para ahorrar dinero de Cherie Howie.
 

Por otro lado, los gastos de la peluquería, ropa, zapatos, regalos... se adjudican a la sección “gastos irregulares”. “Es difícil calcular la cuantía de los gastos irregulares, pero un poco de planificación tranquiliza”, afirma.

Por último, el resto del dinero debe ir a la sección de “ahorro” y puede ser utilizado para ir aumentando la suma necesaria para comprar una casa, o conseguir otro propósito que implique un gasto elevado de billetes. ¿A qué esperas para ponerlo en práctica?

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios