El turismo y la emigración hacen "emerger" enfermedades ligadas a la pobreza

  • Santa Cruz de Tenerife.- El turismo y la emigración han hecho emerger enfermedades "solapadas" por la pobreza en países en vías de desarrollo y se detectan en Occidente casos de malaria, parásitos intestinales, miasis o del mal de Chagas, afirma Basilio Valladares, director del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias.

El turismo y la emigración hacen "emerger" enfermedades ligadas a la pobreza
El turismo y la emigración hacen "emerger" enfermedades ligadas a la pobreza

Santa Cruz de Tenerife.- El turismo y la emigración han hecho emerger enfermedades "solapadas" por la pobreza en países en vías de desarrollo y se detectan en Occidente casos de malaria, parásitos intestinales, miasis o del mal de Chagas, afirma Basilio Valladares, director del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias.

Basilio Valladares señala, en una entrevista con la Agencia Efe, que "hoy en día las enfermedades tropicales viajan en avión" -de hecho se han dado casos de malaria en aeropuertos- y explica que hay patologías que en 24 horas "pasan del Asia más profunda a Washington", algo que preocupa a las autoridades sanitarias.

Valladares precisa que han aparecido casos de la enfermedad de Chagas en Europa y Estados Unidos, una dolencia que habitualmente se localiza desde el sur estadounidense hasta Argentina y que se transmite por un chinche de madres a hijos o por el trasplante de órganos.

Ello ha hecho que se adopten medidas para constatar que en los bancos de sangre o entre los donantes de órganos no haya afectados por este mal, detalla Valladares, quien además relata que también en Canarias aparecen "de forma constante" personas que han contraído en sus viajes la malaria o la miasis -una parasitación de tejidos y órganos por larvas de mosca-.

Asimismo se dan casos de picaduras de insectos o arañas y trastornos de la piel o intestinales, y todo ello ocasiona un gasto "añadido" importante al sistema sanitario, puntualiza el director del Instituto Universitario, que forma parte de la red de investigación de enfermedades tropicales que coordina el Instituto de Salud Carlos III.

Además, las diferencias sociales entre el norte y el sur han provocado un desplazamiento "masivo", un movimiento migratorio "espectacular" desde las zonas deprimidas a las desarrolladas, a las que ahora llegan con rapidez enfermedades antes desconocidas en ellas.

Ello ha contribuido a que industrias farmacéuticas y empresarios como Bill Gates estén empezando a financiar la investigación de estas enfermedades, hasta hace poco "totalmente marginadas", precisa el director del Instituto Universitario.

Precisamente los responsables de esta institución científica entienden que es necesario aportar soluciones sanitarias a estos países no en forma "de dar aspirinas, sino de enseñarles a fabricarlas".

Por ello Valladares impulsó la creación de la Asociación para la Investigación en Enfermedades Tropicales y Emergentes Ligadas a la Pobreza, una entidad sin ánimo de lucro de la que forman parte un colectivo de farmacéuticos y mentes "preclaras" como Andrés Miranda, Saturio Fuentes y Wolfredo Wildpret, catedrático emérito de la Universidad de La Laguna.

La asociación quiere integrar a más voluntarios y profesionales para que ejerzan como "mecenas" en proyectos de desarrollo en África, Sudamérica y Canarias.

"En ningún momento se va a mandar leche, pan, huevos o medicamentos, sino que se imparte la docencia, la formación. No se trata de enviar diez ampollas de antibióticos o diagnosticar enfermedades, sino de dar el conocimiento para que ellos mismos diagnostiquen y ofrezcan la terapia correspondiente", detalla Valladares.

El primer proyecto consistió en crear un laboratorio de Parasitología en Angola y le valió a la Asociación el Premio Cofares 2009, que otorga la fundación homónima y que depende del primer grupo de distribución farmacéutica de España.

También en África desarrolla la Asociación un proyecto de mejora del agua en Guinea Bissau, donde el agua contaminada causa enfermedades como el cólera y el tifus.

Para ello colaboran con la organización no gubernamental Casa de África y se instalan paneles solares que generan la electricidad necesaria para que funcionen las bombas que extraen el agua de pozos, el único método viable para que el líquido no se contamine y sea potable.

Mostrar comentarios