El técnico del Valladolid asegura que "el entrenador está en el mismo peldaño que el futbolista"

  • Valladolid.- El técnico del Real Valladolid, Onésimo Sánchez, que accedió al cargo el pasado 1 de febrero tras la destitución de José Luis Mendilibar, ha asegurado hoy en declaraciones a Efe que, a su juicio, "el entrenador está en el mismo peldaño que el futbolista".

El técnico del Valladolid asegura que "el entrenador está en el mismo peldaño que el futbolista"
El técnico del Valladolid asegura que "el entrenador está en el mismo peldaño que el futbolista"

Valladolid.- El técnico del Real Valladolid, Onésimo Sánchez, que accedió al cargo el pasado 1 de febrero tras la destitución de José Luis Mendilibar, ha asegurado hoy en declaraciones a Efe que, a su juicio, "el entrenador está en el mismo peldaño que el futbolista".

Onésimo Sánchez, natural de Valladolid y de 41 años, militó como jugador en las filas de Real Valladolid, Cádiz, FC Barcelona, Rayo Vallecano, Sevilla, Burgos y Palencia, mientras que como técnico ha dirigido al filial blanquivioleta y al Huesca antes de dar el salto a la elite futbolística con el equipo de su tierra.

Precisamente, su experiencia y sus "vivencias" como jugador son las que le insuflan la importancia del "diálogo" entre técnico y futbolista, algo que no esconde, dado que, según ha dicho, le gusta "el vis a vis" con su "gente".

"A mis jugadores no les miento nunca. Me gusta tener relación con todos ellos tanto dentro como fuera del campo. El entrenador está en el mismo peldaño, en el mismo nivel que el jugador, aunque cada uno con su rol. Me gusta tener esa confianza con todos, sin distinciones, para que estén a tope porque en cualquier momento se les puede necesitar", ha comentado.

Una forma de dirigir un grupo "lícita como cualquier otra", mediante la que pretende transmitir una serie de conceptos o "premisas innegociables" que giran en torno "a la pelota", ha puntualizado, a pesar de que ha resaltado de que "sería un error muy grave no adaptarse a lo que se tiene".

"Doy mucha importancia al balón. Quiero que mi equipo maneje la pelota y, cuando no la tenga, apriete guardando equilibrio en el tema zonal y sea solidario, es decir, que no le importe el error, sino cómo subsanarlo. Los sistemas son circunstanciales. El fútbol es de los futbolistas y quiero que tengan libertad y busquen soluciones para el equipo", ha desgranado.

Asimismo, ha dejado claro que, como "enfermo, en el buen sentido de la palabra, del fútbol", es amigo del vídeo, de "conocer al rival y ver en lo que se ha fallado, ya que una imagen vale más que mil palabras", ha señalado, a pesar de que también ha reconocido que "no" se muere por ello, puesto que le "preocupa más" su equipo.

Su ideario, que bebe de técnicos como Johan Cruyff, Francisco "Pacho" Maturana y José Antonio Camacho, es "flexible", puesto que se muestra convencido de que el talento no debe estar encorsetado, aunque valora más en un futbolista "la actitud y el compromiso, por ese orden", ha apuntado.

"El que no quiere no puede, aunque sea muy bueno", ha subrayado Onésimo Sánchez, quien siente "más responsabilidad y ganas que presión", ha especificado, ante la tarea de lograr la permanencia en Primera que la junta directiva del Real Valladolid le ha encomendado y que ha definido en más de una ocasión como un "sueño" que le inflige una "responsabilidad fuerte" al ser su "casa", ha precisado.

El conjunto vallisoletano ocupa la decimoséptima posición de la tabla clasificatoria (zona de descenso a Segunda), y desde que Onésimo lo comanda ha cosechado una derrota (Valencia) y dos empates (Zaragoza y Osasuna).

"Para seguir creyendo en lo que estamos haciendo y crecer tenemos que ganar ya. El equipo está mejor y ha reforzado su autoestima y conceptos. En los dos últimos partidos hemos sido mejores y hemos merecido ganar. Ha demostrado que va a pelear hasta el final", ha manifestado.

Y es que, en su opinión, la plantilla vallisoletana tiene calidad suficiente para conseguir la salvación, si se puede con algunas jornadas de antelación, pues "está al mismo nivel que doce o trece equipos del campeonato". "Estando al máximo podemos ganar a cualquiera", ha añadido.

"Los jugadores están por la labor. Están metidos y saben que necesitamos de todos. Las sensaciones son buenas y lo que estamos intentando es imprimirle una identidad al equipo, ya que lo más importante es que un equipo sepa a lo que juega. Considero que lo que más necesitemos es hacernos fuertes en casa, en Zorrilla", ha indicado.

Algo que el Real Valladolid puede cimentar a partir de este domingo con el envite que se le presenta en su feudo ante el Mallorca (17,00 horas).

Mientras tanto, Onésimo Sánchez seguirá respirando fútbol, ya que es su "vida" e, incluso, ha educado a sus hijos, según ha relatado, "con comparaciones" balompédicas.

"Aunar tu trabajo y tu afición es un privilegio. El fútbol es tan bonito que no detesto nada, aunque lo que no me gusta es que la gente hable a posteriori, a toro pasado", ha concluido el preparador vallisoletano, que se confiesa un enamorado de todo el deporte en general y al que le gusta desconectar del fútbol "con una partida de cartas o hablando con los amigos en torno a una cerveza".

Mostrar comentarios